Río Negro incorporará médicos venezolanos a sus hospitales públicos

Ante una inmensa cantidad de vacantes, analizan tentar a los extranjeros que no consiguen trabajo en el país. Cuánto ofrecen.

10 Jul 2018
1

El éxodo de profesionales de los hospitales públicos preocupa a las autoridades sanitarias rionegrinas que evalúan tentar a médicos extranjeros, radicados recientemente en el país, para que ocupen los lugares que están quedando vacantes.
El ministro de Salud, Fabián Zgaib, admitió que existen inconvenientes para completar los planteles en algunos nosocomios, en particular de algunas especialidades, como la de generalistas.
Mientras por un lado la demanda aumenta, a raíz de la crisis económica que vuelca pacientes de los ámbitos privados al público, por otro, la oferta desciende, ya que muchos profesionales migran de los hospitales a las clínicas, sanatorios o consultorios particulares.
Zgaib ensayó algunas explicaciones al analizar la situación. Descartó que tenga que ver con motivos netamente económicos, ya que asegura que los salarios, sumados a las horas extras, redundan en cifras interesantes en comparación a algunas otras provincias.
En ese sentido coincidió con el diagnóstico que realizó el director del Hospital Artémides Zatti, José Robacio, que la semana pasada sufrió la baja de dos gastroenterólogos y se quedó sin esa prestación.
“Es un problema de vocación y formación, hay médicos que no quieren hacer guardias y por eso prefieren no trabajar en el sector público, donde algunas guardias, pasivas o activas, son obligatorias”, aseguró el responsable del Hospital.
El titular de la cartera sanitaria, por su parte, admitió la problemática y profundizó indicando que es necesaria la modificación de planes de estudio para lo cual ya están intentando iniciar conversaciones con los responsables académicos de las universidades, con el objeto de impulsar esos cambios.
“Los nuevos profesionales eligen especialidades en las que utilizan determinados equipos, para poder cobrar la práctica a las obras sociales. Y prefieren el ámbito privado para no hacer guardia. Esto hay que trabajarlo con las universidades”, sostuvo.
Zgaib admitió que todavía no han podido hablar de esos temas con las autoridades de las casas de altos estudios pero es una tarea que llevarán adelante próximamente.
El ministro indicó que “el médico que va a Salud Pública es porque tiene una vocación y un compromiso con el sector, este inconveniente no ocurre sólo en Río Negro, sino en todo el país”.
La falta de generalistas impacta fundamentalmente en los centros periféricos, donde allí se atienden a los pacientes de cada barrio por diversas dolencias y, en general, las especialidades confluyen en los hospitales. “Ahora se estudian especialidades como dermatología, oftalmología, entre otras, que en general no cubren guardias. Faltan, en tanto, pediatras y ginecólogos”, sostuvo el ministro,
Frente a este panorama, la opción es regularizar los títulos de profesionales extranjeros, recientemente arribados al país, para suplir las carencias existentes

La escasez de médicos en los hospitales públicos preocupa al ministro de Salud de la provincia de Río Negro, Fabián Zgaib, quien reconoció que evalúan la posibilidad de incorporar profesionales extranjeros, radicados recientemente en el país.

De acuerdo con un informe publicado por el diario Río Negro, las vacantes en el sistema público representan un problema ya que la crisis económica hizo que se incrementara la cantidad de pacientes en ese sector, muchos imposibilitados de seguir pagando prepagas para atenderse en el área privada.

La semana pasada, un hospital de esa provincia (el Artémides Zatti) sufrió la baja de dos gastroenterólogos y se quedó sin esa prestación. “Es un problema de vocación y formación, hay médicos que no quieren hacer guardias y por eso prefieren no trabajar en el sector público, donde algunas guardias, pasivas o activas, son obligatorias”, analizó el director del hospital, José Robacio.

Esa problemática fue admitida por el ministro de salud rionegrino, quien enfatizó que es necesaria la modificación de planes de estudio para lo cual ya están intentando iniciar conversaciones con los responsables académicos de las universidades, con el objeto de impulsar esos cambios.

“Los nuevos profesionales eligen especialidades en las que utilizan determinados equipos, para poder cobrar la práctica a las obras sociales. Y prefieren el ámbito privado para no hacer guardia. Esto hay que trabajarlo con las universidades”, sostuvo.

"El médico que va a salud pública es porque tiene una vocación y un compromiso con el sector, este inconveniente no ocurre sólo en Río Negro, sino en todo el país”, enfatizó.

Ante esa situación, la opción que barajan es regularizar los títulos de profesionales extranjeros, recientemente arribados al país, para suplir las carencias existentes.

Zgaib señaló que están haciendo tratativas con la Dirección Nacional de Migraciones para la radicación en Río Negro de médicos especializados venezolanos, que arribaron al país durante los últimos meses y que están buscando empleo.

Según los datos nacionales a los que accedió Zgaib, serían unos 2.000 los venezolanos que se concentraron fundamentalmente en Capital Federal pero que no cuentan con trabajo estable.

En las charlas con los representantes de Migraciones, el ministro indicó que la cifra con la que se puede tentar a los especialistas extranjeros es importante, ya que serían de $ 40.000 mensuales, más otro tanto por guardias.

En Esta Nota

Venezuela Río Negro
Comentarios