Cómo debería integrar la escuela a los discapacitados

La necesidad de ampliar la enseñanza del lenguaje de señas quedó plasmada durante un encuentro de jóvenes que se hizo en Tucumán

17 Jun 2018
2

UNA DE LAS PONENCIAS DE DOCENTES. Durante el encuentro de jóvenes con y sin discapacidad se realizaron diversas actividades de inclusión. LA GACETA / FOTOS DE FRANCO VERA.

Matías Gómez tiene 15 años y el año pasado logró el primer puesto en un torneo en Salta. Ese baño de gloria y afecto de sus amigos y familiares lo llena de alegría y orgullo. Con sus compañeros de deporte han inventado su propio lenguaje de señas para poder comunicarse. Pero no siempre encuentra esa apertura en otros chicos. “Tengo que usar mi implante para comunicarme porque es difícil encontrar algún oyente que comprenda lo importante que es la lengua de señas para mí. Muchos piensan que por manejar lenguaje de señas somos incapaces para cualquier cosa. Quisiera que la gente respete nuestro derecho a usar esta lengua porque es la forma en que mejor podemos expresarnos”, explica a través de su intérprete, Karina Suárez.

Matías habla con las manos a una velocidad que sorprende. Joel Alderetes, su compañero, también de 15 años, le sigue la corriente al mismo ritmo. “Me encantaría que la Escuela de Sordos Próspero García, donde vamos los dos, fuera considerada como una escuela más, aunque todos tengamos una forma diferente de comunicarnos. Tenemos profesor igual que los otros chicos que nos enseñan las mismas cosas y sería muy buena que todos empecemos a apoyar la integración”, dice Joel.

Ambos participaron del Primer Encuentro Regional de Jóvenes con y sin Discapacidad que se realizó recientemente en el Club Avellaneda Central. Concurrieron alumnos de Salta, Catamarca, Santiago del Estero y La Rioja, además de Tucumán. “El objetivo es recuperar la voz de los alumnos con y sin discapacidad para lograr construcciones colectivas en relación a cuatro ejes: educación inclusiva, trabajo, cultura juvenil y deportes”, explica Viviana Páez, directora de Educación Especial, nivel que organizó el encuentro. Las jornadas concluirán con un documento con propuestas para la construcción de políticas públicas.

Durante el encuentro los chicos trabajaron en talleres, se escucharon ponencias de los docentes participantes y varios grupos realizaron exhibiciones artísticas. El gobierno local alojó 92 chicos procedentes de las provincias mencionadas y de escuelas del interior (La Madrid, El Rodeo, Colalao del Valle y Tafí del Valle, entre otros lugares) en el albergue Fierro.

Alrededor de una mesa, Carmen Erika Millka, de Escuela Técnica N° 1 de Trancas (14 años) y Maximiliano Córdoba (22) del instituto de capacitación socio laboral especial Apaim, conversan con LA GACETA. “A mí me gustan la música y el deporte. Las escuelas especiales tendrían que tener mucho espacio para hacer actividad física” propone Maxi, que cumple una práctica laboral en el Ministerio de Educación. Cuenta que en Apaim los alumnos hacen básquet y gimnasia, y otros talleres como carpintería. “Los talleres son muy importantes y son buenos espacios para que los alumnos se integren con otros chicos sin discapacidad”, aporta Joel.

Erika tiene 12 compañeros con discapacidad en los talleres de su escuela. “Algunos trabajan en madera, otros hacen tornería o soldadura. Yo le pido a mi profesora que me enseñe lengua de señas así puedo comunicarme con mi compañera que es sorda. Además habría que hacer más convivencias entre chicos con y sin discapacidad porque no es tan difícil comunicarse, sólo hay que animarse. Muchos creen que no lo van a lograr y ni siquiera lo intentan”, resalta.

Joel asiente. “Hay chicos que tienen miedo de acercarse a las personas sordas porque creen que el lenguaje de señas es muy difícil. Creo que había que buscar momentos para compartir experiencias, salidas fuera del colegio, paseos, como cuando a nosotros nos llevaron a Tecnópolis en avión. Fue una experiencia maravillosa porque conocimos la forma de moverse de la gente de otras ciudades”.

“Lo importante es que haya una actitud diferente por parte de los chicos para que se puedan acercar más a sus compañeros con discapacidad”, apuntan los alumnos.

Discriminación

Los jóvenes salteños Belén Barraza (17) y Benjamín Velazques (20), alumnos del colegio Aráoz de la ciudad de Salta piensan que la discriminación se combate con propuestas amigables desde el propio establecimiento. “El colegio debería integrar más para que todos nos veamos como iguales. En mi colegio los chicos integrados son muchos, 17 en inclusión total y 19 en las aulas del CEI (Centro Educativo Integral). El problema es que los alumnos con discapacidad siempre están juntos en los recreos y los otros no dialogan con ellos”, advierte la alumna de educación común. Benjamín (integrado) apoya la idea y agrega un espacio donde a él le gustaría compartir: el baile. “Sería divertido y nos haríamos amigos todos”, propone sonriente.

equipos interdisciplinarios 
cómo es el apoyo a cada establecimiento
Tucumán es pionera en el NOA en la creación de equipos interdisciplinarios e itinerantes que dan apoyo a las escuelas estatales y privadas en la integración escolar. Lo dice la directora de Educación Especial, Viviana Páez. Explica que funcionan 15 equipos en la provincia que se encargan del diseño pedagógico individual de cada chico de acuerdo con sus necesidades concretas. Luego una pareja pedagógica lo pondrá en practica. Los equipos, integrados por docentes, psicólogos, trabajadores sociales y pedagogos, tienen también la misión de realizar la evaluación interdisciplinaria e integral del alumno, la escuela y la familia, es decir, de todos los actores que participan en la integración”, aclara la funcionaria.

> Equipos interdisciplinarios 
Cómo es el apoyo a cada establecimiento

Tucumán es pionera en el NOA en la creación de equipos interdisciplinarios e itinerantes que dan apoyo a las escuelas estatales y privadas en la integración escolar. Lo dice la directora de Educación Especial, Viviana Páez. Explica que funcionan 15 equipos en la provincia que se encargan del diseño pedagógico individual de cada chico de acuerdo con sus necesidades concretas. Luego una pareja pedagógica lo pondrá en practica. Los equipos, integrados por docentes, psicólogos, trabajadores sociales y pedagogos, tienen también la misión de realizar la evaluación interdisciplinaria e integral del alumno, la escuela y la familia, es decir, de todos los actores que participan en la integración”, aclara la funcionaria.

> Cifras de la educación especial  

320 - escuelas comunes entre estatales y privadas donde se hace integracion escolar con apoyo del Ministerio de Educacion de la Provincia.

4.000 - son los alumnos con discapacidad en la provincia.

800 - son los alumnos con discapacidad en integración.

1.400 - son las escuelas comunes que integran chicos con discapacidad.

Los alumnos pidieron: 

- Incorporar la lengua de señas como materia en todas las escuelas.

- Sumar espacios para las expresiones artísticas, el deporte y las nuevas tecnologías.

- Espacios dentro de la escuela  para prácticas y pasantías laborales

- Orientación vocacional vivencial. Conocer la realidad del mercado laboral y académico.

- Mayor creatividad por parte de los profesores, y que escuchen los aportes de los alumnos.

- Más espacios de convivencia, que se valore el trabajo en equipo y se fortalezcan la habilidades personales.


Comentarios