Hace 14.400 años, el pan ya formaba parte del menú

En el noreste de Jordania se encontraron restos de antigua data de alimentos similares al pan.

18 Jul 2018
1

ARCHIVO

Hasta ahora se creía que el pan entró en la dieta después de que se desarrolló la agricultura, hace unos 4.000 años. Sin embargo, el pan podría formar parte del menú desde hace más tiempo de lo que se creía hasta ahora: unos arqueólogos encontraron en el noreste de Jordania restos carbonizados de alimentos similares al pan que tienen unos 14.400 años de antigüedad. La noticia se publicó en la revista “Proceedings”, informa DPA.

Investigadores de las universidades de Copenhague, Londres y Cambridge analizaron 24 restos carbonizados de alimentos que fueron hallados en antiguas hogueras. Los análisis de las muestras -tomadas del yacimiento Shubayqa 1- evidencian que los cazadores y recolectores del pueblo de los natufios utilizaban, entre otras cosas, espelta y plantas acuáticas de la especie bolboschoenus maritimus para fabricar un tipo de panecillos planos sin levadura. Pero el cultivo de cereales aún no era algo habitual, por lo que el pan sería seguramente algo excepcional, advierten los científicos.

“Es muy probable que las comidas basadas en cereales, como el pan, no se convirtieran en un alimento básico hasta que se estableció la agricultura”, destacan los investigadores en su informe. Lo que sí es probable es que los cazadores y recolectores comenzaron a cultivar cereales porque cocinaron el primer pan con grano salvaje.

Algo especial

“El pan significa mucho trabajo para retirar la cáscara, moler los granos, amasar y hornear”, explica el arqueólogo londinense Dorian Fuller. “Que ya se produjera antes de que hubiera agricultura sugiere que estaba considerado como algo especial. Y el deseo de hacer más de esta comida contribuyó seguramente de forma decisiva al cultivo de cereales”, conjetura.

Los fragmentos analizados con microscopios electrónicos contenían trazas de granos de cereales, pero también raíces. “Tanto los componentes de cereales como los que no son de cereales parecen estar molidos, tamizados y seleccionados”, afirman los investigadores.

Esto se puede deducir no sólo por el tamaño de los fragmentos, sino también porque no hay ningún tipo de paja ni granos enteros.

Había sospechas

Los restos son muy parecidos a los panes sin levadura encontrados en distintos asentamientos neolíticos y romanos de Europa y de Turquía, explica la arqueobotánica de la Universidad de Copenhague Amaia Arranz Otaegui. “Ahora sabemos que los productos similares al pan ya se producían mucho antes del desarrollo de la agricultura”, subraya.

Esto, de todos modos, ya se sospechaba, porque anteriormente se había encontrado en el yacimiento hojas de hoz y morteros de piedra.

Comentarios