El PE exige que se suba el aporte alimentario de $ 120

El Gobierno pide que se contemple la necesidad de los vulnerables.

15 Jul 2018
1

NAVARRO. Sostuvo que los comedores escolares pudieron ampliarse gracias al aumento de partidas provinciales.

El secretario de Articulación Territorial y Desarrollo Local del Ministerio de Desarrollo Social provincial, Francisco Navarro, consideró que la situación económica es delicada. Si bien criticó la desactualización de partidas nacionales, aseveró que la cartera está abocada atender las necesidades nutricionales: “Tucumán tiene garantizada la seguridad alimentaria desde el Gobierno provincial”, aseguró el funcionario del ministerio que conduce Gabriel Yedlin.

- Distintas organizaciones sociales plantearon su preocupación porque cada vez más personas asisten a comedores y merenderos, ¿el hambre es una preocupación para el Gobierno?

- No lo llamaría hambre. Sí que las políticas macroeconómicas vienen generando una menor posibilidad de acceso a bienes y servicios de la gente. Hay una depreciación de la moneda evidente. Los números de la UCA y del Indec lo muestran. Con el último convenio para el Programa Nacional de Seguridad Alimentaria, desde septiembre a esta parte se consigna una inflación del 30% en los bienes de la canasta básica alimentaria. Tenemos dentro de ese programa una tarjeta Cabal que brinda $ 120 de asistencia alimentaria complementaria para familias en riesgo nutricional, que en nuestra Provincia alcanza a 50.000 beneficiarios. Tenemos un gran desfase entre el poder adquisitivo de la gente y la posibilidad de acceder a bienes y servicios. Desde julio el salario mínimo, vital y móvil es de $ 10.000 y la canasta básica para una familia tipo ronda los $ 19.000. Dentro de este contexto complejo, la secretaría contiene con seguridad alimentaria a 866 escuelas con 180.000 chicos con comedores escolares. Tenemos 100 cocinas comunitarias con 8.000 personas, más de 1.200 familias, asegurando su comensalidad diaria. Tenemos 40 centros de cuidado y nutrición infantil y comedores infantiles en toda la provincia. Vimos un incremento en la demanda y aumentamos la prestación alimentaria en 100 escuelas. Dependiendo del régimen, en algunas los chicos reciben desayuno, almuerzo y merienda reforzada, en otras solamente desayuno y en otras almuerzo. Tomamos esta medida porque los chicos tienen que ir a estudiar y complementamos la alimentación para que puedan estudiar mejor.

- ¿Se aumentaron las partidas para los comedores escolares?

- Hay que ser claros: desde 2015 que el convenio de comedores escolares no recibió ningún incremento. En 2015 la Provincia ponía e 60% de los fondos y la Nación el 40% de las prestaciones para los comedores escolares. Hoy esa relación se acrecentó y es 80-20. Cuando se planteó le desafío de incorporar 100 escuelas al régimen de comedores se realizó con fondos provinciales.

- ¿Aumentó la demanda en las cocinas comunitarias?

- Las cocinas comunitarias son espacios sostenidos en su mayoría por mujeres. Son espacios de mucha contención para familias que de otra forma no podrían sostener la comensalidad todos los días. Es un proceso único en el país en donde se cocina grupalmente y se retira la comida para preservar la comensalidad familiar. Se generan espacios de referencia comunitarios. Nosotros les damos los secos y ellos proveen los frescos. Muchas cocinas llevan procesos para poder sostener el aporte diario que ronda los $ 10 por plato de comida. Sí notamos un incremento... las cocinas venían en un proceso hace años donde se priorizaban otras tareas, porque muchas tenían bibliotecas, actividades recreativas, pedían capacitaciones y se volvió a la preocupación de sostener la comensalidad. Todo lo que pasa desde la política macroeconómica impacta sobre los que menos tienen. El aumento de tarifas, alimentos y de la inflación, impactan con más fuerzas en los sectores que menos tienen. Quienes estaban mal hoy están aún peor en su situación económica.

- ¿Esta situación preocupa?

- Genera preocupación porque intentamos poder responder a las necesidades de los tucumanos. Entre todos los programas tenemos alrededor de 300.000 personas contenidas.

- ¿Hay demoras en el envío de partidas nacionales? ¿Están desactualizadas?

- El retraso es fundamentalmente en el Programa Nacional de Seguridad Alimentaria, el de la famosa tarjeta Cabal. Hay casi 30.000 beneficiarios que pueden comprar en comercios con tarjeta hasta por $ 120, y otros 20.000 favorecidos por el Gobierno provincial, para recibir asistencia con módulos alimentarios con 14 productos.

- ¿Alcanzan $ 120?

- El objeto específicamente del programa nacional es poder complementar la alimentación. Hablamos de complementar la alimentación para familias que se encuentran en situación de riesgo nutricional. ¿Con $ 120 cree que podemos cumplimentar alimentariamente los requerimientos de una familia en riesgo (sonrió con impotencia)? Creemos que la Nación debe rever la situación y modificar el monto. El programa esta desactualizado. Hay que ver como corregirlo y adecuarlo a las necesidades de la gente. Esta es la situación real, hay una diferencia entre la realidad de la calle con los más vulnerables y la decisión de la política macroeconómica nacional, que impacta directamente en el poder adquisitivo de la gente.

En Esta Nota

Gabriel Yedlin
Comentarios