Carta de los lectores

04 Mar 2018
1

LA GACETA / ARCHIVO

“El circo más caro del mundo”

Realmente es muy triste la nota del periodista Federico Türpe del 2/3. Espectacular en su análisis y contenido, pero dolorosa por la realidad que describe. ¿Cuándo van a reaccionar los que gobiernan, los intendentes, los legisladores, los concejales, etcétera, ante la real situación de nuestra sociedad? Los pobres deambulan por las calles juntando basura o pidiendo limosna, y ellos gastan fortunas en globos, pancartas, explosivos, transporte de gente para un acto, pagan a los asistentes y dan comida, etcétera. ¿No tienen vergüenza ? ¿Qué les pasa? La Provincia es un desastre: caminos rotos, suciedad por todos lados, la ciudad ni qué hablar. El tránsito es imposible; las calles rotas y basurales por doquier; los que circulan en moto son los dueños de todo: estacionan y circulan por las veredas, no usan casco, y llevan una, dos y hasta tres personas. Además, no se controla el escape libre, y atronan la ciudad de día y de noche. Los que duermen, que Dios los ayude. ¿Podemos saber el resultado del viaje a Dubai del gobernador y su comitiva? ¿Qué tenemos que ver en Dubai? ¿Cuánto costó ese viaje? El gobernador y el resto de los funcionarios deben recapacitar y modificar esta actitud. A la gente le interesa más que ayuden a los pobres antes que ver actos con bombos y platillos.

Rodolfo Dagum

Avenida Salta 721

San Miguel de Tucumán


Cambiar urgente el libreto

“Recibimos un país en estado de desorganización total, en muchos casos sin papeles, con planes aprobados y pagados por anticipado, que nunca se hicieron, o de los que sólo se hizo un 10%; obras paralizadas, sin controles de ningún tipo; se compraron chatarras en vez de vagones y máquinas para el ferrocarril; pobreza del 29% con más de un millón y medio de indigentes”, etcétera. Esto fue calificado por todos los actuales funcionarios, desde Presidencia hasta el último miembro del gabinete, como “la pesada herencia”. Y todos repiten sin cansarse, “la pesada herencia” . Veamos. ¿Este libreto fue inventado y les fue impuesto por Durán Barba(ro), el “asesor” de Macri, quien desde entonces lo repitió hasta el cansancio en foros internacionales? Dujovne fue tratado (con justicia, por cierto) como mentiroso también en una conferencia internacional. Haciendo memoria (que suele faltarnos a los argentinos), todos los miembros del actual gabinete también fueron funcionarios del anterior gobierno, al que denuestan con saña. Macri fue diputado nacional por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires entre 2005 y 2007, y jefe de Gobierno de ese distrito entre 2007 y 2015. Es decir que estuvo en el Gobierno que hoy alegremente critica, durante ¡10 años! Adentro y durante todo el Gobierno de la señora Cristina, es decir, fue cómplice necesario de los despropósitos que hoy denuncia, y que, por cierto, nunca escuchamos durante esos 10 años. Sin embargo, cuando beneficiaba a su hermano y a su primo con obras en el Gran Buenos Aires tampoco levantó la voz, hasta el punto de que gran parte de la población ni siquiera le conoce estos antecedentes. Ahora bien: ¿por qué tienen que cambiar este libreto? ¡Y deben hacerlo ya! Porque en dos años no lograron alcanzar las metas prometidas durante la campaña preelectoral ¿Alguien puede esperar inversiones en un país que, según ellos, está en ruinas? Excepto los capitales que especulan con las elevadas tasas de interés que se pagan, hasta hoy no se ven inversiones importantes para el desarrollo del agro y de las industrias que necesita esta sociedad cada vez más empobrecida. Estadísticas oficiales muestran que sólo el 4% de la población pudo salir de vacaciones, y la venta de automóviles y motocicletas también alcanza a un muy bajo porcentual de la población, entre otras muchas variables que muestran el estado casi ruinoso con que pintan a la Argentina. La deuda externa ya es impagable. Vuelvo al comienzo: es necesario cambiar el libreto ya, hacer planes que se puedan cumplir, dejar de mentir.

