G-20 en Argentina: sientan las bases para un desarrollo inclusivo

Según el sherpa designado por Macri, la cumbre de líderes del Grupo de los 20 “será la más importante de la historia argentina”. Reconoce que la educación juega un rol preponderante para captar el talento y adaptarse a los cambios constantes que le imprime la tecnología al mundo

12 Jul 2018

El de un sherpa no es un trabajo más. Sobre sus espaldas lleva la responsabilidad de cargar con la agenda que los líderes globales desarrollarán en la Argentina, entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre próximo. La denominación fue arraigada de aquellos nepaleses que acompañan a los monjes en su ascenso al Himalaya. El nombre fue acuñado ahora para el representante de cada presidente dentro del Grupo de los 20 (G-20). Y, en el caso argentino, recayó en el tucumano Pedro Villagra Delgado, un abogado con cuatro décadas de carrera en la Cancillería y que, antes de Mauricio Macri lo designara como su sherpa, fue vicecanciller. “La de los líderes del G-20 es la reunión más importante que ha tenido la Argentina en su historia. Estará la mesa de negociación más importante del planeta y es un privilegio que nuestro país sea parte de ella”, indicó el diplomático en una entrevista realizada en el programa “12 en 30” de LG Play.

Villagra Delgado inauguró ayer, en esta ciudad, la Segunda reunión del grupo de trabajo de Desarrollo del G-20 2018. Durante el encuentro de dos días, representantes de países miembro e invitados, además de referentes de organismos internacionales, trabajarán en tres áreas: desarrollo de la primera infancia, hábitat sostenible y negocios inclusivos, siempre con una perspectiva de género transversal.

“Dentro de las prioridades de la Argentina, el desarrollo de la primera infancia es un tema crítico que tiene un impacto macroeconómico significativo en el futuro”, sostuvo el sherpa argentino ante el G-20, en la apertura de sesiones en el hotel Sheraton. “Con respecto al futuro del trabajo, la educación juega un papel crucial. Para eso necesitamos personas más capacitadas que nunca”, acotó.

Por su parte, Santiago Sueiro, chair del grupo, afirmó que el propósito de la reunión “es liderar acciones centradas en las personas, apuntando todos nuestros esfuerzos hacia el empoderamiento de las personas, la reducción de las desigualdades, el desarrollo en todas sus dimensiones y el fomento de la igualdad de género”.

Creado en 2010 con la premisa de fortalecer el papel de los países emergentes, el grupo avanzará en las tres prioridades planteadas en la reunión de abril en Buenos Aires. Con respecto a la primera infancia, los delegados promoverán la inversión en los primeros 1.000 días de vida de cada niño y niña, cruciales para el desarrollo mental y físico, como garantía de una mejor calidad de vida, un menor gasto social y una mayor igualdad. A la vez, impulsarán una perspectiva de planificación regional para alcanzar un hábitat sostenible. Por último, en materia de negocios inclusivos, debatirán sobre el financiamiento de modelos de negocios innovadores que incorporen en sus cadenas de valor a las personas que viven en la base de la pirámide. El grupo abordará todas las prioridades con foco en la equidad y la inclusión. En este sentido, los documentos consensuados abogarán por acciones colectivas para reducir la brecha de género, con el objetivo de garantizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

La agenda prevé, además, un espacio de intercambio con los grupos de afinidad del G-20 y una sesión para dar continuidad al G-20 Action Plan on the 2030 Agenda durante la que se compilarán los compromisos y las acciones colectivas acordadas durante la presidencia argentina, tanto del Canal de Sherpas como del Canal de Finanzas.

Tras el encuentro en Tucumán, el grupo se reunirá por tercera y última vez el 27 y el 28 de septiembre en Córdoba, con el objetivo de lograr consensos sobre los documentos que luego serán elevados ante los sherpas de todos los países del G-20 para su aprobación durante la Cumbre de Líderes.

Tras la última crisis financiera mundial y su impacto en países con distintos niveles de desarrollo, los líderes del G-20 reconocieron que para lograr un crecimiento fuerte, sostenible y equilibrado era necesario fortalecer el papel de los países en vías de desarrollo, en particular de aquellos de bajos ingresos.

¿Qué es el G-20?

El G-20 nació en 1999 como una reunión técnica de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales. En plena crisis económica de 2008, se convirtió en lo que es hoy: un espacio clave de discusión y toma de decisiones en el que participan los máximos líderes mundiales y las principales economías. En conjunto, sus miembros representan el 85% del producto bruto global, dos tercios de la población mundial y el 75% del comercio internacional.

En Esta Nota

G-20
Comentarios