Entre un filme ruso y películas argentinas

24 Jun 2018

El clima mundialista futbolero da margen para distintas alternativas culturales, como el ciclo de cine que comenzará esta tarde, desde las 18, en el espacio Semillero (Bernabé Aráoz 181) con filmes de distintos países que participan en la justa deportiva. La entrada es a la gorra.

El inicio será con el anfitrión Rusia: se proyectará “Stalker”, dirigida por Andrei Tarkovsky, uno de los grandes realizadores de ese país, elogiado por su trabajo sobre la fotografía y la poética de su mensaje. Este drama de ciencia ficción de 1979 se ubica en un lugar llamado “la zona”, donde años atrás se estrelló un meteorito y ahora se hacen excursiones secretas y no autorizadas.

También hay programa en los dos Espacios Incaa que funcionan en la provincia, con producciones argentinas. En el de la Sociedad Española de Tafí Viejo (avenida Alem y Belgrano), a las 18, se verá “En busca del muñeco perdido”, dirigido por Hernán Biasotti y Facundo Baigorri (este último también la protagoniza). Se refiere a un grupo de amigos que recorre La Plata en el día de la famosa quema de muñecos. Dos horas más tarde llegará “¡Yallah! ¡Yallah!”, en el que Fernando Romanazzo y Cristian Pirovano retratan la pasión futbolística en los territorios palestinos. Al cierre, a las 22, habrá una nueva función de la tucumana “El motoarrebatador”, de Agustín Toscano.

El documental argentino copará la sala Orestes Caviglia (San Martín 251) del Ente Cultural de Tucumán. Para el primer turno, a las 20, está programado “El volcán adorado”, de Fernando Krapp, la narración sobre el viaje real que hizo el antropólogo Christian Vitry a la cumbre de un mundo perdido. Como director del programa Qhapaq Ñan, en 1999 integró la expedición que extrajo a los Niños del Llullaillaco de ese volcán, una decisión que tuvo gran repercusión mundial y una fuerte polémica que aún no cesa. “Secreto a voces”, de Misael Bustos, se proyectará a las 22. El filme aborda cuatro historias sobre el tráfico y la apropiación ilegal de bebés en la Argentina.

Comentarios