Además de esperar que pase: ¿hay maneras de combatir una resaca?

Muchas recetas caseras circulan en la web, pero pocas tienen sustento científico. El malestar no tiene un único desencadenante.

15 Jul 2018
1

LOS EFECTOS DAÑIÑOS DEL ALCOHOL. La resaca no es igual en mujeres que en varones y además un 25% de las personas no la sufre.

La aventura de “tomarse todo”, como el canto de las sirenas, es inmensamente seductor, pero termina llevándote hacia donde no querés llegar: la cabeza se te parte del dolor, la luz que entra por la ventana es como una puñalada en los ojos, el estómago da más vueltas que un auto de F1, el mal humor te lleva en andas, la boca parece de papel de lija... Todo eso tiene un nombre que conocés: resaca. También sabés que -tarde o temprano-casi siempre se pasa sola. Y que la mejor solución es prevenirla.

Pero quizás ignorés por qué el consumo excesivo de alcohol la causa y cómo hacer que los efectos sean menos graves. Y no te confundás: seguir bebiendo sólo agrava el estado de tu organismo y pospone (seguramente, también las agrava) las consecuencias. Sucede que la resaca suele comenzar cuando el contenido alcohólico en la sangre (que sube muy rápidamente y se queda allí hasta que el hígado lo descompone) casi llega a cero.

¿Cuáles son las causas?

“Los síntomas típicos de la resaca parecen tener relación sobre todo con la deshidratación, pues esta inhibe la hormona antidiurética, ocasionando que se expulsen más líquidos que los ingeridos. La producción de orina aumenta en 10 ml por cada gramo de alcohol ingerido”, explica Hugo Arbañil Huamán, endocrinólogo del Hospital Dos de Mayo, de Barcelona .

Pero además, según un informe de investigadores de la Clínica Mayo, en Rochester, EE.UU. el alcohol:

• Aumenta la producción de ácido en el estómago y demora el vaciado estomacal, lo que puede causar dolor abdominal, náuseas o vómitos.

• Hace descender la glucosa sanguínea, y si baja mucho, podés sentir cansancio, debilidad, temblores, alteración del estado de ánimo y hasta convulsiones.

• Desencadena una respuesta inflamatoria por parte del sistema inmunitario, que genera una inflamación en el cerebro y contribuye al dolor de cabeza.

El saber popular te ofrece muchas más; pero en definitiva, lo único que está realmente claro es que se ha investigados muy poco.

“Las resacas contribuyen al ausentismo laboral, a la productividad reducida y al rendimiento académico bajo, y pueden comprometer actividades diarias potencialmente peligrosas, como conducir un auto o manejar maquinaria pesada -advierte Richard Stephens, investigador principal de la Escuela de Psicología de la Universidad de Keele, en el Reino Unido-. Pero a diferencia de la intoxicación por alcohol (ver “Signos de que es grave”), la resaca ha recibido muy poca atención científica y los estudios a menudo han arrojado resultados no concluyentes”.

Stephen organizó hace unos años el Grupo de Estudios sobre la Resaca Alcohólica, y lo que sí va quedando claro es que no todos reaccionamos igual. De hecho, según encuestas, un 25% de las personas son inmunes al exceso de alcohol. Se sabe también que influyen el sexo y el peso.

Por otra parte, según la BBC Mundo, más allá de la deshidratación, otro factor clave en las causas de la resaca parece estar en la química de las bebidas: el proceso de fermentación produce alcohol pero también otras sustancias tóxicas. Algunas horas después de haber ingerido, el alcohol se transforma en acetaldehído y después en acetato, que son los que causan las náuseas, los sudores y el pulso acelerado típicos.

Algo se puede hacer

Miles de recetas mágicas aparecen en la web, pero casi ninguna tiene asidero científico “La mejor manera de evitar una resaca es beber de forma moderada”, insiste Stephens. Pero si es demasiado tarde, un analgésico, como aspirina o ibuprofeno (evitar el paracetamol: puede causar daño hepático, según Medline Plus, la publicación on line de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU.), y unos huevos revueltos pueden ayudar a disminuir la inflamación y a restaurar los niveles de glucosa en sangre.

Comentarios