Una guerra de dimensiones globales

07 Jul 2018
1

La guerra comercial ya ha empezado. Desde ayer, Estados Unidos impone aranceles del 25% sobre bienes importados de China valorados en U$S 34.000 millones. Son mayoritariamente del sector industrial y tecnológico, ya que Donald Trump afirma que el país asiático roba propiedad intelectual. Una medida de defensa que desata un cruce que podría tener alcance global. La respuesta china no se ha hecho esperar. Pekín ha anunciado medidas iguales sobre otros U$S 34.000 millones en bienes americanos. Impondrá aranceles sobre productos agrícolas, sobre todo soja, y otros bienes de consumo como automóviles o whisky. Se producen en los puntos donde Trump suma votos, por lo que es un golpe directo a sus apoyos.

El republicano amenazó con imponer hasta U$S 500.000 millones más en aranceles si China respondía. Todo puede ir a más. “Nadie saldrá ganando. La guerra comercial nunca es la solución”, lanzó Li Keqiang, primer ministro chino.

China llama a resolver las diferencias en los canales tradicionales.

“Notificaremos rápidamente a la OMC (Organización Mundial de Comercio) la situación y trabajaremos con otros países para proteger conjuntamente el libre comercio y el sistema multilateral”, apuntaba un comunicado oficial chino.

Pese al cruce bilateral, el alcance, según las fuentes chinas, será global. “Las medidas de EEUU están esencialmente atacando las cadenas de suministro y de valor globales. Están abriendo fuego contra todo el mundo, incluido contra ellos mismos”, sentenció el portavoz de Comercio chino, Gao Feng.

Comentarios