Las trabas para exportar limitan la competitividad

Se deben impulsar más acuerdos comerciales y bajar la carga impositiva.

10 Mar 2018

BUENOS AIRES.- La competitividad es un tema que obsesiona al sector agrícola desde siempre. En el Congreso de Aapresid 2017, Nicole Pisani, de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA), realizó un análisis de los principales indicadores y factores, tranqueras adentro y tranqueras afuera, que hacen a la inserción de los productos argentinos en los mercados globales.

“Argentina se encuentra en el puesto 15 de exportadores de alimentos y posee el 2% del mercado, pero según el Foro Económico Mundial está en el puesto 104 de competitividad”, afirmó la analista en el comienzo de su disertación, y destacó que la Argentina está exportando básicamente commodities con muy bajo valor agregado.

Entre las razones por las que el país se encuentra en un puesto tan bajo de competitividad está el bajo índice de inserción en el mercado internacional, que según FADA se debe a trabas burocráticas a la hora de exportar y pocos acuerdos comerciales. “Otro factor que traba la inserción es el marco regulatorio”, dijo la representante de FADA, y añadió que en materia de calidad institucional, el Foro Económico Mundial pone a la Argentina en el puesto número 130.

Luego, Pisani se enfocó en los factores internos que le quitan competitividad a la producción de alimentos, entre los cuales destacó la inflación, los altos costos y la presión impositiva.

“Según el último índice FADA, el 74% de la renta agropecuaria se la queda el Estado”, remarcó.

Y luego ilustró la composición de los costos locales: el 45% son productivos, el 17% son impositivos y el 38% son comerciales. “Hay un alto nivel de gastos tranqueras afuera. El sector de alimentos es competitivo frente a otros sectores de la economía, pero la Argentina no lo es en el mundo”, dijo.

El traslado

En este sentido, uno de los factores muy conocidos por todo el sector es el alto costo del transporte interno. Según los datos de FADA, trasladar granos 1.000 km en camión adentro del país sale U$S 60 por tonelada, mientras que llevarlos en barco 20.000 km hasta china cuesta U$S 39 por tonelada.

Los costos internos de transporte son mucho mayores que los de competidores como Estados Unidos y Brasil, y como afirmó Pisani, el peso de los impuestos y el flete también inciden en los precios de la canasta básica a nivel local.

Según la analista, en el precio final del pan, el 28% son impuestos y el 2% fletes, y en el precio de la leche el 23,5% son impuestos y el 9,2% corresponde a fletes.

Sobre el final, entre los puntos por modificar para darle mayor competitividad al agro argentino, Pisani destacó que se debe mejorar la infraestructura, diversificar la matriz de transporte, fomentar el agregado de valor en origen, reducir los costos logísticos y reducir la carga tributaria.

Comentarios