La Municipalidad justificó la tala de dos árboles en Marcos Paz al 400: estaban en malas condiciones

Los ejemplares de siempreverdes constituían un riesgo para los vecinos, enfatizó un funcionario de Espacios Verdes.

07 Mar 2018
1

EN CONSTRUCCIÓN. Quedaron dos cuadrados de tierra donde antes se hallaban los siempreverdes de la polémica. LA GACETA / FOTO DE MARÍA RAQUEL SUÁREZ.-

La extracción de dos árboles en Marcos Paz al 400, donde hay una obra en construcción, generó una polémica sobre si era pertinente o no sacar los ejemplares.

Un vecino de la zona había hecho una denuncia por medio de la sección LA GACETA en WhatsApp. El lector cuestionaba que se hubieran quitado esos ejemplares en barrio Norte y reclamaba: “¿quiénes defienden a los ciudadanos de las grandes pérdidas de los árboles de la ciudad?” A su criterio eran dos hermosos ejemplares que se habían restado del arbolado urbano con el único fin de ganar espacio.

LA GACETA se acercó a hablar con los vecinos y también se comunicó con autoridades municipales, que dieron su versión sobre lo ocurrido.

El subdirector municipal de Espacios Verdes, Alberto Rodrigo, informó que el frentista estaba autorizado a sacar los árboles bajo el compromiso de reponer 15 ejemplares a cambio. Aclaró que todo se hizo mediante expediente en las distintas reparticiones que corresponde, y donde se dio el visto bueno a la extracción.

“Se talaron dos siempreverdes y se podó uno de los árboles que estaba cerca de la obra, porque no teníamos autorización de sacarlo. Estos árboles estaban inclinados hacia la calle y representaban un riesgo latente para los transeúntes y para los automovilistas”, sostuvo Rodrigo.

El funcionario añadió que el frentista pagó un canon a cambio de la tala y además debe reponer 15 árboles en el micro o macrocentro de la ciudad, ya sea en parques o plazas, como está establecido en las ordenanzas.

Causa de accidente

Los obreros de la construcción comentaron que los árboles se veían bien por fuera pero que estaban podridos por dentro, hecho que comprobaron cuando extrajeron las raíces de los ejemplares, luego de que una cuadrilla municipal los taló.

Carlos Ibarra trabaja de cuidacoches en esa cuadra y opinó que era necesario cortarlos porque los árboles no estaban en buen estado.

Adriana, empleada en la recepción de una clínica en diagonal a la obra, explicó: “esos árboles deben tener como 20 años. Y tenían que ser sacados porque estaban huecos por dentro. Yo siempre estaciono el auto al frente y hace siete años cayó una rama y me destrozó el parabrisas delantero y el capó. Encima el seguro no me cubrió el daño. Me parece perfecto que los hayan sacado para que no suceda otro accidente”.

Comentarios