Fue capturado en Argentina un ex militar chileno condenado por crímenes durante la dictadura de Pinochet

Sergio Francisco Jara Arancibia era uno de los prófugos más buscados en Chile por distintos homicidios cometidos en 1973.

15 Jul 2018
1

FOTO GENTILEZA MINISTERIO DE SEGURIDAD DE LA NACIÓN

MAR DEL PLATA.- La Policía Federal capturó hoy en esta ciudad a Sergio Francisco Jara Arancibia, coronel del Ejército durante el proceso dictatorial dirigido por Augusto Pinochet, era uno de los prófugos más buscados en Chile por distintos homicidios cometidos en 1973.

El operativo se llevó a cabo tras una investigación del Ministerio de Seguridad de la Nación, informó la cartera a cargo de Patricia Bullrich

Mediante la intervención del Juzgado Federal de Mar del Plata, a cargo del Santiago Inchausti, la Dirección General de Coordinación Internacional del Departamento Interpol logró dar con el paradero del prófugo chileno, sobre quien pesaba una orden de captura internacional por homicidios. El detenido será extraditado a Chile y puesto a disposición de la justicia para su debido proceso. 

La División Investigación Federal de Fugitivos del Departamento Interpol de la Policía Federal, fuerza que conduce Néstor Roncaglia, capturó a Jara Arancibia en la intersección de las calles San Juan y 25 de Mayo. El hombre estaba prófugo de la Justicia chilena desde hace más de un año. Las tareas de inteligencia criminal y la cooperación entre Argentina y Chile fueron claves para determinar su paradero. 

Seguimiento

La información recolectada permitió identificar a su hijo y hacer un seguimiento controlado sobre sus movimientos desde la Ciudad de Buenos Aires hacia Salta y Jujuy y nuevamente hacia la Capital Federal para luego trasladarse hacia Mar del Plata, donde culminó la investigación con la captura de Jara Arancibia, quien fue puesto a disposición del juzgado interventor. 

La Corte Suprema de Chile confirmó el año pasado su condena a prisión por el asesinato de un médico y un funcionario público opositores a la dictadura de Augusto Pinochet.

Comentarios