El rugbier que arrancó lavando copas y terminó cocinando por el mundo

Luego de una vida de viajes, Maxi Cáceres Cano, el conocido chef de la televisión local, hoy se concentra en la cocina tucumana.

24 Jun 2018
1

BICENTENARIO. Durante los festejos patrios de 2016, Maxi Cáceres Cano preparó diversos platos típicos.

La cocina y el rugby son sus pasiones. Para él siempre fueron de la mano, y gracias a sus habilidades en ambos rubros, viajó durante cerca de 10 años por una decena de países. Maxi Cáceres Cano se muestra orgulloso del camino transitado, y su voz transmite tranquilidad cuando relata, pacientemente, la manera en que se fueron dando las cosas en su carrera.

Cuando ya tenía años de experiencia en distintas cocinas, alcanzó el título de food manager (supervisor de chef) en el exterior. Después de tanto mundo, el cocinero de 50 años se siente cómodo en la pantalla chica tucumana.

- Si te pregunto por tu desarrollo en la gastronomía, ¿dónde comienza la historia?

- Empieza hace 25 años, cuando me fui a jugar al rugby a Israel. Además de jugar, (desde el club) nos conseguían trabajo, y yo pedía entrar en restaurantes o bares, porque me gustaba la gastronomía. Empecé bien de abajo, lavando las copas, frutas y verduras. Después me fui a Europa y ahí hacía lo mismo. Fue una relación muy en conjunto entre el deporte y la gastronomía. Buscaba un club donde desarrollar el rugby y un trabajo en gastronomía, que era lo que me gustaba.

- ¿Habías estudiado algo de cocina antes de viajar?

- No, empecé a estudiar de grande, a los 30, más o menos. A esa edad fui a jugar a un club en Houston (Estados Unidos). Stryker Rugby Football Club se llamaba. Después fui a Miami donde empecé a jugar en otro club y conseguí trabajo en el sector de hoteles. Ya había estudiado algo, pero en Miami es que uno de los dueños del restaurante me dijo que si no estudiaba no seguía trabajando. Entonces me consiguieron una beca para estudiar los dos años que me faltaban, porque el tiempo que había trabajado era reconocida y valía por algunas materias. Estuve tres años en Miami y volví.

- ¿Qué fue lo que te hizo volver a Tucumán?

. Mi viejo estaba muy enfermo, y siempre, por más que hayas estado mucho tiempo afuera la tierra tira.

- ¿Y qué hiciste cuando llegaste?

- Empecé a dar clases en una escuela, en un instituto. Eso fue hace 15 años. El primer día aparecieron tres periodistas en la puerta cuando yo estaba empezando. Me llamaron y me dijeron que al día siguiente empezaba un programa de televisión y que estaban buscando alguien que vaya a cocinar. En mi vida había visto nada del tema. Les dije que bueno, pero que no tenía experiencia. Yo pensaba que era para uno o dos meses después, pero a los dos días empezamos. Era un programa que se llamaba “Se puede”, lo transmitía Canal 10. Desde entonces me dediqué a la parte de difusión. Y me acuerdo de que en Miami pasaba todos los días por un canal de televisión, me paraba porque se veía a través de los vidrios cómo se hacían los programas. Y yo decía “algún día voy a hacer eso”. Y pasó cuando llegué a Tucumán.

- Sobre la cocina, ¿qué te parece lo más importante y cómo describirías tu estilo?

- Trabajo con platos regionales. La base de lo que hago es mostrar la identidad de nuestra región a través de la comida y de un plato en la mesa. A veces no pueden ser la totalidad de los ingredientes locales, pero sí o sí tiene que haber al menos un producto tucumano en cada plato. Siempre pensando en la economía del hogar, el plato del mediodía.

- Y ahora, ¿estás trabajando en algún proyecto nuevo?

- Efectivamente estoy con algo nuevo, muy interesante. Espero que esta semana pueda darlo a conocer.

Comentarios