Quedó firme la hipótesis de que el cuerpo de Paulina Lebbos fue "plantado" en Tapia

Por los testimonios aportados por operarios de Vialidad, está prácticamente descartado que cadáver fue arrojado allí el día del homicidio.

20 Mar 2018
1

EN TAPIA. Alberto Lebbos, frente a la gruta que armaron vecinos de Tapia en el lugar en el que hallaron el cuerpo de su hija. ARCHIVO LA GACETA / FOTOS DE JORGE OLMOS SGROSSO

La situación de los imputados por encubrimiento en el crimen de Paulina Lebbos podría complicarse a partir de hoy, ya que quedó firme la hipótesis de que el cuerpo de la joven fue "plantado" en Tapia. La presunción quedó prácticamente confirmada luego de los testimonios brindados por operarios de la Dirección Provincial de Vialidad, que realizaron tareas de desmalezamiento en marzo de 2006.

De los dichos realizados por los operarios tomó fuerza la hipótesis de que no sólo el terreno fue preparado para que se encontrara el cuerpo de la joven estudiante de Ciencias de la Comunicación, sino que habría sido arrojado a la vera de la ruta 341 entre el 9 y el 11 de marzo de 2006. También quedó prácticamente descartado que el cadáver haya sido arrojado allí el mismo día del homicidio, ocurrido el 26 de febrero de ese año.

Según operarios, el cuerpo de Paulina no estaba a la vera de la ruta tres días antes del hallazgo

En la jornada de ayer, el empleado administrativo Lucas Olea indicó que él no advirtió olores extraños ni observó movimiento de vehículos ni rastrillajes policiales que le hayan llamado la atención en esos días. Aseguró que tampoco los trabajadores le manifestaron algo similar. “No vi ningún desplazamiento anormal de vehículos”, aseguró. “Como lugareño creo que el cuerpo no pudo haber estado allí. Cuando hay animales muertos siempre hay mucho olor y se ven las aves de rapiña sobrevolando”, manifestó.

Los 10 enigmas que plantea el hallazgo del cuerpo de Paulina

Olea señaló que las cuadrillas machetearon ambos lados del camino y que los trabajadores le manifestaron que cortaron el pasto medio metro más allá de la banquina. Los dichos de Olea fueron respaldados por los testimonios de otros compañeros de trabajo como Pablo, José y Roque López.

Las versiones de los testigos tiraron por tierra los dichos que dieron los voceros de la fuerza cuando afirmaron que se habían realizado rastrillajes en esa zona. Además sus dichos tirarían por tierra el trabajo que realizaron los peritos en el lugar. En el expediente consta que el cuerpo de Paulina, según los especialistas, habría sido arrojado entre una y dos semanas antes de que se concretara el hallazgo.

Está previsto que en los próximos días se lleve a cabo en Tapia la reconstrucción de cómo fue del hallazgo del cuerpo de la joven ante numerosas sospechas de que se habría modificado la escena.

En el juicio están imputados por encubrimiento agravado del crimen el ex secretario de Seguridad, Eduardo Di Lella, el ex jefe de Policía, Hugo Sánchez, el ex subjefe de la fuerza, Nicolás Barrera, el ex subjefe de la Regional Norte de la Policía, Héctor Rubén Brito, y el policía retirado Hugo Waldino Rodríguez. Roberto Luis Gómez, en tanto, está acusado de ser el autor material del asesinato de la joven estudiante.

Comentarios