Pablo VI y Romero ya están en camino a la santidad

El papa Francisco firmó el decreto por el cual se confirmó el segundo milagro que ambos beatos necesitaban para ser canonizados.

08 Mar 2018

Francisco dio su aprobación final a varios procesos de canonización, incluidos el de monseñor Oscar Arnulfo Romero, que fue arzobispo de la ciudad de San Salvador, y de Pablo VI, que lideró la Iglesia católica entre 1963 y 1978.

Los ciudadanos de la República de El Salvador vivieron un momento de gran júbilo cuando el Sumo Pontífice confirmó, a través del decreto del milagro por intercesión, la canonización de monseñor Romero.

Romero fue arzobispo de El Salvador entre 1977 y 1980, un periodo de gran convulsión política y social que desencadenó en una guerra civil. En este contexto, el prelado es reconocido porque se proclamó a favor del respeto por los derechos humanos y en contra de la violencia ejercida tanto por las Fuerzas Armadas como por las guerrillas de izquierda. Esta lucha lo llevó a ser asesinado en plena misa por un grupo paramilitar de extrema derecha, en 1980, como se determinó tiempo después.

Tras una larga investigación, la Comisión de la Verdad de 1993, auspiciada por las Naciones Unidas (ONU), concluyó que Romero fue asesinado el 24 de marzo por un escuadrón de ultraderecha que comandaba Roberto D’Aubuisson, fundador del partido Alianza Republicana (Arena) y presidente de El Salvador durante 20 años consecutivos. A razón de este hecho, el 23 de mayo de 2015 Francisco ordenó su beatificación, porque consideró su asesinato como un acto ejecutado por “odio a la fe”.

“Es un día de gloria para el país, de júbilo y de esperanza. Sin duda, es un regalo y una oportunidad para que el pueblo se una. Considero que es un hecho importante para unirnos en un mensaje de paz ante tanta violencia”, comentó a Télam el cardenal de El Salvador, Gregorio Rosa Chávez.

El Papa peregrino

La historia y vida personal de los futuros santos se entrecruzan. Fue Pablo VI quien nombró a Romero, en 1977, arzobispo de San Salvador. Y ahora Francisco certificó el mismo día el segundo milagro que estos beatos necesitaban para emprender el proceso de canonización.

En el caso de Pablo VI, el milagro alude a Amanda, una niña con problemas de salud que, tras el rezo de su madre en el santuario dedicado a Pablo VI en las Gracias (Italia), logró recuperarse.

Giovanni Battista Montini fue conocido como “el Papa peregrino”, porque fue el primero que visitó los cinco continentes, y es uno de los más reconocidos por Francisco, que ha declarado recientemente que su exhortación apostólica “Evangelli Gaudium”, de 2013, fue fuertemente influenciada por la “Evangelli Nuntiandi” del futuro santo.

Uno de los más reconocidos biógrafos de Montini, el historiador de la comunidad católica San Egidio, Gianni La Bella, planteó a Télam: “el pontificado de Pablo VI fue determinante para la Iglesia contemporánea, porque tuvo una contribución decisiva al profundo proceso de renovación metodológico y de contenidos de la doctrina de la Iglesia de la época del Concilio Vaticano II”.

“Durante toda su vida, Pablo VI buscó reconciliar la escisión entre fe y cultura, estableciendo un diálogo con la modernidad”, argumentó La Bella, autor de la obra “El humanismo de Pablo VI”.

Fecha de beatificación

Según informaron fuentes consultadas por la agencia Télam, Romero podría ser canonizado en El Vaticano junto con el papa Pablo VI en octubre.

La fecha de la canonización se definirá a mediados de mayo y podría hacerse durante el Sínodo de Obispos dedicado a los jóvenes, que tendrá lugar en Roma del 3 al 28 de octubre.

No obstante, en el caso de Romero también se baraja la posibilidad de una ceremonia en El Salvador o en Panamá para enero de 2019, cuando el papa Francisco viaje al país para participar de la Jornada Mundial de la Juventud.

Comentarios