Federico Vázquez

[email protected]


PODER JUDICIAL

Como un ciudadano más, que integra el Poder Judicial desde hace 20 años, en calidad de abogado y funcionario, me tomo la licencia de dirigirme a la sociedad, sobre todo a determinados operadores que se dedican a criticar constantemente, desde la designación de los jueces hasta el propio servicio de Justicia. Sería un necio si no reconozco que falta mucho para brindar un servicio óptimo de Justicia, pero, por otro lado, es mi deber comentar que en lo que se conoce como los Tribunales provinciales, día a día se trabaja, hasta dejar lo mejor de uno, para brindar a la sociedad el mejor servicio posible. El volumen de litigios hace que exista una mora razonable. Pero estimo que debemos ser positivos, no buscar fantasmas donde no los hay. He visto a compañeros judiciales dar la vida con plena vocación, como es el caso del Prosecretario “Lalo” Uro , quien fue asesinado por un ciudadano sobre el que pesaba un pedido de detención. El bien recordado “Lalo” tuvo la mejor intención de hacer de mediador para que esa persona se entregara. Y así puedo comentarles que, bajo la órbita de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán hay distintos magistrados, funcionarios y empleados que día a día damos lo mejor de nosotros por esta vocación de brindar a la ciudadanía equidad en cada uno de los pleitos. Existe un órgano como la Oficina de Violencia Doméstica que logra día a día evitar posibles hechos ilícitos graves. Desde esta se solicitan medidas cautelares diariamente, como exclusiones de hogar o restricciones de acercamiento, para salvaguardar la integridad física de la persona denunciante. Así, desde las cinco vocalías de Corte, las cámaras de todos los fueros, juzgados y defensorías, sin contar con oficinas innovadoras, como ser la de Derechos Humanos. En mi caso particular, di todo de mi parte como funcionario en el Juzgado de Instrucción N°2: en ocasiones no existía horario alguno en lo que se conoce como los “turnos”; muchas veces me desocupé a las 2 de la mañana y el costo de todo ello, sumado a una denuncia inevitable, fue sufrir un infarto cuando tenía tan sólo 40 años. Es por ello que invito a quien lo desee a realizar un recorrido por todos los juzgados y cámaras para que personalmente observe el trabajo a destajo de todos los “judiciales”. Recomiendo la lectura de filósofos como Aristóteles y Santo Tomás de Aquino, y libros como el Evangelio para no prejuzgar, para ser positivos. Caso contrario, estimo que estamos destinados al fracaso: comencemos por pensar que todo se puede y dejar de lado la negatividad, porque es fácil criticar desde cómodos sillones.

Gonzalo Cornet

Corrientes 64

San Miguel de Tucumán


CRECIMIENTO INVISIBLE

¿Qué quiere decir “crecimiento invisible”? Consiste en la emisión furibunda de deuda externa desde la oficina de Luis Caputo, papeles que a su vez son adquiridos en el exterior por el mismo “Luis Caputo y sus Amigos” (es el nombre artístico de esta banda). Los dólares ingresados por esta toma de deuda son comprados por la “Banda de Amigos de Macri” (ese no es el nombre artístico de ninguna banda: son literalmente una banda) y direccionados a la compra de Lebac (papelitos emitidos desde el Banco Central por un bandido que lleva un par de décadas haciendo impunemente de las suyas). En 30 cortos y rápidos días, la banda retira sus jugosas ganancias; vuelven a comprar dólares al eterno bandido del Central y, en cuestión de horas y aún sin entender cómo es posible ganar tantos millones de dólares en tan poco tiempo, La Banda celebra (con los dólares de nuevo en el exterior) y se embriaga en rentabilidad, aceitando los engranajes para que la rueda vuelva a girar. Es invisible para la mayoría (algunos no lo ven por ignorancia; otros, por hipócritas). Es visible para muchos: aquellos que optamos por el camino de la resistencia y la dignidad humana.

Javier Ernesto Guardia Bosñak

[email protected]


El sentido de las calles

Hice la colimba en Tupungato, provincia de Mendoza. Supe disfrutar de sus buenos vinitos pateros y de sus mareadas consecuencias. Los tucumanos, por nuestra parte, somos grandes consumidores. Y si de tomar se trata, tomamos la calle Mendoza, le invitamos unos vinitos regionales, la taponamos con tres cuadras de peatonales, le cambiamos el giro desde Junín (¿para qué?) hacia calle Salta, saturada de líneas de colectivos y tránsito caótico: así son mezclados y derivados cualquier lugar y de contramano. Entonces llegaremos al túnel “subfluvial” bajo los rieles del ferrocarril Mitre, al que, si continuamos con los experimentos, lo tendremos que dar vuelta. ¡Eh, chango! ¡Están “machaos” ustedes! ¡Regresen a la realidad! Devuelvan el sentido o la mano a la Mendoza en toda su extensión, siguiendo líneas de colectivo del boulevard Salta; cambiemos el giro de Crisóstomo y San Lorenzo. Es decir, seamos una ciudad ordenada urbanísticamente, con una calle que va y otra que viene y ya no nos vamos a marear nosotros, ni los turistas que quieren ir a la Casa Histórica y terminan en el Parque 9 de Julio. Seamos criteriosos. Estos cambios no son tan costosos y difíciles. No pretendan inventar el “aujero” al mate. Ya está todo inventado.

