Cartas de lectores

11 Jul 2018

Aborto

Advierto al Presidente de la Nación sobre los móviles y fuertes presiones que hay a favor del aborto: tanto en la opinión publicada, como en medios políticos o en organismos nacionales e internacionales. A pesar de eso le sugiero: no se equivoque. La mentira tiene patas cortas. Aunque pueda permitir una mejora circunstancial de la situación, todo pasa; quedará que usted promovió la legalización del aborto en la Argentina. Construir sobre una mentira no es sano. Si necesitamos cimientos sólidos, no los dará una ley que permite quitar una vida y destruir otra. El problema de muerte materna existe, pero la solución no es el aborto: las muertes maternas se producen por abortar; entonces, lo que hay que evitar es el aborto. Hay soluciones que no son tan rentables para algunos, pero son mucho más humanas. Necesitamos construir cimientos sólidos, no inflar salvavidas. El reconocimiento nacional e internacional es importante, pero este precio es inadmisible y colonialista. Yo he confiado en alguien que se animaba a enfrentarse con un país destruido por 10 años de ir para atrás. Necesitamos tocar fondo y construir cimientos. El aborto es un salvavidas de plomo y le pesará a usted toda la vida.

Martín Jorge Bustillo

[email protected]

Una fría noche de 1966

Con buen tino y apelando a su memoria, el doctor Carlos Páez de la Torre (h), en la nota titulada “Una fría noche de junio de 1966”, publicada el 1 de julio pasado, rememora aquella noche lamentable que significó para los argentinos cuando fuera desalojado del poder el doctor Arturo Illia, y por ende la intervención a la Provincia de Tucumán, por las fuerzas militares. A título de recordar aquella noche y las posteriores consecuencias que con el tiempo trajo aparejado para la provincia y el país, ese hecho marcó a fuego a las futuras generaciones: la interrupción del orden constitucional. Es cierto, porque teniendo al doctor Hugo Fabio como pariente, y por ende presidente de la Cámara de Diputados de la provincia, los militares no dejaron sacar ningún papel del órgano legislativo, salvo el del Presidente. El golpe de Estado significó un retroceso en todos los órdenes, especialmente en Tucumán, donde al poco tiempo se produjo, por la política del nefasto ministro de Economía, Salimei, el cierre de los ingenios que produjo el éxodo de 200.000 tucumanos, quedando muchos pueblos del interior como fantasmas. También intervinieron las universidades -en lo que se recuerda como “La noche de los bastones largos”-, que trajo aparejado que los verdaderos cerebros que tenía nuestra universidad tuvieran que emigrar a otros países. Arturo H. Illia, con toda su debilidad -por la cual llegó al gobierno, por la proscripción impuesta por los militares al peronismo- anuló sin amilanarse los contratos petroleros y logró que las Naciones Unidas emitieran la famosa Resolución 2005, que obligaba al Reino Unido y a la Argentina a iniciar conversaciones sobre las Islas Malvinas; se opuso a enviar fuerzas militares a Santo Domingo, como lo requería el gobierno norteamericano; dio paulatinamente libertad para que el peronismo recuperara presencia orgánica en la vida política. Al sancionarse la Ley de Medicamentos, los grandes laboratorios foráneos fueron uno de los artífices del “golpe de Estado”. Aunque la historia ya reivindicó a este hombre sencillo que murió humildemente, sirva de ejemplo a las actuales generaciones que desconocen tantos hechos de la historia, pero sí distinguen a todos los corruptos y asesinos que tuvimos que soportar a través del tiempo.

José Luis Avignone

[email protected]

