Junto a los túneles proyectan un polo científico y cultural

Es el plan para recuperar el espacio de Marco Avellaneda, entre San Juan y Mendoza. La postura de la Dirección de Patrimonio.

15 Abr 2018

Llueve finito y llegó un frío repentino. ¿Será por eso que las veredas están desoladas? Apenas se encontraban algunos caminantes apurados bajo oscuros paraguas. “Siempre hay poca gente. A esta zona le falta vida”, reflexionó Ana María Lloren, que sacó el carrito de compras y se dirigió al almacén más cercano. Y recordó que cuando existía el Centro Cultural Juan B. Terán, en los galpones ubicados frente a su casa, en la calle Marco Avellaneda, se veían jóvenes y artesanos; había movimiento. Ahora sólo hay peligros debido a los constantes asaltos y una calle desierta. Son dos cuadras, entre Mendoza y San Juan, en las que pocos vecinos que asoman la nariz para hablar del tema. Sin embargo, hay planes para que esas propiedades que administra el Belgrano Cargas, y que hoy están vacías, encuentran utilidad. En ello estarán involucrados el Conicet/UNT y la Secretaría de Innovación y Desarrollo Tecnológico de la Provincia.

Hasta hace un mes, en la zona del galpón ubicado en Marco Avellaneda y San Juan funcionaba un estacionamiento clandestino. También se empleaba como salón de fiestas o para negocio de venta de fuegos artificiales. Pero quienes hacían uso ilegal de esas instalaciones fueron desalojados semanas atrás. “Cuando los empezaron a desalojar se atrincheraron y destrozaron la propiedad por dentro. Desde hace un mes que no hay nadie y cuidamos el sector las 24 horas para que no vuelvan a ocuparlo”, explicó un custodio de una empresa privada de seguridad.

Federico Gramajo, que trabaja en esa cuadra, comentó que ahora es difícil encontrar dónde estacionar, y que el tráfico se ha saturado por esa misma razón. Aseveró también que de tarde/noche “se pone feo”, está oscuro y pocos se animan a transitar por esas veredas.

A punto

Pero varios ojos han puesto su interés en ese sector, que no es céntrico pero tampoco está fuera de las cuatro avenidas, lo que le otorga una cualidad positiva para la accesibilidad: es posible evitar lo más denso del tránsito para llegar. El Belgrano Cargas confirmó que están cerrando un acuerdo para que los galpones de Marco Avellaneda, entre San Juan y Córdoba, sean usados por el Conicet-Tucumán.

“Administramos esas propiedades que son de la Nación porque están en nuestra concesión. Nuestra responsabilidad es que esos predios estén afectados a operaciones. Y si no lo están, necesitamos que su estado se mantenga de la mejor manera. Por eso hacemos este tipo de acuerdos. Ahora estamos cerrando con el Conicet”, sostuvo Carlos Funes, gerente de Relaciones Institucionales y Comunicaciones de la empresa.

Elisa Colombo, directora del Conicet Tucumán, confirmó que están en tratativas para que en ese lugar se instalen la sede Central del CCT Conicet y un museo de Ciencia y Técnica, motorizado entre la Provincia, la Universidad Nacional de Tucumán y el Conicet. “Estamos desarrollando varias ideas, pero nada se ha concretado aún. Estamos en proceso ‘de’”, le dijo Colombo a LA GACETA. Agregó que es un lindo lugar de la ciudad (“no tan céntrico, pero dentro de las cuatro avenidas”), accesible, con posibilidad de estacionamiento propio y espacios verdes ideales para disfrutar en familia.

Mariano Garmendia, secretario de Innovación y Desarrollo Tecnológico de la Provincia, corroboró que están en la primera etapa de conversación con el Belgrano Cargas, pero que sí puede confirmar que a la Provincia le interesa desarrollar un nodo tecnológico allí. “Demostramos la intención de hacerlo, de tener una unidad articulada. Ahora queda encarar el proceso legal y técnico para después poder trabajar allí, elaborar un proyecto serio con arquitectos e ingenieros y luego buscar la inversión. No son pasos que se definen en un día. Estamos esperanzados de que se pueda hacer”, detalló el funcionario provincial.

El ex Centro Cultural

Sobre el otro sector, el que está ubicado al 200 de Marco Avellaneda, Funes precisó que el año pasado le dieron la cesión a la Municipalidad de la capital por un período de tres años. “El Ente de Cultura nos pidió ese espacio si la Municipalidad no hace nada”, añadió.

En esa propiedad funcionaba el Centro Cultural Juan B. Terán, inaugurado en 1999 durante la gobernación de Antonio Bussi. Hoy el edificio está vacío y un sector luce en ruinas: de a pedazos se va cayendo el ala sur del galpón, donde a veces duermen personas, que hasta hacen fogatas. Por su estado, cuesta creer que se trate de un edificio incluido en el listado del Patrimonio Cultural.

