Cartas de lectores

21 Mar 2018
1

CAMINO A LAS ESTANCIAS

Voy a insistir sobre un problema que ya peina canas. En la década de los años ‘70, se rescindió el contrato a la empresa que había ganado la licitación para hacer el dique Potrero del Clavillo y su respectivo camino que uniría Tucumán -pasando por Concepción- con Las Estancias (Catamarca). Este tramo de ruta -desde siempre en pésimas condiciones- es sumamente importante, porque desde las Estancias, bajando hacia Andalgalá, luego Belén, Tinogasta y Fiambalá, ya estamos en la puerta del Paso de San Francisco por el camino más corto. El paso -completamente pavimentado- es una conexión directa con Chile. Esto permitiría al NOA comercializar no sólo con el país vecino, sino con China y Japón (a través del Océano Pacífico). Además, la construcción del dique hubiera evitado, mayormente, las inundaciones que siempre aquejan al sur Tucumán. Desde entonces todo quedó en el olvido, así como los distintos proyectos para realizar la obra que luego surgieron. De ese modo se atrasó 40 años al NOA. Por otra parte, quiero referirme nuevamente al camino que une Concepción con Las Estancias, por otro motivo y sumamente grave. Antiguamente era la ruta provincial 365. Hoy es la ruta nacional 65, que está en pésimas condiciones. La Cuesta del Clavillo quedó en un estado calamitoso después del alud que se abatió sobre ella hace pocos años y produjo 60 cortes. Los cerros -antes con una vegetación tupida que los afirmaba- quedaron en muchas partes desnudos, sin esa protección de árboles. Entonces, cada vez que llueve un poco más de lo común, se producen derrumbes de enormes piedras y lodo sobre el camino, en las zonas desprotegidas del cerro, que son muchas. Otro agravante: la cosecha de papa semilla que se cultiva en el Campo del Pucará, se realiza entre mediados y fines de febrero, de modo que los camiones paperos descienden con su carga junto con los veraneantes. Y luego está la siembra de la papa para consumo, cuya cosecha es en enero. De modo que el veraneante, que sube en busca de la belleza y paz de Las Estancias en el primer mes del año, debe cruzarse con gran número de camiones paperos (yo me crucé con 10 en un viaje reciente) que bajan con su carga, en un camino angosto, donde en ciertas partes no pasan dos vehículos juntos. Más de una vez, el auto de aquel que sube, debe retroceder hacia el borde del camino, sobre el precipicio mismo, para darle lugar al camión que baja. Esta maniobra es un riesgo enorme para la vida de todos sus pasajeros. Durante el verano, una sobrina subía con su camioneta en medio de una fuerte lluvia y en una curva se encontró con un camión con ¡acoplado! cargado de papas. Demoraron 20 minutos las maniobras para que cada uno pudiese continuar su camino. Eso podría haber sido una trampa mortal. No sé cuál será la solución inmediata, pero hay que buscarla rápidamente; caso contrario tendremos que lamentar tragedias posteriores.

Silvia Neme de Mejail

[email protected]


Barrio Bernel, sin gas

Ya pasaron casi cuatro años. Es una vergüenza que nuestro Barrio Bernel aún siga sin gas, luego de haber pagado la obra del proyecto TYB-16855 (mi caso el 100% en el año 2015). La empresa, que cobró su buen dinero para realizar la obra y poder tener gas en el barrio, realizó menos del 35% de la misma. La obra tenía una duración de seis meses (según contrato). Si mi matemática no falla, creo que están con incumplimiento del contrato. Hace más de un año que no se acercan por el barrio para avanzar con la obra. No puede ser que ante tan evidente la falta de la empresa, no exista acción de Gasnor para este tipo de maniobras. El Enargas también se lleva su parte en la falta de control. Las instituciones son cómplices de las mentiras; hasta puedo creer que no les importa el consumidor; pero si no pagábamos las cuotas estaban encima nuestro. ¿Y ahora? Ya tienen su dinero y nosotros no tenemos el servicio.

Beatriz Ávila

[email protected]


Edificio céntrico en riesgo

En LA GACETA en WhatsApp, se publica una fotografía del edificio céntrico en donde funcionó la Dirección de Rentas, y otros organismos provinciales, en San Martín al 700. Allí se afirma que este edificio requiere una solución urgente. El mismo está en estado de demolición desde hace varios años. Opino que la mejor solución es demoler la pared, que puede caer, ampliar la vereda a 5 metros y en el interior edificar para oficinas públicas. Pero realmente es deprimente y peligroso circular por ese pasadizo.

Rodolfo Dagum

[email protected]


“BASURALES CERO” EN LAS TALITAS

Después de solicitar personalmente durante un mes audiencia con el intendente de Las Talitas, y no conseguirla, nos vemos en la necesidad de hacer público nuestro reclamo. Al comienzo de su gestión, él había anunciado, a través de pintadas y cartelerías, el plan “Basurales Cero”. Hasta ahora no hemos visto ninguna acción tendiente a concretar esa expresión de anhelo. Entendemos que el principal problema de Las Talitas está asociado a la basura. Al oeste del Barrio BGH hay un terreno que es usado como basural, ante la mirada indiferente de las autoridades municipales y vecinos. A este baldío se lo debería acondicionar demarcando espacios para deportes y una caminería. Una ciudad como la nuestra no se puede permitir tener basurales a 50 metros del despacho del Intendente. Este tema comienza por la concientización y la educación para todos: niños, jóvenes y adultos. La familia, la escuela y la ciudad deben construir acuerdos respecto del manejo y disposición de los residuos. Si es un problema de todos, significa que todos debemos colaborar para desterrar esta vergüenza que nos acompaña. Le solicitamos, como máximo responsable, que encare un programa de educación y puesta en marcha de un sistema de control para lograr este anhelado cambio.

Miguel Díaz y otras firmas

B° BGH, manzana “F”, casa 4
Las Talitas


Sin medicación del PAMI

Soy una jubilada de 91 años, que padezco cáncer terminal; no me puedo movilizar por mis propios medios. El 15/12/18, mi obra social PAMI me suspendió la medicación sin explicaciones y me mandó a hacerme estudios tomográficos, radiografías y centellogramas. Llevamos los estudios, pero el médico del PAMI que me atendió, nos informó que estaban rechazados. Nunca nos explicó el motivo, sólo nos dijo que teníamos que repetirlos. Le manifestamos que estaba muy dolorida y que tuviera piedad por mi situación y agilizara el trámite, pero fue insensible ante el pedido. Realizamos los nuevos estudios que me indicaron en el mes de enero, pero también fueron rechazados. La respuesta de este médico fue evasiva e irónica. Nos indicó que debíamos realizar un nuevo centellograma, para ver si me autorizaban la medicación. Recién tendré turno para el 3/4. Mi situación de salud es irreversible y terminal. Hace más de tres meses que estoy sin medicación. Ojalá Dios me dé vida para hacerme el nuevo estudio, sino que sirva mi caso para que otras personas no pasen por este calvario.

Alicia Rosa Morales

Muñecas 2.109
San Miguel de Tucumán

Comentarios