Rodríguez quedó cuarto en Rafaela

09 Jul 2018
1

FOTO PRENSA FÓRMULA RENAULT PLUS - HERNÁN CAPA

La lucha por el título de la F-1 entre el alemán Sebastian Vettel (Ferrari) y el inglés Lewis Hamilton (Mercedes) tuvo un nuevo round en Silverstone, donde la categoría nació en 1950. La victoria en esta edición 2018 del GP de Gran Bretaña quedó para Vettel tras una carrera en la que Hamilton, que era favorito tras largar desde la pole, tuvo que remontar desde el 18º lugar después de un toque que recibió del finlandés Kimi Räikkönen (Ferrari) a poco de la largada.

Vettel tomó la vanguardia en la partida gracias a que el auto de poleman quedó patinando. A partir de ahí, comandó las acciones y recién sobre el final tuvo que apretar los dientes para superar al finlandés Valtteri Bottas (Mercedes), que pasó al primer lugar cuando el germano entró a boxes por segunda vez durante la primera de las dos neutralizaciones que tuvo la carrera. Gracias a estas incidencias, los coches Ferrari y los Mercedes se encontraron luchando por la victoria separados por unos pocos metros.

Bottas no tardó mucho en cederle el puesto a Hamilton, que así quedó como escolta de Vettel y sumó más puntos de los que se pensaba luego del complicado inicio. Räikkönen, en tanto, completó el podio después de una carrera en la que tuvo que recuperarse de una penalización de 10” por aquel toque de la tercera curva.

“Ganar aquí es un sueño. Fue una carrera emocionante. El auto de seguridad hizo todo más complicado, pero fue una linda batalla”, afirmó Vettel tras su cuarta victoria de la temporada. Hamilton se vio claramente molesto por el incidente con Räikkönen, quien asumió la responsabilidad tras la carrera. Para Lewis fue una decepción inesperada frente a 100.000 fanáticos ingleses que colmaron Silverstone con la ilusión de ver su quinto triunfo seguido en casa. “Asimilaremos el golpe y viviremos para pelear otro día. No bajaré los brazos”, prometió el inglés.

Comentarios