Divididos por Neymar

24 Jun 2018 Por Guillermo Monti
1

La charla es acalorada en un vagón de subte de por sí cargado de adrenalina. De un lado cantan los tunecinos, del otro los belgas se acomodan las pelucas que lucirán en el estadio del Spartak. Los rusos, que todavía no perdieron la capacidad de asombro pese a que el Mundial lleva ya varios días, miran entre divertidos y sorprendidos. Pero volvamos a esa charla, cuyas idas y vueltas repican en otro idioma. De un lado están los defensores de Neymar, del otro sus detractores. Sí, pese a que Brasil avanza en la Copa con paso mucho más seguro que el argentino, los torcedores no están del todo convencidos. Pero hasta aquí nada que no hayamos visto hasta el momento.

La particularidad radica en una remera. Están dibujados con mano maestra de caricaturista los “pro Neymar”. Son Norberto Pilon y Gilson Augersvald. A la ilustración la lleva Gilson en la espalda, pero ante el pedido de una foto no tiene problemas para sacársela y lucirla al revés. Para eso debió ensayar un mini strip-tease que levantó aplausos de las dos hinchadas. Prominente, redonda y peluda, la panza de Gilson fue retratada por infinidad de celulares.

“¿Argentina? Es una lástima lo que le pasa. Admiro mucho a Messi y quiero que le vaya bien. Es más, merecía ser campeón en 2014. Jugaron mucho mejor que Alemania. Y Messi se merece la Copa”, define Norberto, ajeno al hit que envuelve nuestro país pero repitiéndolo casi al pie de la letra. Cuenta que ambos son de Curitiba y fanáticos de Atlético Paranaense, el equipo de “Lucho” González. “Muy buen jugador”, resalta.

Ellos son la avanzada brasileña que en breve caerá con toda la fuerza en Moscú, sede del partido con Serbia que definirá el Grupo E. Pero es difícil que Gilson y Norberto consigan un lugar en el estadio. Viajan sin entradas y con el presupuesto justo. Muestran el itinerario de lo que viven en Rusia en un perfil de Facebook y el 90% de las fotos constituye una colección netamente gastronómica. Hay comidas de toda clase, la mayoría catadas con paladar de experto por Gilson. También hay imágenes “sociales”, como una en la que comparten la mesa con el hermano del uruguayo Rodrigo Bentancur. A la hora de confraternizar, la hermandad latinoamericana se impone.

El debate futbolero no dejó conforme a ninguno de los bandos. Del otro lado estaba una pareja paulista, hinchas de Corinthians. Ella era mucho más vehemente que él al momento de sembrar dudas sobre Neymar. Sus favoritos son Philippe Coutinho -a esta altura una de las estrellas del Mundial- y Gabriel Jesús. No les convence el “personaje” Neymar. Ella hasta le criticó el nuevo peinado. Prefieren jugadores de perfil más bajo, capaces de sacrificarse por el equipo. Gilson y Norberto no estaban para nada de acuerdo y agotaban los adjetivos para calificar la “bicicleta” que tiró Neymar contra los costarricenses. “Eso es el fútbol”, subrayó Gilson.

Dibujado en la remera, a Gilson se lo ve llamativamente parecido al ex presidente Lula da Silva. Él sonríe ante el apunte, sin muchas ganas de revelar sus convicciones políticas. Pero ante el nombre de Lula responde con una generosa sonrisa. De lo que sí habló fue del 7 a 1 a manos de Alemania y de lo que significó para Brasil. “Un renacimiento. Creo que a Argentina le vendría bien un golpe como ese para levantarse”, opinó. El subte llegó a la estación Spartak y la marea rumbeó hacia el estadio. En el medio iban Gilson y Norberto, sin entradas para ver el partido, pero directo a sumergirse entre los hinchas tunecinos y belgas. La premisa: encontrar algo para comer… y para tomar.

Comentarios