Un legislador pide un bono para el personal de la Cámara y Jaldo lo considera inviable

Bourlé se refirió a la “escalada” de los precios.

19 Jun 2018
1

OSVALDO JALDO / ARCHIVO

Un legislador de extracción sindical formuló un pedido formal al vicegobernador, Osvaldo Jaldo, para que se les otorgue un bono de $5.000 a los trabajadores de la Legislatura, a modo de “gratificación” por la celebración del día del empleado legislativo -se celebra el 6 de julio de cada año- y para paliar la “evidente pérdida del poder adquisitivo (ocasionada) por la escalada del aumento de precios”.

La nota, elevada el 29 de mayo pasado, lleva la firma del referente de La Bancaria y titular del bloque unipersonal Trabajo y Dignidad, Eduardo Bourlé. Al cierre del escrito, el dirigente gremial expresó al vicegobernador su confianza en que el requerimiento “encontrará eco favorable en su alta sensibilidad social”. El presidente del cuerpo parlamentario, sin embargo, le anticipó a LA GACETA que no está en los planes afrontar ese bono.

“(En el Poder Legislativo) nos ajustamos estrictamente a lo que se establece de común acuerdo entre la Casa de Gobierno y los gremios estatales. De hecho, la Legislatura incluye los adicionales remunerativos (que integran los acuerdos salariales). No es viable el pedido (del legislador Bourlé)), nos tenemos que ajustar a financieramente a las pautas que va fijando el Poder Ejecutivo (en cuanto a lo salarial)”, explicó Jaldo, en diálogo telefónico con este diario.

Si bien los detalles de las finanzas de la Legislatura no se dan a conocer, en la mesa chica del edificio de calle Muñecas 951 consideran que otorgar un bono de $5.000 por empleado no sólo significará un impacto financiero imprevisto para las arcas de la Cámara. Si llegara a abonarse un extra de esas características, analizan las autoridades, lo más probable es que los gremios de otras reparticiones del Estado provincial soliciten el pago de una suma no remunerativa similar o idéntica. Teniendo en cuenta que la planta estatal alcanza al menos 86.000 puestos formales, el costo global de un bono generalizado sería de $430 millones.

De todas maneras, el pedido de Bourlé estuvo direccionado específicamente a los trabajadores de la Cámara y lo hizo por tercer año consecutivo. Según fuentes de gremios internos, era uso y costumbre en gestiones anteriores que para el Día del Empleado Legislativo se hicieran festejos para reconocer y promocionar a quienes eran considerados “destacados” por su dedicación o sus años de servicio.

Eso sí, el legislador consignó que la entrega de una suma extra no sólo estaría motivada en la celebración anual del personal interno. “Esta iniciativa, de plasmarse en (la) realidad, significaría para los trabajadores de este Poder un alivio económico importante, ante la multiplicidad de compromisos relacionados con la alimentación, la salud, la educación, la vivienda, servicios, movilidad, etcétera, que debe afrontar diariamente cada familia”, redactó Bourlé en la nota a Jaldo. Por ahora, ese pago no saldrá de las arcas legislativas.

En la actualidad, gremios estatales reclaman al Gobierno la activación de la “cláusula gatillo”, ya que acordaron un 17% en partes, y ese índice ya habría sido superado por la inflación, según sindicatos.

En Esta Nota

Osvaldo Jaldo
Comentarios