Investigan desde qué distancia recibió Facundo Ferreira el disparo en la nuca

Los familiares de la víctima realizaron una ruidosa marcha exigiendo Justicia. Los allegados de la víctima se reunieron con la fiscala Adriana Giannoni. Negaron que el chico haya participado de un tiroteo.

13 Mar 2018
1

INDIGNADOS. Los familiares de Facundo se quejaron de la investigación y negaron que el chico haya empuñado un arma cuando le dispararon. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

La familia de Facundo Ferreira (la Justicia confirmó ayer que su apellido es ese y no Burgos) asegura que se trata de un caso de “gatillo fácil” y que el niño de 12 años fue ejecutado a menos de 50 centímetros. La Policía desmiente esa versión. Y en Tribunales siguen sumando indicios para descartar esa teoría. En las próximas horas se conocerá un informe clave: la distancia a la que se produjo el tiro que acabó con la vida del menor.

Ayer, Romina Ferreira, la madre de Facundo, se entrevistó con la fiscala Adriana Giannoni, quien se encuentra a cargo de la investigación del caso. Representada por el abogado Emilio Guagnini, de la organización Andhes, le adelantaron a la funcionaria judicial que asumirán la querella de la causa y que solicitarán medidas para confirmar su versión de lo ocurrido.

Un estudio forense de los tejidos de la zona donde ingresó la bala podría aclarar cuál fue la distancia desde la que le dispararon. En principio, de acuerdo con la autopsia, la ausencia de ahumamiento en ese sector indicaría que el disparo fue detonado a más de 50 centímetros.

“La autopsia es importante sobre todo para precisar la distancia del disparo que le dio la muerte a Facundo”, explicó el representante legal de la familia.

“Queremos ver ese informe porque va a describir las causas de la muerte. Es muy importante porque Facundo también tenía tiros de balas de goma en la espalda”, agregó el letrado.

Maley: “los que hablan de un caso de gatillo fácil no tienen información sobre el tema”

Ferreira manifestó que descarta que el tiro que acabó con la vida de su hijo haya sido disparado desde lejos. “Le dispararon desde muy cerca y por eso le dieron un tiro en la nuca”, sostuvo. “En este momento no confío en nadie. La fiscal dijo que los policías actuaron en defensa propia, que hubo un enfrentamiento que se ve en las cámaras”, agregó.

Sobre este punto, su abogado adelantó que pedirá que se examinen varias cámaras de seguridad ubicadas en la zona donde se habría producido el tiroteo entre los motoristas del 911 con un grupo de motociclistas.

“Vamos a pedir la visualización de las cámaras de seguridad, no sólo de la Policía, sino de una Refinor”, indicó Guagnini en referencia a la estación de servicios desde la que habrían salido, según la versión del amigo de Facundo, cuando quedaron en medio del fuego cruzado.

Una tía de Facundo cuestionó la versión de la Policía y afirmó que sufrieron amenazas

El representante de la querella no descartó la posibilidad de que sí se haya registrado un tiroteo detrás de la Terminal de Colectivos, pero aseguró que los chicos no participaron.

“Podría haber habido un enfrentamiento, pero no con Facundo y su amigo. No es algo que pueda confirmar” indicó.

Guagnini también hizo referencia al examen que estableció que había presencia de restos de pólvora en la mano de Facundo. El letrado relativizó el resultado de esa pericia.

Según el subjefe de Policía, está "absolutamente descartado" que Facundo haya sido víctima de gatillo fácil

“Hubo una persecución en la que hubo disparos, pero ellos no participaron. El test de parafina es solamente indicativo. Se está esperando el resultado sobre la ropa y la moto”, señaló.

“Están prendidos todos. ¿Dónde está la pistola? Pedimos que nos muestren las pruebas. La fiscala dijo que están investigando. Entonces que nos muestren las cámaras para que nos quedemos tranquilos”, se quejó Mercedes Ferreira, abuela del chico.

Feinmann, sobre la muerte de chico tucumano baleado por la Policía: "el niño no era un inocentón"

Antes de reunirse con la fiscala, los familiares del chico asesinado marcharon desde el barrio Juan XXIII (“La Bombilla”, donde Facundo vivía), hasta los Tribunales Penales.

“No tenían derecho a matar a mi nieto. Lo que dicen es mentira. ¿Por qué los policías se cubren? Que declaren y den la cara. Sólo pido Justicia. Nosotros no somos delincuentes”, dijo entre lágrimas la abuela de la víctima.

Comentarios