El G7 termina con una crisis diplomática

Crece la tensión entre Estados Unidos y Canadá por los aranceles Francia y Alemania cuestionaron la decisión del presidente estadounidense, de retirar su respaldo al documento acordado en Quebec. Consenso detonado

11 Jun 2018
1

REUTERS

QUEBEC, Canadá.- Estados Unidos y Canadá giraron rápidamente ayer hacia una crisis diplomática y de comercio, después de que importantes asesores de la Casa Blanca arremetieron contra el primer ministro canadiense Justin Trudeau, un día después de que el presidente Donald Trump lo tratara de “muy deshonesto y débil”. Trump ya venía de enfurecer a la Unión Europea, Canadá y México al imponer aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio.

Varios asesores de Trump atacaron ayer con dureza a Trudeau, tras sus palabras en el G7 a las que Trump reaccionó retirándose del acuerdo final de la cumbre.

Tras la partida de Trump, Trudeau afirmó en rueda de prensa que su país seguiría adelante con la imposición de medidas arancelarias recíprocas contra Estados Unidos y que consideraba “insultante” que Trump hubiera usado el argumento de “seguridad nacional” para establecer impuestos al acero y aluminio canadienses.

La disputa atrajo a Alemania y Francia, que rápidamente criticaron la decisión de Trump de retirar de manera abrupta su respaldo al comunicado del Grupo de los Siete (los países más ricos del mundo) elaborado en una cumbre en Canadá el sábado, acusándolo de destruir la confianza y actuar de manera inconsistente.

La ministra canadiense de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, respondió a la Casa Blanca diciendo que los ataques “ad hominem” no ayudan, que su país tomará represalias contra los aranceles impuestos por Washington de una manera mesurada y recíproca y que Canadá está dispuesta a dialogar.

“Canadá no conduce su diplomacia a través de ataques ad hominem (...) y nos abstenemos de ataques ad hominem particularmente cuando vienen de un cercano aliado”, aseguró Freeland a periodistas en Quebec.

La inminente cumbre de Trump con el líder norcoreano, Kim Jong-un, incrementó la tensión, y el asesor económico de la Casa Blanca Larry Kudlow acusó a Trudeau de traicionar a Trump con declaraciones “polarizantes” sobre una política comercial que arriesgaban hacer que el líder estadounidense se viera débil antes del histórico encuentro con Kim.

Horas después que Trump retiró su respaldo para el comunicado conjunto y atacara a Trudeau, Kudlow y el asesor comercial Peter Navarro desplegaron un ataque extraordinario sobre un cercano aliado y vecino.

“Nos apuñaló por la espalda”, afirmó Kudlow, director del Consejo Económico Nacional, en un programa de CNN. Según Kudlow, durante la cumbre Estados Unidos negoció de “buena fe” con Trudeau y Japón, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia. Estados Unidos y Canadá estuvieron cerca de llegar a un acuerdo sobre Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta), dijo.

Navarro dijo a “Fox News Sunday” que “hay un lugar especial en el infierno para cualquier líder que se involucra en la diplomacia de mala fe con el presidente Donald J. Trump y luego intenta apuñalarlo por la espalda y eso fue lo que hizo Justin Trudeau con esa ardid de conferencia de prensa, eso es lo que el débil y deshonesto Justin Trudeau hizo”.

Los aliados del G7 parecían tan perplejos como Canadá por la repentina disputa diplomática, y Alemania y Francia acusaron a Trump de destruir la confianza y actuar de forma inconsistente.

La cumbre de este año estuvo marcada por el disenso, que enfrentó a Canadá, Reino Unido, Italia, Japón, Alemania y Francia con Estados Unidos en una larga lista de asuntos.

El resto de la Unión Europea anunció que mantendrá el acuerdo. “La cooperación internacional no puede depender del enojo o de palabras menores”, señaló el gobierno de Emmanuel Macron. El hecho de que Washington se retracte muestra que es “incoherente e inconsistente”, añadió. (DPA-Reuters)

En Esta Nota

Donald Trump
Comentarios