Se retrasa al producción de un auto eléctrico

17 Jun 2018

> ENFOQUE

HANNES BREUSTEDT | AGENCIA DPA

PALO ALTO.- Elon Musk tiene mucho trabajo pendiente en Tesla, con el retraso en la producción de su automóvil eléctrico Model 3, pese a lo cual el controvertido empresario acaba de anunciar el despido de un 9% de la plantilla.

La decisión es “difícil pero necesaria”, señaló en un email enviado a los empleados de la compañía, que Musk compartió en Twitter. El jefe de Tesla argumentó que es necesario bajar costos y volverse rentables. Los afectados serán informados esta misma semana.

No está claro cuántos despidos habrá exactamente. En el último informe de Tesla, de finales de 2017, se indicaba que la empresa tenía 37.500 trabajadores, con lo que se verían afectadas más de 3.000 personas. Sin embargo, con la rasante expansión y las contrataciones que hubo relacionadas con el lanzamiento del Model 3, es posible que sean bastante más puestos de trabajo.

Musk aseguró que los despidos se centrarán en empleos duplicados o que se han vuelto superfluos tras el gran crecimiento de los últimos años. No se eliminarán puestos en el área de producción, subrayó, por lo que la fabricación del Model 3 no se verá afectada. El millonario subrayó que las ganancias no son una motivación para él o para Tesla, pero que sin ellas a largo plazo el proyecto es inviable. “Nunca cumpliremos nuestra misión si no demostramos alguna vez que podemos ser rentables a largo plazo”.

Con su misión, consistente en “acelerar el cambio al mundo de la energía sustentable y limpia”, Musk se convirtió en un gran impulsor de la movilidad eléctrica y ganó muchas simpatías.

Pero las cuentas también tienen que cuadrar porque en la actualidad los accionistas son los que financian la compañía. Y, salvo por algunos trimestres aislados, por ahora Tesla no es rentable. En los 15 años de historia de la firma nunca ha tenido beneficios anuales. “Esta es una crítica aceptable y justa”, reconoció Musk.

En los dos últimos años, Tesla financió su enorme crecimiento con pérdidas cada vez mayores y en 2017 el rojo fue de casi 2.000 millones de dólares. La empresa invirtió gran cantidad de dinero para poder salir del nicho de automóviles de lujo con el Model 3, su primer vehículo más económico.

Desde el principio de su proyecto, Musk quiere sacar al mercado autos eléctricos para consumo masivo, que con su gran número de ventas hagan el negocio rentable pese al bajo margen de ganancia.

Pero los planes no han ido bien con la gran esperanza. La producción del Model 3 avanza muy despacio, pese a los enormes gastos. Hasta finales de junio Tesla llegará a producir 5.000 vehículos por semana, una meta que debería haber alcanzado ya a finales de 2017.

En los últimos meses la presión sobre Musk aumentó enormemente, pese a lo cual el directivo hizo poco por calmar los ánimos, sino que muy por el contrario se ofendió por las críticas y reaccionó tan mal que las acciones de la firma llegaron a derrumbarse temporalmente en Wall Street.

Las críticas son tan intensas también por lo mal que está quedando Tesla con sus clientes. En abril de 2016 la empresa empezó a aceptar reservas del Model 3 y para entrar en la lista de espera los interesados tenían que desembolsar 1.000 dólares. Muchos de los más de 400.000 clientes que reservaron están exigiendo ahora la devolución del dinero, hartos de esperar el día en que por fin puedan tener el auto.

Comentarios