La revalorización de Roca empieza por su casa

La casona donde Julio Argentino Roca vivió sus primeros años de vida luce un estado de abandono y decadencia. Durante un acto en conmemoración por los 120 años de su segunda presidencia, funcionarios de Las Talitas se comprometieron a restaurar el inmueble si es que la Nación lo financia

10 Mar 2018
2

ACTO CONMEMORATIVO. En el estrado, expone Carlos Najar, el intendente de Las Talitas. Por detrás, la casa Roca. la gaceta / fotos de Analía Jaramillo

Dicen que fue su casa natal. Y está en ruinas. Los cimientos de la casona, ubicada en lo que ahora es jurisdicción de Las Talitas, están derruidos como durante muchos años estuvo la figura del prócer que la habitó durante su infancia; el dos veces presidente de la Nación, Julio Argentino Roca. Los vecinos afirman que es punto de encuentro de adictos y los mismos funcionarios admiten que el predio sufrió varios intentos de usurpación. Sin embargo, el destino poco prometedor del inmueble parece empezar a cambiar.

Ayer a las 10.30, en el terreno de calle Lucas Córdoba al 500 del barrio El Colmenar, se realizó un acto en conmemoración de los 120 años del inicio del segundo mandato presidencial del tucumano. En el encuentro, organizado por la fundación Federalismo y Libertad y por la Municipalidad de Las Talitas, disertaron el analista político Rosendo Fraga, y el intendente local, Carlos Najar. En su discurso, el jefe municipal destacó al prócer como un “presidente talitense”, y anunció un proyecto para la recuperación definitiva y puesta en valor de la que alguna vez fuera la finca “El Vizcacheral” de la familia Roca. “Trabajemos juntos para que, además de obtener una placa (ver aparte), tengamos un monumento como se merece la historia de nuestro ex mandatario. Debemos rememorarlo y volver a decir que un talitense, por dos períodos, logró ser Presidente y nos dejó un gran mensaje”, enunció Najar sobre el final de su elocución. Asimismo, por ser el lugar un patrimonio cultural provincial según la Ley n° 7.535, resaltó la intervención de científicos del Conicet (el instituto de investigaciones más importante del país) en las tareas de restauración. Concluido el acto protocolar, la banda del Liceo militar ejecutó marchas castrenses sobre un césped recién cortado.

En diálogo con LA GACETA, Najar repitió en numerosas ocasiones la palabra “articular”. Lo hizo en referencia al trabajo en conjunto entre distintos niveles administrativos que la casa natal de Roca precisa para ser revalorizada. “Al ser declarado patrimonio histórico nacional, pasa a esa órbita. Pero debemos articular porque está dentro de la jurisdicción municipal”, explicó. Y agregó: “nosotros evitamos usurpaciones y mantenemos el espacio verde”. Finalmente, enfatizó que el acto de ayer fue un impulso para que los proyectos de revalorización reciban los recursos necesarios. Carlos García y Arturo Formosa, secretarios municipales de Obras Públicas y de Hacienda respectivamente, también aseveraron que la intendencia enviará un proyecto técnico a la Provincia y a la Nación, pero que el financiamiento depende de esta última.

Fraga, presente en su carácter de presidente de del Instituto de Investigaciones Teniente Julio Argentina Roca, recordó que el de ayer es el primero de una serie de actos conmemorativos que culminarán en enero del año próximo con un abrazo simbólico entre los mandatarios de Argentina y Chile, en la Antártida. “Los talitenses no recuerdan que han tenido un presidente por 12 años. Esto empieza a cambiar”, dijo entusiasmado. El analista consideró que el estado de abandono de la casona responde a los años de cuestionamiento (a los que tachó de anacrónicos) contra el prócer por su protagonismo en la Conquista del Desierto iniciada en 1878. De todos modos, opinó que esa idea se empieza a revertir. “Roca fue el constructor del Estado nacional”, insistió. José Manuel García González, de la Fundación Federalismo y Libertad, dijo que la restauración del inmueble es el puntapié inicial para revalorizar la figura del ex presidente. “Tucumán no es consciente de la fábrica de próceres que fue”, manifestó.

Hacia el mediodía, todos los presentes se retiraron. Por lo pronto, las declaraciones de los funcionarios municipales entraron en contradicción con los dichos de los vecinos, quienes se quejaron por la inseguridad de la zona y por la falta de mantenimiento del predio. “Limpiaron porque vinieron, si no esto es un monte”, afirmaron.

En Esta Nota

Julio Argentino Roca
Comentarios