“El grado de autenticidad de cada uno de los elementos arquitectónicos que lo componen hacen del conjunto un valioso registro de la historia constructiva ferroviaria”. Ese es un fragmento de la resolución que incluye a esas propiedades (los galpones, la estación central y la casa del jefe de estación) en el mencionado listado.

Pero aunque el Belgrano Cargas sostiene que los galpones de Marco Avellaneda al 200 fueron cedidos el año pasado al municipio, la Dirección de Patrimonio indica que están bajo la órbita del Ente de Cultura. Explican que esto es así desde 1999, cuando el Ente Nacional de Administración de Bienes Ferroviarios cedió a la Provincia el predio en el que se encuentra el Centro Cultural Juan B. Terán. En agosto de ese año se establece por decreto N° 15 que el Juan B. Terán pasaba a depender de la Secretaría de Cultura, hoy Ente Cultural.

Mercedes Aguirre, directora de Patrimonio de la Provincia, indicó que en 2009 la secretaría de Obras Públicas de la Provincia pidió la autorización para construir El Paseo del Bicentenario (el sector donde están los puentes y túneles).

“En ese tema intervino la Comisión de Patrimonio, ya que el edificio figura en el listado de edificios patrimoniales de la provincia. Luego se armó un dictamen para que una vez concluidas las obras la propiedad fuera restituida al Ente. Eso ocurrió en diciembre de 2017”, detalló Aguirre. Y agregó que actualmente están trabajando sobre cómo rearmarán el Centro Cultural Juan B. Terán.

El municipio
Un tercer proyecto en carpeta
La Municipalidad de la capital no contradijo las posturas de Aguirre y de Funes. Fue Walter Berarducci, secretario de Gobierno, quien especificó que sí están elaborando un proyecto para que en un futuro próximo funcionen en ese espacio oficinas de Defensa Civil Municipal, pero sin tocar el Centro Cultural Juan B. Terán. “No hubo intervención aún, ni por dentro ni por fuera. Estamos trabajando en el proyecto de mejoramiento. De todas formas, si el Ente de Cultura tiene estudiado otro fin para ese lugar, lo respetaremos y trabajaremos en forma conjunta”, comentó el funcionario.
-  Los galpones de Marco Avellaneda son parte de la estructura de la antigua estación del Ferrocarril Central Córdoba. Ese edificio fue construido en 1875 por el arquitecto Clodomiro Hileret, quien se encontraba al servicio del ingeniero italiano José Telfener, concesionario de la construcción del Central Córdoba en Tucumán.
- El 25 de mayo de 1999 se inauguró el Centro Cultural Juan B. Terán, y fue una de las obras más importantes de la remodelación ferrourbanística que se desarrolló en esa época en los predios de la vieja estación.
- En 2002 había otro destino para los galpones ubicados en Marco Avellaneda, entre San Juan y Córdoba. Iba a abrirse un centro comercial, al que en esa época apodaban “el shopping de los pobres”, pero el nombre oficial era “Nuevo Mercado de Pulgas”. El proyecto era de la Asociación civil “Nuevo Abasto”, y contaba con el aval de la Provincia y del municipio.

> El municipio
Un tercer proyecto en carpeta

La Municipalidad de la capital no contradijo las posturas de Aguirre y de Funes. Fue Walter Berarducci, secretario de Gobierno, quien especificó que sí están elaborando un proyecto para que en un futuro próximo funcionen en ese espacio oficinas de Defensa Civil Municipal, pero sin tocar el Centro Cultural Juan B. Terán. “No hubo intervención aún, ni por dentro ni por fuera. Estamos trabajando en el proyecto de mejoramiento. De todas formas, si el Ente de Cultura tiene estudiado otro fin para ese lugar, lo respetaremos y trabajaremos en forma conjunta”, comentó el funcionario.

La inauguración y el "shopping de los pobres"

-  Los galpones de Marco Avellaneda son parte de la estructura de la antigua estación del Ferrocarril Central Córdoba. Ese edificio fue construido en 1875 por el arquitecto Clodomiro Hileret, quien se encontraba al servicio del ingeniero italiano José Telfener, concesionario de la construcción del Central Córdoba en Tucumán.
- El 25 de mayo de 1999 se inauguró el Centro Cultural Juan B. Terán, y fue una de las obras más importantes de la remodelación ferrourbanística que se desarrolló en esa época en los predios de la vieja estación.
- En 2002 había otro destino para los galpones ubicados en Marco Avellaneda, entre San Juan y Córdoba. Iba a abrirse un centro comercial, al que en esa época apodaban “el shopping de los pobres”, pero el nombre oficial era “Nuevo Mercado de Pulgas”. El proyecto era de la Asociación civil “Nuevo Abasto”, y contaba con el aval de la Provincia y del municipio.

Comentarios