La lucha contra el HLB debe ser sin descanso

Cosecheros, embaladores, productores, empresarios, investigadores, funcionarios públicos y muchos particulares trabajaron mancomunadamente para que el limón de Tucumán volviera a estar en la cúspide de los mercados mundiales con la vuelta a EEUU. Esta debe ser la base para luchar contra plagas y enfermedades, en especial contra el HLB.

28 Abr 2018
1

›› REPORTE RURAL
Cosecheros, embaladores, productores, empresarios, investigadores, funcionarios públicos y muchos particulares trabajaron mancomunadamente para que el limón de Tucumán volviera a estar en la cúspide de los mercados mundiales con la vuelta a EEUU. Esta debe ser la base para luchar contra plagas y enfermedades, en especial contra el HLB.
›› REPORTE RURAL

Después de los acontecimientos de la semana pasada, seguramente los tucumanos, especialmente el sector citrícola, mantendrá en sus retinas todo lo sucedido con la visita del presidente, Mauricio Macri, en la que participó del primer reenvío de limones a EEUU, a la inauguración oficial de las obras de mejoramiento del puesto fitosanitario de La Florida y la segunda reunión de la Mesa de Competitividad Citrícola.

Como lo dijimos la semana pasada, esto debe ser un ejemplo del esfuerzo público-privado eficiente que se desarrolló durante mucho tiempo, en el cual trabajaron cosecheros, embaladores, productores, empresarios, investigadores, funcionarios públicos de diversa índole, y muchas otras personas que mancomunadamente lograron poner a la citricultura provincial y regional en un pedestal. Ese lugar sigue siendo mantenido en el tiempo, y el objetivo es seguir en ese lugar aumentando los mercados consumidores, logro que podrá ser mantenido y mejorado cumpliendo con los estándares de calidad y sanidad que tanto esfuerzo se puso para lograrlo.

Es por ello importante seguir repitiendo, sin importar que esto lleve al hartazgo, que la citricultura regional debe ser protegida de las adversidades que pudieran perjudicarla.

Plagas y enfermedades siempre estuvieron presentes, y la naturaleza y los errores humanos se encargan de que nuevos ataques aparezcan perjudicando diferentes producciones.

Prevención

Hace un tiempo atrás decíamos, en esta columna, que las plagas de Egipto estaban apareciendo nuevamente en la región del NOA con la llegada de langostas, de la polilla de la vid y de focos traspatio de la bacteria HLB en Formosa, Chaco y Santiago del Estero, plantas que fueron erradicadas implementándose un plan de contingencia para monitorear y controlar esta peligrosa enfermedad de los cítricos. A raíz de este acontecimiento fitosanitario, es necesario seguir repitiendo hasta el cansancio, sobre todo después de lo sucedido la semana pasada, que si el HLB ingresa a la región y si no estamos preparados para combatirlo como corresponde, todos los logros realizados hasta el momento en la citricultura habrán sido en vano.

La prevención y evitar que ingrese es la herramienta fundamental para salir victoriosos en la lucha contra el HLB, y el compromiso de la sociedad 
-en su conjunto- de cumplir con todas las normativas, son las diferentes piezas de este engranaje para lograr ese objetivo.

Si se logra que no ingrese, todo bárbaro, y si llega a aparecer que se actué rápidamente, que se individualice la planta y que se accione en consecuencia.

No debemos claudicar nunca en afirmar que, ante todos estos fenómenos biológicos que se vienen, las autoridades fitosanitarias nacionales y provinciales deben abrir los ojos, al igual que el sector productivo y la sociedad toda, y entender que haciendo lo que debemos hacer permitirá tener una lucha exitosa contra esta enfermedad.

Por suerte, todo parece indicar que para enfrentar esta calamidad los sectores están reuniéndose y planificando diferentes estrategias, en conjunto, para lograr mitigar los efectos ya causados, pero sobre todo para prevenir que la enfermedad prospere y avance aún más en las zonas afectadas (NEA), o peor aún colonicen las que todavía se encuentran libres de este flagelo (NOA).

Un aspecto es que todos en la región entienden que la lucha debe ser sin cuartel, ya que el panorama en cuanto al avance del HLB en el mundo y en nuestro país es grave, y todo lo que hicieron en países como Brasil, México y EEUU, entre los más importantes, de nada sirvió para evitar su ingreso y propagación.

Es esperable que el estado y el sector acompañen todo lo que se disponga en las reuniones técnicas conjuntas, entre todos los que hoy trabajan contra esta temible enfermedad.

Las normas fitosanitarias existen, deben ser aplicadas, pero sobre todo cumplidas por todos los productores.

Monitoreos

No debemos olvidarnos de las plantas cítricas de traspatio y de todas las calles y plazas de nuestra provincia, que pueden ser algún día contagiadas por la enfermedad y ser una fuente de inóculo muy grande, por lo que deben ser también monitoreadas conjuntamente con las que están en producción y que ingresen a un plan fitosanitario para que el vector, si aparece, no prospere.

Todos debemos entender que sin la participación responsable y conjunto de productores, empacadores, comercializadores, organismos provinciales, el Estado Nacional, los provinciales y municipales, pero por sobre todo los ciudadanos, nada será suficiente para evitar que la enfermedad siga apareciendo y se propague. Evitemos su ingreso.

Comentarios