Cuidado con las “Águilas Verdes”

23 Jun 2018 Por Guillermo Monti
1

ENTRENAMIENTO. Pavón e Higuaín estuvieron en la práctica post goleada croata. Sampaoli (atrás) los observó atentamente. Prensa AFA.-

Por una tarde, Ahmed Musa interrumpió su mala costumbre de marcarle goles a Argentina y enfocó la mira en otro rival. Un doblete nos había marcado en Brasil 2014 -que muchos olvidaron porque a fin de cuentas la Selección ganó 3 a 2- y un doblete le anotó ayer a Islandia para sacarle el respirador artificial al equipo de Jorge Sampaoli. Musa es por estas horas nuestro héroe nacional inmortalizado en memes de toda clase. De golpe, gracias a él, Argentina está viva. Parece mentira después de todo lo que pasó el jueves en Nizhni. Pero así es el fútbol. Musa es nuestra musa de la resurrección.

Lo insólito de todo esto es que bastó la victoria nigeriana, que estaba en los papeles y desnudó las reales prestaciones de los islandeses, para instalar una brisa de llamativo optimismo. Como si para la Selección fuera tarea fácil deshacerse el martes de los africanos en San Petersburgo. Vuelven los cálculos y las maquinaciones con miras a un hipotético duelo de octavos de final con Francia, en Kazán. ¿Nadie se pone en la tarea de preguntarse cómo hará Argentina para ganar ese partido contra una Nigeria que llegará en alza, confiada y dependiendo de sí misma para clasificarse?

Se impone ser cuidadoso con miras a ese partido. En primer lugar, porque no hay ninguna información acerca de lo que Sampaoli piensa hacer. Ayer los que practicaron fueron quienes no habían jugado contra Croacia, junto a los que ingresaron en el complemento (Gonzalo Higuaín, Cristian Pavón y Paulo Dybala). Los demás hicieron ejercicios de recuperación en el gimnasio. Así que la actividad pospartido no permite adelantar ninguna clase de conjetura, ni sobre el esquema que empleará el DT ni sobre los futbolistas que saldrán a la cancha.

Sólo versiones

Todo lo que se dijo a lo largo del día corrió por el terreno de la versión no confirmada. En ese mar de suposiciones, surcado por toda clase de críticas lapidarias provenientes de personajes del fútbol, quedó evidenciado el grado de incertidumbre y también de confusión. ¿Un ejemplo? Una cadena de noticias anticipó que ingresaría Nahuel Guzmán, y casi al mismo tiempo la página web de un diario sostenía que el elegido era Franco Armani. Se da por sentado que Caballero saldrá del equipo, lo que es factible, aunque sin contar con alguna clase de confirmación, al menos por lo que se vea en una práctica.

El plantel viajó de Nizhni a Moscú apenas terminó el partido, por lo que ingresó a la concentración pasadas las 3 de la mañana. A esa hora cenaron. Descansaron por la mañana, almorzaron -todo en un clima tan lúgubre como la actuación frente a los croatas- y el entrenamiento vespertino se adelantó para que los jugadores tuvieran la oportunidad de mirar en directo Nigeria-Islandia. No todos lo hicieron, al menos en grupo, aunque se sabe que algunos se juntaron con los utileros y juntos gritaron los goles de los africanos.

El de Nigeria fue un regalo que le permite a la Selección depender de sí misma para avanzar. Nadie suponía semejante escenario el jueves por la noche, en esa hora que los jugadores y el cuerpo técnico permanecieron encerrados en el vestuario. ¿Qué pasó allí? Son tantos los rumores y tan pocas las certezas que es mejor seguir el camino seguro, que es el de la lógica. Y eso indica que lo que dominó el ambiente fue el silencio. Por estas horas Sampaoli busca la manera de entrar en sintonía con sus hombres, a los que ve distantes y emocionalmente fracturados. Es la más compleja de las tareas, imprescindible para intentar alguna clase de renovación futbolística, para la que prácticamente no queda tiempo.

¿Qué le pasa a Messi?

Mientras tanto, el planeta fútbol sigue preguntándose qué pasa con Lionel Messi. El tema desvela a la prensa y a los hinchas. No hay argentino al que no consulten sobre el tema, en procura de algún indicio que permita aclarar el mayor enigma que hasta el momento presenta la Copa del Mundo. La TV rusa dedica buena parte de sus ciclos de debate a indagar en el fenómeno Messi. Hasta hace un par de semanas se esperaba su definitiva y esperada coronación, ahora inquieta todo lo referido a su vida.

Lo que por estas horas genera Messi es una mezcla de afectuosa preocupación y desazón por la posibilidad concreta de que el torneo se quede antes de tiempo sin su máxima estrella.

El fin de semana que comienza es determinante. Teniendo en cuenta que el lunes viajarán a San Petersburgo, son dos los días que tiene Sampaoli para ensayar lo que vendrá. Lo que se pondrá sobre el tapete, definitivamente, es la hondura de sus convicciones. Y al mismo tiempo, la real catadura de varios jugadores a los que el tren de la historia amenaza con dejarlos para siempre en el andén. Son 48 horas en las que se jugarán muchas cosas, más allá de la clasificación a los octavos de final.

Comentarios