Derriban dos árboles en Barrio Norte

06 Mar 2018

Caminando por Marcos Paz al 400, un vecino de la zona descubrió que dos hermosos árboles (siempreverdes) acababan de morir bajo la piqueta de una obra en construcción. Luego de talarlos, los trabajadores particulares procedían a sacarlos de raíz. “¿Quién podría defender a los ciudadanos de esta grave pérdida de árboles que sufre nuestra ciudad?”, se preguntó, y añadió que en cualquier punto de Tucumán el panorama se repite, por lo general, en propiedades donde se encara una construcción nueva y “para ganar espacio o para darle otra funcionalidad al frente, lo único que saben hacer es derribar los árboles”. Por ello, este vecino reclama que las autoridades controlen y cuiden los árboles que hay y brindan sombra.

AGUA CONTAMINADA CERCA DEL HOSPITAL AVELLANEDA

Una usuaria del servicio urbano de transporte de pasajeros se quejó porque en la parada de Siria y México se formó una laguna de aguas cloacales. Señala que la mayoría de quienes esperan allí los colectivos son pacientes del Hospital Avellaneda, por lo que requiere que las autoridades responsables, ya sea la SAT o la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, se presenten y subsanen la pérdida, que no sólo contamina el medio ambiente, sino que ofrece una mala imagen de un espacio tan cercano al centro hospitalario.

UN VIEJO ÁRBOL PUEDE CAERSE EN AVENIDA AVELLANEDA AL 300

Un vecino solicita la intervención de las autoridades de Espacios Verdes de la Municipalidad para que extraigan un viejo árbol ubicado en avenida Avellaneda al 300, porque está muy inclinado y corre el riesgo de precipitarse a tierra, como ya ocurrió en la zona con otros ejemplares similares. Afirma que quienes por allí transitan, ya sean peatones o conductores de motos, autos y bicicletas, “corren riesgo de vida porque el árbol puede caerse en cualquier momento”. Además, recuerda que en esa cuadra hay consultorios médicos a los que concurren madres con sus niños, por lo que considera que el viejo ejemplar debe ser erradicado con urgencia.

UNA CALLE ROTA LOS DEJARÁ SIN COLECTIVOS

Un vecino del barrio Altos del Manantial, manzana A (altura San Martín al 2.000), denuncia el abandono en que está sumida la zona, totalmente olvidada por la comuna rural de El Manantial. Afirma que la recolección de residuos se realiza cada 10 días, aproximadamente, por lo que en las esquinas se amontonan las bolsas con los residuos, de las que emanan olores nauseabundos. Este panorama se complica con la falta de limpieza de varios lotes vacíos y/o abandonados, donde los yuyales son más altos que cualquier persona y donde se reproducen bichos y alimañas de todo tipo, más restos de obras en construcción que son arrojados con total desaprensión por inescrupulosos vecinos.

UN MATORRAL EN EL BARRIO JUNTO AL PARQUE GUILLERMINA

Un vecino del barrio ubicado entre las calles entre Adolfo de la Vega y pasaje Bologne Sur Mer, junto al parque Guillermina, se queja porque en la misma esquina donde funciona un Centro de Integración Comunitaria (CIC), los pastos y el monte que se formaron impiden vivir con tranquilidad por la gran cantidad de bichos y alimañas que surgen de los matorrales. Además, afirma que el lugar es utilizado por malhechores para esconderse, con lo que se constituye en un punto de inseguridad. Por todo ello, reclama que la Municipalidad capitalina, de la que depende el parque Guillermina, se dedique a cortar el monte que se formó, y a fumigar para eliminar las alimañas que habitan entre los yuyos altos.

LIMPIARON UNA PLAZA Y LA DEJARON PEOR

Después de mucho tiempo, se limpió la plaza que está en calle Las Piedras al 3.400, respondiendo a las quejas formuladas en esta columna. Sin embargo, los vecinos vuelven a quejarse, porque lejos de limpiar el predio, las ramas y yuyos retirados del paseo fueron abandonados en la entrada de dicha plaza (la entrada da al pasaje Lynch 3.400). Afirman que ya transcurrió más de un mes y el problema se agravó, porque ahora los vecinos arrojan todo tipo de basura domiciliaria, habiéndose formado un enorme basural. Insisten con su pedido para que la Municipalidad concurra al lugar y limpie correctamente la plaza y sus inmediaciones.

DENUNCIA UNA PÉRDIDA DE AGUA POTABLE EN BELLA VISTA

Un vecino de la ciudad de Bella Vista, quien vive en la intersección de las calles Laprida y 20 de Junio, detrás del Club Sportivo Bella Vista, reclama porque hace más de dos meses que sufren una pérdida de agua potable que afecta a toda la zona y terminará deteriorando el asfalto. Advierte que, a pesar de los reiterados reclamos dirigidos a las autoridades municipales de Bella Vista y a la delegación de la SAT, hasta el momento el problema no fue subsanado. Por ello vuelve a invocar que intervengan las autoridades responsables para terminar con el derroche de agua potable.

UN BASURAL FRENTE AL CAPS EN RODEO GRANDE

Un poblador se quejó por las pésimas condiciones de limpieza y salubridad que rodean la parada del colectivo de la zona ubicada frente al CAPS (Centro de Atención Primaria de la Salud) en Rodeo Grande, ruta provincial N° 352, Tafí del Valle. Afirma que la basura se amontona porque se ve superada la capacidad de recepción de un contenedor ubicado en el lugar, situación que se agrava por la actitud desinteresada de los vecinos que arrojan sus desechos domiciliarios sin importarles los problemas que generan. Así, reclama la urgente intervención de las autoridades para que el lugar recupere su mejor carta de presentación.