El bandonéon de Pedro Maffia

Héctor Benedetti cuenta que de niño, Pedro Maffia (1899-1967) era un aplicado alumno de piano y la profesora Rosa Shulter, del Conservatorio Williams, se alegraba de sus progresos en teoría y solfeo. Cuando tenía 12 años, su padre lo llevó al café Garibotto para presenciar una actuación de Juan Maglio “Pacho”. Nunca antes Pedro había visto un bandoneón. De tal modo quedó prendado, que los Reyes Magos le dejaron uno. De este instrumento Maffia no tuvo ninguna lección académica. Salió adelante gracias a sus naturales virtudes de músico y a una práctica constante. La profesora Shulter perdió un pianista bueno, pero había nacido el bandoneonista genial. Al poco tiempo ya tocaba profesionalmente y varios conjuntos andaban disputándoselo. Cuando tenía 15 años, era integrante de un quinteto y en cierta oportunidad un caballero bien trajeado los convenció para tocar en una fiesta en Villa Ballester. Apeados en la estación ferroviaria buscaron la dirección. Era una casa con patio mal iluminado; había allí un poco de gente pero nadie parecía estar muy contento. ¡Era un velorio! Indignados por la broma de mal gusto marcharon cabizbajos hasta la plaza. Uno de los músicos tuvo la ocurrencia de tocar ahí mismo, a la luz de las estrellas. Poco a poco fueron rodeados por personas y más personas que querían escuchar al quinteto. Al rato, medio Ballester estaba en la plaza. Para disfrutar del bandoneón de Maffia, habían acudido hasta los del velorio.

Luis Salvador Gallucci

[email protected]

Selección Argentina

Luego de la eliminación del Seleccionado argentino del Mundial de Rusia 2018, se empezaron nuevamente a barajar nombres para posibles entrenadores, no queriendo cumplir el contrato que estableció el presidente Tapia con Sampaoli. ¿Qué es un contrato? El Código Civil y Comercial de la Nación, en su art. 957 al 1.091, define lo siguiente: “Es el acto jurídico mediante el cual dos o más partes manifiestan su consentimiento para crear, modificar, transferir o extinguir relaciones jurídicas patrimoniales”. Escuchando al presidente de Lanús, el señor Russo, dirigente de AFA, habló del tema Sampaoli y dijo que si él no quiere renunciar hay que respetar el contrato que se firmó hace un año, argumentando algo verdadero: el equipo estaba en crisis de hace muchos años, dirigió cuatro partidos de eliminatorias, algunos amistosos y el Mundial, donde se presentó una crisis de jugadores conflictivos, uno de ellos es Javier Mascherano, el grupo de los amigos de Messi, y el periodismo que prácticamente lo condicionó a llevarlo al arquero Franco Armani. En ese período de un año, ¿qué equipo se podía armar?, donde había problemas internos dentro del plantel, donde Messi hacía lo que quería como también lo hizo Diego Maradona. Porque la gente no se fija que el jugador tiene que acatar las órdenes del entrenador; por más que sean estrellas, hay que aplaudir que ellos hagan lo que quieran en la Selección argentina. Messi nunca hizo escándalos en Barcelona FC. En su momento, Maradona jamás armó escándalos en Napoli. ¿Por qué? Porque en Europa hay disciplina deportiva, y si empezaban con sus caprichos los iban a correr del club, como les sucedió a grandes jugadores argentinos, brasileños, chilenos, entre ellos Ronaldinho Gaucho. Además de esto, Sampaoli es un entrenador exitoso: logró con la Selección de Chile la Copa América 2015, siendo el primer entrenador en sacar campeón a la “roja”, por primera vez en su historia, de un trofeo continental, derrotando a nuestra Selección. Clasificó a Chile al Mundial de Brasil 2014, donde hizo un gran desempeño y quedó afuera en manos del anfitrión. Además, ganó cuatro títulos con la Universidad de Chile (locales) y la Copa Sudamericana. Además, varios premios entre ellos el de mejor entrenador en el país trasandino. ¿Tan malo es? ¿Acaso la AFA sabía de esto? ¿Cuál fue el fin de su búsqueda y de pagar una cláusula de recesión de contrato al Sevilla FC? Yo quiero que siga Jorge Sampaoli como entrenador de la Selección argentina, dando continuidad a su trabajo.

Fernando Esteban Saade

[email protected]

Greenpeace

Greenpeace posibilitó en la Argentina que la Ley de Protección de Glaciares se sancionara, que se evitara la tala indiscriminada de miles de hectáreas de bosques, que se protegieran especies en peligro de extinción, que los riesgos de la megaminería se difundieran y que ese continente blanco al que todos desean acceder permanezca aún en estado prístino. Greenpeace, en todo el mundo, es sinónimo de responsabilidad y cuidado del medio ambiente, de credibilidad y respeto. Amenazar a los integrantes de Greenpeace Argentina por hacer bien su trabajo (algo que está ocurriendo hoy) habla mal de nuestro país en ese otro mundo al que aspiramos integrarnos. ¿Seguiremos haciendo todo al revés?

Karina Zerillo Cazzaro

[email protected]

Comentarios