Entró a la cancha a protestar con un arma

12 Mar 2018

El fin de semana estuvo marcado por la violencia en los estadios europeo. En Grecia se produjo un caso insólito: el presidente de Paok ingresó al campo de juego con una pistola en su cintura para reclamarle al árbitro un gol anulado a los 90 minutos del clásico con Aek, que finalizó 0 a 0. En Alemania, hinchas de Hamburgo amenazaron a los jugadores del equipo que está a punto de descender en la Bundesliga. A modo de protesta fueron al entrenamiento y colocaron 11 cruces con la leyenda: “Ha llegado su hora. No se pueden escapar”. El club viene de perder 6 a 0 ante Bayern Munich y está penúltimo en la tabla.

Comentarios