PÉSIMA PAVIMENTACIÓN EN LA CIUDAD DE LULES

Un vecino de Lules se quejó contra el intendente de la ciudad, por lo que considera es una pésima pavimentación que se realizó en varias zonas. Afirma que los trabajos sobre la ruta 301 y sobre la calle Lola Mora no sirven para nada, porque en algunos lugares ni siquiera colocaron ripio, por lo que los barriales son la única vía por donde circular. Este vecino se queja “por el mal uso que se dio a los dineros públicos” y reclama “que el jefe municipal actúe con mayor responsabilidad”.

LA PLAZA HÉROES DE MALVINAS ESTÁ ABANDONADO

Una vecina se mostró indignada por el avanzado estado de abandonado en que se encuentra la plaza Héroes de las Islas Malvinas. Afirma que el paseo público sólo es desmalezado y le cortan el pasto cada 2 de abril, cuando se realiza el acto por el Día del Veterano y de los Caídos en Malvinas. La señora opinó que, en recuerdo de los héroes argentinos que cayeron en defensa de la Patria, las autoridades deberían tener limpio el predio durante todo el año, para permitir también que las familias de la zona puedan gozar del espacio verde y los niños tengan un espacio abierto donde poder jugar libremente.

HAY MÁS BARRO QUE PAVIMENTO EN UNA CALLE DE LAS TALITAS

Un vecino que vive en la calle Fray Mamerto Esquiú, en el Barrio Soeme, en Las Talitas, se queja por el mal estado de dicha arteria. Afirma que cada vez que llueve, la calle tiene un estado deplorable porque, ante la falta de un pavimento rígido adecuado y la sola existencia de un perdido y viejo enripiado, los vehículos, tantos autos como camionetas, terminan enterrados en el barro cuando intentan circular. Comenta que la rotura en la calle también provocó que varios motociclistas, inclusive menores de edad, sufrieran fuertes caídas, algunos con heridas. Aclara que ya hicieron varios reclamos para que el municipio repare la calle, pero se lamenta porque hasta la fecha no consiguieron que los obreros concurran al lugar y rellenen los pozos y emparejen la calzada.

CABALLOS COMEN DE UN BASURAL EN VENEZUELA AL 1.900

En calle Venezuela al 1.900 se formó un verdadero basural al aire libre. Una vecina de la zona comenta que las bolsas con residuos domiciliarios y restos de trabajos de albañilería, se encuentran esparcidos por todos lados, llegando casi a cubrir media calzada. Advierte que esos montículos generan inconvenientes a los automovilistas porque se trata de una calle con doble mano, lo que puede generar accidentes de tránsito. Pero también señala que el problema se agrava porque en el lugar suelen estar atados hasta cinco caballos que se alimentan con los pastos y yuyos que crecen libremente en medio del basural. Completa sus críticas incluyendo a los obreros de una cooperativa que trabaja en la zona, porque sus obreros amontonaron y prendieron fuego a la basura amontonada, para liberar un poco la calle al tránsito. Lamenta que sea “una historia de nunca acabar” y reclama que las autoridades municipales eliminen la suciedad de una vez.

VECINOS DE EL TIMBÓ SUFREN CON CADA TORMENTA

Cada vez que llueve, unas 30 familias de El Timbó quedan inundadas. Viven en el barrio Las Cañitas. Pobladores que conocen el problema se acercaron al lugar llevando bolsas con ropa para que los vecinos afectados puedan recuperar algo de lo que pierden con cada tormenta. Varios vecinos expresaron su preocupación porque en el lugar viven muchos niños, quienes necesitan una importante ayuda social. También dirigen las críticas al personal de la comuna de Los Nogales, porque afirman que los fueron a visitar y nunca los auxiliaron ni con ropa ni con alimentos no perecederos. Y mucho menos con colchones, que se les mojan con cada tormenta.

RÍO NÍO, UN PUEBLO OLVIDADO

Un pueblo olvidado y sin un camino con mínimas condiciones para poder acceder. La queja es de los vecinos de Río Nío, quienes enfrentan graves dificultades para llegar hasta el poblado, o para salir de él, ubicado a unos 60 kilómetros de San Miguel de Tucumán. Afirman que es lamentable el estado del camino enripiado, ya que no existe mantenimiento, por lo que cada vez que llueve se vuelve absolutamente intransitable y nadie puede entrar ni salir, lo que genera serios inconvenientes a todos los habitantes. Por ello, imploran que las autoridades de Vialidad Provincial acondicionen el camino, porque si no quedan totalmente aislados y sin posibilidad de acceder a los sistemas de seguridad y sanidad públicos.

CRÍTICAS AL CAMBIO DE SENTIDO EN MENDOZA AL 900

El nuevo cambio de sentido al tránsito que dispuso en Mendoza al 900 genera críticas contra la Municipalidad. Una conductora elevó su protesta porque afirma que a pesar de las innumerables quejas que se escuchan y se escriben sobre la disposición de Tránsito municipal, “la medida sólo generó, hasta ahora, un colapso permanente en la circulación por la zona, en especial en las calles Catamarca, San Juan, 24 de Septiembre y Marco Avellaneda”. Esta vecina dice que entiende ahora cuál es el origen del caos vehicular, porque advierte que “en la zona funcionan hasta ocho guarderías de vehículos de quienes se dirigen hacia el microcentro de la ciudad”. Y afirma que quienes conducen buscando acceder a esos estacionamientos tienen que dar un rodeo muy grande y terminan congestionando el tránsito, perdiendo mucho tiempo y generando una contaminación ambiental innecesaria. Por eso, afirma que no encontró, hasta ahora, una respuesta que le permita entender el sentido del cambio realizado.

Comentarios