Premio consuelo para el mejor

Bélgica mostró todo su repertorio a lo largo de la Copa y dejó en claro que merecía mejor suerte que la de quedarse con el tercer escalón.

15 Jul 2018
1

SE LLEVARON TODOS LOS APLAUSOS. Los jugadores belgas saludaron al público luego de la victoria de ayer. Fueron casi los campeones morales de esta Copa. reuters

SAN PETERSBURGO.- “Queríamos que el país y cada hincha de los ‘Diablos Rojos’ se sintiera orgulloso de este equipo”. Las palabras de Roberto Martínez, entrenador de Bélgica, tras el juego por el tercer puesto de Rusia 2018 representan lo que significó para su selección esta Copa.

De la mano de Thomas Meunier y Eden Hazard, Bélgica superó por 2 a 0 a Inglaterra y se subió al podio del torneo, logrando la mejor performance de su historia en mundiales; superando lo hecho en 1986, donde había terminado en el cuarto lugar.

“En este Mundial vimos un equipo que no quería depender únicamente del talento, que quería mostrar su trabajo; convertirse en un grupo de jugadores que hace todo para alcanzar resultados”, agregó el DT español.

Bélgica dominó el juego de principio a fin. Se puso en ventaja a los 3’; aguantó estoicamente cuando los ingleses lo acorralaron contra su arco durante la segunda parte, y sentenció el partido en la recta final del duelo. Además, el tanto de Meunier hizo que haya sumado 10 anotadores diferentes durante el Mundial, igualando el récord de Francia en 1982 y Alemania en 2006.

Bélgica mostró todo su repertorio a lo largo de la Copa y dejó en claro que merecía mejor suerte que la de quedarse con el tercer escalón.

Mientras tanto Inglaterra, que venía disfrutando de una gran competición y un proceso en el que Gareth Southgate le había cambiado el chip a su seleccionado, sufrió el segundo mazazo en pocos días.

Es cierto que el dolor por no quedarse al menos con el último lugar del podio fue contundente, en el plantel de “The Lions”, todos apuntaron a que lo peor se sufrió el pasado miércoles. “Estoy decepcionado. Ha sido un gran torneo, personalmente y a nivel de grupo, y podemos irnos a casa orgullosos de nosotros mismos. Pero no nos olvidaremos tan rápido de la derrota contra Croacia en semifinales”, sostuvo Fabian Delph segundos después de la derrota contra Bélgica.

“Tuvimos una gran oportunidad de llegar a la final y no la aprovechamos. Por el resto de nuestras vidas nos vamos a lamentar pensando que tuvimos una oportunidad real”, sentenció recordando ese juego en el que comenzaron ganando, pero el pasaje al partido decisivo se les escurrió como arena entre los dedos (Especial-Reuters)

Temas

Rusia
Comentarios