Choferes de autos rurales y “piratas” se quejan por los controles en Concepción

Los conductores de vehículos de alquiler exigen a la Municipalidad que les conceda un espacio donde puedan estacionar. “Lo único que exigimos es que todos respeten las normas”, afirmó el intendente Sánchez (Cambiemos).

12 Mar 2018
1

MENOS TRANSGRESIONES. La Municipalidad de Concepción inició operativos para que los autos rurales no ocasionen caos en el tránsito local. la gaceta / foto de OSVALDO RIPOLL (archivo)

Autos o camionetas estacionados en doble fila, sobre la senda peatonal u obstruyendo la rampa para discapacitados, en esquinas o en otros sectores prohibidos. Ni hablar de las motos que invaden el centro sin respetar las mínimas normas de circulación. Este inquietante cuadro de desorden en el tránsito vehicular castiga desde hace tiempo a Concepción. Y, lejos de ir mejorando, las infracciones recrudecieron en los últimos años por el aumento el parque automotor.

El ingreso de los transportes rurales le imprimió más complicaciones a la problemática. A estos factores se suma la interrupción de la circulación en varias calles (como la San Martín, entre Colón y 25 de Mayo) por obras en ejecución. Por eso, la Municipalidad local resolvió intervenir con mayor firmeza.

“Lo único que exigimos es que se respeten las normas de tránsito vigentes. Es una cuestión vital que tiene que ver con la seguridad de todos, peatones y conductores, y la imagen de una ciudad que progresa, que se moderniza con costosas inversiones en la infraestructura urbanística”, dijo el intendente Roberto Sánchez.

No obstante, admite que el desafío no es sencillo. Y así quedó demostrado cuando el miércoles pasado cientos de transportistas rurales cortaron el tránsito de varias arterias del microcentro porque se les exigió que no estacionaran en doble fila, como lo hacen en calles Presidente Roca, entre Italia y 24 de Setiembre; entre otras. La ciudad estuvo sitiada un par de horas.

“Esta es la única fuente laboral con la que contamos y hay que mantener a nuestra familia. Somos cerca de 100 personas que aspiramos a estar en regla y no molestar a nadie. Pero necesitamos que nos dé un lugar en donde estacionar y así poder desarrollar nuestra tarea”, sostuvo un vocero de los manifestantes que solo se identificó como Roberto, de Villa La Trinidad.

“Si quieren que respetemos las normas de tránsito, nos tienen que dar un espacio adecuado para estacionar”, insistió.

Más protestas

Los también conocidos “piratas” advirtieron que si la Municipalidad insiste en tratar de obstruir el trabajo de ellos, con multas y desalojos, volverán con las protestas.

“Esperemos que el intendente Sánchez nos brinde una solución a la falta de espacio para estacionar”, agregó.

Desde el municipio contestaron las amenazas y explicaron los alcances de los controles. “Con estas medidas no queremos perjudicar a nadie. Lo que se busca es evitar el estacionamiento en doble fila, que se invada la senda peatonal, que se obstruyan las rampas para discapacitados, que se circule sin la documentación, sin las luces reglamentarias, sin el uso de casco, y con escapes libres, entre otras cosas”, explicó Luis Zelarayán, a cargo de la Dirección de Tránsito Municipal.

El funcionario dijo que la Municipalidad invitó a cada referente de las paradas a discutir el problema, pero afirma que los propietarios de los autos rurales se negaron. “Los agentes de tránsito les pidieron que no estacionen en doble fila, nada más. Y sólo eso provocó que salieran a cortar calles. No queremos impedir que trabajen, sino ordenar la ciudad”, afirmó Zelarayán.

“Nuestra decisión es hacer respetar la Ordenanza de Tránsito y con eso no perjudicamos a nadie sino, por el contrario, favorecemos a todos”, recalcó.

Los taxistas, como varios comerciantes, son los que alzaron su voz con mayor vehemencia contra el desorden que generan -principalmente- los “piratas”. Incluso, estos también protagonizaron una protesta hace pocos días. “Estacionan como se les antoja, incluso en esquinas, sin dejar márgenes para maniobras. Pero además algunos trasladan pasajeros dentro del municipio. Es decir que se han convertido en un problema para el tránsito y para nuestro trabajo”, expuso Andrés Díaz.

“La Municipalidad tiene el deber de hacer cumplir las reglas de tránsito con el mayor rigor posible. De lo contrario, el caos que impera en la ciudad empeorará. La proliferación de las motos, que no respetan ninguna norma de circulación, es uno de los mayores problemas a solucionar”, reclamaron los comerciantes del microcentro a autoridades municipales, mediante una nota.

Comentarios