Un “León” para los números

Conocido por sus historias y su afición a las estadísticas, Mario Rodríguez dejó la presidencia de la Comisión de Competencias de la URT luego de casi tres décadas.

05 Mar 2018

A fines de 2017, durante su discurso de agradecimiento tras recibir el Cap de la URT, Daniel Hourcade mencionó a Mario Rodríguez como una de sus mayores influencias y lo definió con simpleza y precisión: “es una institución del rugby tucumano”. No exageraba el entrenador de Los Pumas: ya con 57 años en el rugby, “León” es sinónimo de historia, y de historias. Muchas lo tienen de protagonista, y otras de mero testigo y narrador. Pero también es reconocido por ser, durante muchísimos años, encargado de programar partidos, confeccionar calendarios de competencia y elaborar formatos de torneos como presidente de la Comisión de Competencias de la URT desde 1989. Tras 29 años decidió dar un paso al costado y será reemplazado en su cargo por Maximiliano López. Una decisión que, asegura, no fue provocada, sino que ya venía meditando hacía tiempo.

“Ya desde 2016 tenía intenciones de irme. Sentía que ya se había cumplido un ciclo. No es que ya no me gustaba lo que hacía, por supuesto que sí, pero sentía como que ya lo hacía automáticamente. Y cuando te pasa eso, te tenés que bajar”, explica Rodríguez, que de todos modos aceptó el pedido del nuevo Consejo de quedarse un año más. Si tuviera la oportunidad de volver el tiempo atrás, cambiaría su respuesta.

“El tiempo terminó dándome la razón con eso de que debería haberme ido. El caso de Carlos Cáceres (N. de la R: a causa de un error en el registro de las tarjetas amarillas, el segunda línea de Lawn Tennis jugó dos partidos en los que no estaba habilitado para hacerlo) fue una equivocación nuestra. Nosotros controlamos las amonestaciones desde hace ya muchos años. Y este es el primer error que cometemos. Justamente, porque aflojamos un poco y no prestamos la debida atención. Eso no hizo más que confirmar una decisión que ya había tomado antes”, amplifica Mario.

Por esa misma razón, niega también que su retiro se deba a que la Secretaría Técnica de la URT haya presentado un calendario de competencias alternativo al que elaboró la Comisión de Competencias que él presidía, y que fue el que aprobó el Consejo para 2018. “Para nada. El proyecto que presentó la Secretaría está muy bueno. La principal diferencia es que no contempla el torneo tucumano y destina esas fechas para descanso. Nosotros lo armamos así porque es lo que nos dijeron que estaban pidiendo los clubes: que se jugara un torneo tucumano previo al Regional”, zanja la cuestión Rodríguez.

De todas maneras, cree que no va a tener oportunidad de extrañar su función. “Yo hago esto porque me gusta, y seguramente lo siga haciendo desde mi casa, para no aburrirme. A mí ya me gustaba llevar los números de mi club desde la década del 60. De hecho, todavía guardo las libretitas en las que llevaba los números de los equipos que entrenaba: jugadores, los puntos de cada uno y la campaña del equipo. Por esa afición que tenía, Lisandro Carrizo -histórico presidente de la URT- me pidió a principios de los 70 que me encargue de confeccionar el boletín de la Unión. O sea que tengo bastante más de 29 años en esto, je”, advierte “León” con su típica sonrisa de tipo bonachón.

Por cierto, vale aclarar: a contrario de los que muchos creen, no se llama León. Es sólo la abreviatura del apodo “León de trapo”, que le puso el recordado “Negro” Guzmán, otro gran personaje del rugby tucumano.

Que jueguen todos

Como aficionado a la práctica de llevar estadísticas, Mario se declara enemigo de la chapucería y del ventajismo. “La Unión tiene que meterle en la cabeza a los clubes que hay que ser derechos. Que no busquen sacar ventaja de cuestiones reglamentarias o extrarrugbísticas. La única forma de progresar es con trabajo. Un buen ejemplo es el Natación de hoy. El campeonato que ganó el año pasado se empezó a gestar mucho antes. Hace varios años que ese club viene trabajando a futuro, haciendo las cosas bien, sin volverse loco por ganar. Son muchos los que pusieron su granito de arena para lograr eso”, elogia.

“León” considera fundamental que esa mensaje se enfoque en las divisiones formativas. “Me gusta esa idea de que se hagan más campeonatos para sacarle un poco de la cabeza a los juveniles la locura por ser campeones. Además, estaría bueno exigir que se hagan todos los cambios, y que las listas sean más grandes, para que todos los chicos jueguen, sobre todo en los clubes que más jugadores tienen. Hoy, con la oferta de actividades que hay, el chico que no juega se te va. Prefiere jugar al fútbol, andar en bicicleta o lo que sea. Entonces me parece importante que se tomen medidas para que no jueguen siempre los mismos. Lamentablemente, al 90% de los entrenadores les interesa más ser campeones que formar jugadores”, asegura.

Comentarios