Las heladas sorprendieron a los agricultores

Las heladas, este año, nuevamente dijeron presente la semana pasada, con la ocurrencia generalizada del fenómeno, que más se destacó por el impacto visual que provocó, que por los efectos dañinos que suele generar. Los cañaverales que se encuentran ubicados en la zona este se vieron afectados. En el resto de los cultivos, cítricos y trigo, los efectos fueron casi nulos.

23 Jun 2018
1

La “helada” es un fenómeno meteorológico que, generalmente, los tucumanos estamos acostumbrados a ver y sentir de acuerdo a cómo se vayan presentando las estaciones frías del año.

Este año, nuevamente dijo presente la semana pasada con una helada generalizada, que se percibió más por el impacto visual que se dio, que por los efectos dañinos que se están evaluando todavía, pero que en general no fueron severos. Es necesario saber por qué sucede este fenómeno que se da muchas veces en nuestra región.

Consiste en un descenso de la temperatura ambiente a niveles inferiores al punto de congelación del agua, y hace que el agua o el vapor que está en el aire se congelen depositándose en forma de hielo en las superficies.

En el caso de la “helada meteorológica”, medida en casilla, generalmente los efectos del frío en el suelo son mayores, debido a que la temperatura es tomada dentro del abrigo meteorológico. Según la zona en la cual nos encontramos y la forma en que ocurre este fenómeno, se pueden encontrar diferentes formas de heladas.

La “helada por radiación” se debe a un enfriamiento progresivo e intenso del suelo, por radiación de su calor, produciéndose mayormente en las noches de cielo despejado. La humedad atmosférica, que puede ser relativamente cálida y seca, se condensa sobre las superficies sólidas en forma de rocío o congelándose, si aquéllas se hallan a menos de 0°C. Este tipo es frecuente en tierras templadas y subtropicales. Se conoce como “escarcha”.

La “helada por advección” es ocasionada por la invasión de una corriente o masa de aire frío con temperatura inferior a 0°C. La acción del aire frío, generalmente procedente de las regiones polares, puede ser continua y durar por varios días.

La “helada por evaporación” se debe al transporte de aire húmedo sobre una superficie, cuya temperatura está a 0°C o menos. Es un tipo bastante raro de helada.

Los efectos

Cuando el frío afecta a los cultivos, es porque las plantas se encuentran en savia y en un estado fenológico sensible a la aparición de temperaturas por debajo de cero, por lo que para evitar los daños es necesario proceder a tener sistemas de lucha contra heladas activos, que disminuyan o anulen los efectos del frío que daña a los tejidos debido al congelamiento celular. En agricultura y jardinería se clasifican las plantas como resistentes o no a heladas suaves, medias y fuertes. Siendo esta clasificación un referente respecto de los climas a los que están adaptadas.

Heladas suaves. Las temperaturas bajan un poco por debajo de 0ºC de forma excepcional, y las temperaturas vuelven a subir pasadas pocas horas. Este tipo de heladas se registran en el clima mediterráneo y el oceánico.

Un tipo concreto de helada suave es la helada por evaporación, que se produce en las plantas debido a la evaporación del agua o rocío que ha quedado en la superficie de las plantas, tras la lluvia o el descenso de la humedad atmosférica. La evaporación del agua provoca la adsorción de calor, que a su vez produce pérdida de calor a la planta y descenso de la temperatura, pudiendo la planta bajar de 0°C, este fenómeno también se puede producir en animales y puede producir hipotermia o muerte.

Heladas medias. Las temperaturas bajan por debajo de 0ºC durante las noches y algunos días del invierno, siendo muy excepcional que se registren temperaturas por debajo de -10ºC. Las heladas medias se producen principalmente en el clima continental húmedo y el clima continental mediterráneo. Las heladas medias suelen ser heladas por radiación, con inversión térmica, producidas por el enfriamiento de las capas más bajas de la atmósfera, debido a la pérdida progresiva del calor de la tierra en noches de cielo despejado y ausencia de viento. Las heladas por radiación provocan la formación de una capa de escarcha blanca de pequeños cristales de hielo sobre la superficie de la planta, la denominada “helada blanca”. En la inversión térmica, el aire helado de las capas altas, al estar a menor temperatura, es más pesado y cae ocupando la zona más baja de la atmósfera junto al suelo.

Heladas fuertes. Son heladas muy intensas, en las que las temperaturas se mantienen por debajo de -10ºC durante gran parte del invierno, situación habitual en el clima de montaña, el clima continental frío y el clima continental monzónico.

En Tucumán

Por suerte, en nuestra zona se dan heladas suaves y a veces las medias, por lo que muchos productores ya las conocen y saben qué hacer cuando las mismas ocurren. La lucha contra las heladas está al alcance de la mano de diversas formas y se la usa de acuerdo a la rentabilidad del cultivo, ya que muchas luchas activas no son baratas y requieren fuertes inversiones. En Tucumán, los arandaneros, frutilleros y horticultores las conocen muy bien y las manejan adecuadamente, y en otros cultivos usan diversas técnicas activas, pasivas y preventivas, que permiten hacer frente a este fenómeno minimizando sus efectos, y en algunos eliminándolos. El riego, los túneles, invernáculos, variedades más o menos tolerantes, la radiación, manejos de cultivos, épocas de plantación, zonas libres y otras técnicas están disponibles para actuar antes, durante o después de que el fenómeno se hizo presente. Solo es necesario tenerlos en cuenta y que la sorpresa no sea tan grande, ya que cada vez que ocurre deja a muchos productores mal parados.

Comentarios