Modric, la brújula que marcó el camino - LA GACETA Tucumán

Modric, la brújula que marcó el camino

12 Jul 2018
1

VA POR TODO. Modric ganó la Liga de Campeones y quiere el Mundial. reuters

MOSCÚ.- Eran las 23.37 en Rusia cuando Luka Modric pegó un salto a los cielos. Y cuando no había apoyado los pies en el suelo, apareció por detrás suyo Mario Mandzukic para tomarlo brazos. Por unas décimas de segundo, hasta que giró la cabeza y vio a su compañero, el croata sentía que levitaba. Contra la ley gravedad, contra la física. Sintió lo que sienten muchos de sus rivales, que no hay manera de explicar algunas de las cosas que hace este futbolista de 32 años cuando hay un balón de por medio.

El salto tenía una razón: su selección había derrotado a Inglaterra por 2-1 para clasificarse a la final ante Francia. Tras abrazarse con Mandzukic, Modric corrió hasta el fondo donde estaban los aficionados croatas para lanzarse en plancha al césped. Estaba exhausto después de tres prórrogas seguidas, pero la felicidad era tal que tenía energías para todo. Abrazos por allí, saltos por allá, empujones, bromas...

No fue su mejor partido. Estuvo desdibujado en la primera parte, pero después elevó su nivel y su equipo borró a Inglaterra del mapa. Modric es el gran culpable de que Croacia juegue la final. Es el capitán, la brújula, el líder de una generación que logró lo que nadie había conseguido para su país.

“En un Mundial donde todos parecen estar en apuros cuando tienen el balón, la inteligencia y todo lo que regala Modric destaca sobre el resto”, señaló el ex futbolista Jorge Valdano en una columna para “The Guardian”.

Modric está a punto de completar una temporada de ensueño. El 26 de mayo ganó su cuarta Liga de Campeones con Real Madrid y el domingo, 51 días después, puede tener entre sus manos la Copa del Mundo. Una combinación de éxitos que sólo 10 futbolistas lograron hasta ahora. Y luego, tal vez, el Balón de Oro

”El Cruyff de los Balcanes”, como lo llaman algunos, tendrá el domingo toda la atención sobre él. La de Croacia y la del mundo entero. (DPA)

Comentarios