Tucumán consolida su lucha contra el HLB

Para salir victoriosos en la lucha contra la temible enfermedad, la medida más importante en ejecución es la prevención, a lo que se debe sumar la detección temprana del vector y del HLB a través del monitoreo en todas las áreas citrícolas y adyacencias, a la que se debe agregar el compromiso de la sociedad de cumplir con las normativas vigentes.

02 Jun 2018
1

›› REPORTE RURAL

El lima está nuevamente complicando las actividades productivas de la provincia, ya sea por defecto o por exceso de lluvias que perjudican diversas tareas que los productores deben realizar en sus campos. En las últimas ediciones de este Suplemento Rural se describieron los pormenores de una campaña de grano bastante complicada en cuanto al comportamiento climático, preferentemente en lo relacionado con la falta de agua en momentos críticos del cultivo de granos que afectaron la producción.

En estos momentos, las lluvias otoñales que se vienen registrando provocan dos procesos que debemos tener en cuenta. Primero, que el agua caída beneficia a los cultivos invernales, ya que el perfil del suelo comienza a llenarse de agua para que el trigo o garbanzo sembrados, o a sembrarse, puedan crecer y desarrollarse adecuadamente durante el invierno seco que tenemos en la región. El segundo efecto de las lluvias otoñales es que si cae mucha agua y durante largos períodos de tiempo se afecta la recolección de granos como poroto y maíz, que todavía están siendo trillados o a trillarse, y las detenciones de las zafras azucareras y citrícolas que están a pleno. Justamente, sobre esta actividad nos queremos detener para poner en contexto la importancia que tiene y su implicancia socioeconómica.

Hasta el jueves, la cosecha de limón y los procesos de empaque e industria trabajaban a full para poder cumplir con los programas de certificación de fruta fresca a los mercados internacionales, y para poder abastecer a las industrias citrícolas que necesitan moler la fruta para obtener los productos industrializados requeridos por fábricas de alimentos y bebidas del país y del mundo. El sector citrícola es un cluster que debe ser tenido en cuenta por la forma de llevar adelante una actividad con mucha historia, en el cual el esfuerzo en conjunto entre el sector privado, los organismos de investigación y los gobiernos provinciales y nacionales con sus diferentes áreas productivas y de control fitosanitarios, permitieron acceder a mercados internacionales.

Europa y los países de similar restricciones cuarentenarias ya conocen al limón tucumano, y todo el trabajo que viene por atrás del fruto que llega a las góndolas de esos países, y la frutilla del postre de esta campaña que es el reenvío de limones a EEUU, país al cual ya llegaron casi la mitad de los contenedores, hasta el momento enviados, y que se abrieron sin presentar problemas fitosanitarios. Todo esto es un ejemplo del esfuerzo público-privado de gran eficiencia que se desarrolló durante mucho tiempo, donde trabajaron cosecheros, embaladores, productores, empresarios, investigadores, funcionarios públicos de diversa índole y muchas otras personas que, mancomunadamente, lograron poner a la citricultura provincial y regional en un pedestal. Todo este esfuerzo debe ser mantenido en el tiempo. El objetivo es seguir aumentando los mercados consumidores, logro que podrá ser mejorado cumpliendo con los estándares de calidad y sanidad que tanto esfuerzo se puso para lograrlo.

Siempre, desde esta columna de opinión, dijimos que se debe cuidar “la gallina de los huevos de oro” que son las plantaciones cítricas y todo el know-how que todo ello conlleva, y para ello, la citricultura regional debe ser protegida de las adversidades que pudieran perjudicarla. Muchas plagas y enfermedades siempre estuvieron presentes, y la naturaleza y los errores humanos se encargan de que aparezcan nuevas perjudicando diferentes producciones.

Contra el HLB

Hoy, el desafío es evitar que el HLB, que se sigue expandiendo en el mundo por zonas citrícolas y que apareció con fuerza en Misiones y Corrientes, a la que se suman provincias como Chaco, Formosa y Santiago del Estero, que se encuentran bajo un plan de contingencia, siga avanzando e ingrese a nuestra zona citrícola. Para ello, es muy importante la prevención como la herramienta fundamental para ser victoriosos en la lucha contra el HLB, a lo que se debe sumar la detección temprana del vector y de la enfermedad, a través del monitoreo en todas las áreas citrícolas y adyacencias, a la que se debe agregar también el compromiso de la sociedad en su conjunto de cumplir con todas las normativas vigentes. Por suerte, todos los involucrados en la actividad citrícola regional entienden que la lucha debe ser sin cuartel, ya que es grave el panorama en cuanto al avance del HLB en el mundo y en nuestro país. Debemos entender que sin la participación responsable de productores, empacadores, comercializadores, organismos, escuelas, la Nación, provinciales y municipios, pero por sobre todo los ciudadanos, no podremos frenar la enfermedad y evitar las graves consecuencias que puede acarrear a la segunda actividad agroproductiva de Tucumán.

Comentarios