Positiva transferencia de la tecnología al campo

Una de las herramientas en la cual la Experimental Obispo Colombres de Tucumán se basó para transferir al sector granario y sojero de la región sus resultados investigativos, fueron los talleres de variedades de soja a través de los cuales se divulga, desde hace 21 años, toda la información recopilada en la red de cultivares de soja que realiza la institución.

07 Jul 2018
1

Los cultivos de granos en la Provincia de Tucumán tienen una rica historia sobre cómo fue el desarrollo en la región, donde las instituciones de investigación agropecuaria tuvieron un gran protagonismo para que estos cultivos tengan la importancia actual en la economía provincial y regional.

Unas de las herramientas en la que la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) de Tucumán se basó para transferir al sector granario y en particular al sector sojero de la región sus resultados investigativos, fueron los Talleres de Variedades de Soja en los que se divulga toda la información recopilada en la red de cultivares de soja que, año tras año, realiza la institución desde hace ya 21 temporadas.

Las metas

El objetivo de esta red es evaluar el comportamiento agronómico de las variedades de soja que se encuentran disponibles comercialmente. La información que se obtiene resulta de utilidad para los productores de la región, constituyendo, además, una importante herramienta para la elección de los materiales a implantar en la siguiente campaña agrícola.

Es necesario destacar la colaboración y el aporte que realizan productores, asesores, empresas privadas y técnicos del medio. La contribución que ellos vienen brindando, desde el inicio de las evaluaciones, resulta fundamental para el desarrollo y la continuidad, en el tiempo, de la Red de Evaluación de Cultivares de Soja.

Lo cierto es que todo lo relacionado con este cultivo, en lo que se refiere a manejo, cultivares, novedades tecnológicas, comportamiento agroclimático, rotaciones y evolución de las áreas ocupadas por los cultivos de granos, los panoramas fitosanitarios de plagas y enfermedades, los análisis económicos -en cuanto a costo de producción y rentabilidad de los cultivos-, y la evolución de los mercados, son una parte muy importante de todo el trabajo que realizan los técnicos sobre este sistema productivo.

La tecnología

A todo esto se le suman los aportes de la tecnología de precisión, que ha venido sorprendiendo con el lanzamiento constante de nuevos equipos, sistemas y programas, que se transformaron en auxiliares indispensables de la agricultura moderna y que muchas veces en los talleres también son citados.

Los productores tucumanos de granos son los que mayormente adaptaron y conocieron, rápidamente, la tecnología que vino de la mano de la Siembra Directa y de la cual los organismos de investigación agropecuaria como la Experimental Obispo Colombres, junto a otras instituciones como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), fueron los pilares que ayudaron a este gran afianzamiento, con la transferencia permanente de todos los conocimientos investigados y los resultados de todos sus ensayos, que le permitieron, al productor, usar las herramientas tecnologías que aparecieron.

Novedades y reconversión

Indudablemente, toda esta incorporación de tecnología vino acompañada con el uso de la agricultura de precisión, con el uso de sistemas satelitales que aportan, in situ, la información necesaria para que las distintas labores como siembras, cosechas, aplicaciones de fitosanitarios y otros trabajos donde se hace indispensable este tipo de tecnología, sean realizadas correctamente con las dosis recomendadas y bien dirigidas.

Esto inició un proceso muy grande de reconversión tecnológica en el sector, tanto en el área de los productores como respecto de todos los servicios asociados al sector agropecuario. Se comenzó a notar una gran demanda de alimentos, y así empezaron a aparecer las inversiones extranjeras, dando lugar a se inicie un fuerte proceso de crecimiento, tanto en infraestructura como en comunicaciones, y particularmente en internet.

Esto hizo que aparezca la necesidad de interactuar con tecnologías que estaban asociadas a las maquinarias. Hoy se observa en muchos campos la utilización de dispositivos móviles de carga y de acceso a la información, que ayudan a administrar mejor la información y hacer llegar esos datos técnicos lo más rápido y acertado posible a las oficinas desde donde ser administra el campo.

El futuro

Lo cierto es que la tecnología sigue avanzando en el mundo y los productores locales deben tratar de estar siempre actualizados, siempre y cuando la rentabilidad lo permitan y que el país, políticamente hablando, posibilite que estas herramientas puedan ser usadas sin inconvenientes.

Ciertamente, no hay dudas de que las instituciones de investigación seguirán siendo los pilares donde las nuevas tecnologías que aparezcan puedan llegar al sector privado de manera globalizada, siendo probadas y analizadas para cada caso en que el productor lo necesite.

Realmente, la importancia de los talleres, seminarios, cursos, jornadas técnicas y de cualquier otro tipo de método de divulgación de los avances tecnológicos resulta fundamental, por lo que se puede afirmar que seguirán siendo la forma de brindar, al sector productivo provincial y regional, todas las novedades y soluciones que ayuden al productor a ser más eficiente en lo que sabe hacer tranqueras adentro de sus campos.

Comentarios