Los limones ya se venden en Estados Unidos

El primer cargamento enviado, de tres contenedores con fruta fresca de Tucumán, superó todos los controles aduaneros y fitosanitarios en el puerto de Filadelfia, y desde allí siguieron camino hacia las góndolas de los supermercados del país del Norte. El regreso demoró 17 años, pero pudo lograrse gracias al trabajo mancomunado entre Estado y sector privado.

12 May 2018
1

> REPORTE RURAL

Finalmente, y después de esperar 17 años, el limón tucumano llegó a los Estados Unidos de América con los primeros tres contenedores que desembarcaron en el puerto de Filadelfia, y que pasaron todas las inspecciones fitosanitarias para ser distribuidos en los mercados de la costa este del país del Norte. Se cumplió con todo lo dispuesto por el Aphis y el Senasa en el Plan de Trabajo, para preparar las quintas y los empaques, como así también las diferentes labores que se deben hacer en la fruta para ponerla en condiciones de ser exportada a los EEUU.

Esta es una buena noticia que debe ser festejada por todo el sector, ya que muestra que trabajar juntos ayuda a conquistar el objetivo trazado.

Es importante destacar que la decisión del gobierno de Estados Unidos de comprar nuevamente citrus tucumano, hizo que el sector productivo y las autoridades provinciales y nacionales aunaran los esfuerzos necesarios para lograr el objetivo buscado, trabajando codo a codo para lograr cumplir con todas las requisitorias que dispuso en su momento el Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA/Aphis, por sus siglas en inglés).

A lo largo de varios años, el ente de control fitosanitario estadounidense revisó con rigor las prácticas de producción y empaque de cítricos de Argentina, y determinó que los limones podían ser importados con seguridad. Y el desembarco y la apertura de los contenedores en el puerto de destino confirman se trabajó como se debía.

Ya llegaron y pasaron la barrera de control los primeros tres contenedores, y ya va en camino un número que ronda unos 60 contenedores más, que deben superar los mismos controles.

Además, las lluvias que paralizaron momentáneamente la cosecha en las quintas limoneras y los trabajos en los empaques ya cesaron, por lo que nuevamente se verificará que los movimientos de cosecha y empaque recomenzarán para seguir enviando fruta, no solo a EEUU, sino también a los mercados europeos y a los mercados con similares restricciones cuarentenarias.

Desde esta columna siempre destacamos que el objetivo logrado es sumamente importante para toda la provincia, principalmente para la actividad citrícola en general, ya que los estándares de calidad y sanidad solicitados por los EEUU son muy exigentes, lo que permite al sector poder negociar y acceder a mercados similares en exigencias fitosanitarias y de calidad.

Esfuerzo conjunto

El esfuerzo realizado es claro, ya que la primera llegada del limón al país del norte no fue fácil. Fueron más de seis años de negociaciones entre Argentina y Estados Unidos, logrando abrir el mercado en 2000. No obstante, luego de las exportaciones de 2001, una decisión judicial suspendió el proceso. En esa campaña se enviaron 7.400 tn de fruta, mientras que en 2001 se pasó a 20.000 tn, y finalmente vino el cierre con la presión de los citricultores estadounidenses. Pasaron 17 años de nuevas negociaciones y diálogos permanentes, y se logró la tan ansiada reapertura debido al resultado de un trabajo conjunto de varias sectores relacionados con la producción citrícola nacional, teniendo por un lado a la Estación Experimental Agrícola (Eeaoc); a los ministerios de Producción y Agroindustria provincial y nacional, respectivamente; a la Cancillería, a las cámaras del sector y a la embajada argentina en Washington.

Sin duda que fue determinante la considerable mejoría de las relaciones entre ambos países, materializada durante el actual gobierno.

La Estación Experimental Obispo Colombres cumplió y cumple un rol de excelencia, ya que actúa como un Organismo Técnico que da sustentabilidad a todo este proceso que se desarrolló durante muchos años de investigación, y que se afianza con el envío de fruta que se logró esta semana que pasó.

También es importante destacar el trabajo realizado por el Senasa, ya que con su labor no hubiera sido posible ingresar a ese país, con todos los trabajos referidos a fiscalización y certificación que se deben cumplir para lograr llegar a EEUU.

Todo el esfuerzo realizado no debe aflojar, ya que los requerimientos de sanidad y calidad son permanentes, por lo que el trabajo en quintas y empaques deben seguir el camino de cumplir con los requisitos y los controles, para asegurar que la fruta que llega a los mercados estadounidenses, europeos, rusos y otros mercados, es de calidad, y sobre todo sana.

Estados Unidos fue una meta que requirió mucho sacrificio y trabajo en conjunto, y el objetivo fue alcanzado.

Solo se espera que se siga en ese camino y que los mercados puedan afianzarse y crecer, pero para ello no debe descuidarse todo lo que se hizo.

Comentarios