Francisco Amable Díaz

Pedro G. Sal 1.180 Barrio 20 de junio

San Miguel de Tucumán


El sendero Velárdez

Con respecto a la nota “Los Misterios del Sendero Velárdez” (23/2), les cuento que es mucho más misterioso de lo que pueden imaginar. Al leer la nota reconocí a la perfección que se trata de las tierras en las que he nacido y donde se encuentran mis raíces, los recuerdos más hermosos de mis abuelos y familia trabajando ese campo. Se trata también de nuestras tierras, que en este momento se encuentran en un juicio demoníaco desde hace 20 años... aún seguimos luchando por lo que de raíz nos pertenece. Soy nieta de doña Petrona Rosa Alderete de Rodríguez, la persona de cuya bondad y hospitalidad no sólo yo puedo dar certeza, sino todos los vecinos y mucha gente del poblado taficeño. Mi abuela dedicó muchos años al cuidado de la Hostería Atahualpa Yupanqui como empleada de esta: esa lucha le costó su salud hasta llevarla a la muerte en agosto de 2015. En este sendero existe un aire distinto... allí hay historias, allí hay vida y recuerdos vivos . De hecho se podrán observar unas plantas añejas que mi abuelo, Juan Viviano Rodríguez, plantó en su niñez y, por la fuerza del amor, que es más fuerte que la mano dura humana, siguen de pie, al igual que el aljibe típico de la época. Ese sendero, como ustedes lo llaman, ¡vive! Vive allí toda la historia de varias generaciones.

Carolina Cabeza

[email protected]


FE DE ERRATAS.

En la edición de ayer, en la página 14 de la sección “Policiales”, se cometió un error involuntario en el texto. Debió decir: “Son Carlos Caramuti, Dante Ibáñez y Rafael Macoritto”. Pedimos disculpas a nuestros lectores.


Brecha y patriotismo

La discusión constante acerca de las facultades y de las prohibiciones que conciernen a los dignatarios públicos en el manejo de sus negocios privados creó de modo artificial una zona de penumbras, que es sólo aparente, pero extendida sobre la necesidad de acudir a la Justicia para dirimir los innumerables casos que se encuentran en dicha zona. Así esperamos los argentinos, respetando el principio de especialidad. El periodismo como cuarto poder, muestra infatigable los casos en los que funcionarios confrontan en sus descaminadas conductas el interés público frente al privado. El cuarto poder brega casi siempre en una u otra rivera de la brecha política nacional. Pero todo machaca en infinita repetición: “El asunto deberá ser resuelto por la Justicia”. A la vez todos somos conscientes que es sólo un facilismo casi inconducente por los mínimos y lentos resultados; como así también que la invocada Diosa de los Ojos Vendados carece de fuerza, organización y de decisión para dar respuestas a tan gran drama nacional. O peor, cuando aún ciega y todo elige instalarse en una de las dos riveras del oprobioso Río de la Grieta. Así las cosas, debemos recordar que más allá de los fallos que se esperamos tan en vano, nuestro destino histórico estará siempre en nuestras propias manos. Los dignatarios públicos deben jurar conforme el artículo 93 de la Constitución nacional y desempeñarse en sus cargos con lealtad y patriotismo. Tal juramente les exige dejar de lado sus intereses y hasta derechos privados, por respetables que fueran. Así lo hicieron los Bernabé Aráoz donando sus bienes a la Patria sin condiciones frente a la Batalla de Tucumán. Pese a los formidables cambios históricos, a fortiori rige el mismo imperativo por que ahora sí somos una nación. Sabemos que no es bueno para la Argentina, ni puede considerarse patriótica la conducta por la cual dignatarios públicos de primer nivel tengan dineros o intereses en sociedades del extranjero, off short o como se denominen, cualquiera sea la rivera en que estén situados. Aunque ello no implique delitos ni deshonestidad. Pero a todas luces, legítimas o no, tales conductas faltan al deber patriótico. No menor la sanción: “Si así no lo hicieran Dios y La Patria os lo demanden”. Nuestros gobernantes deben siempre actuar con abnegado patriotismo, para representar así el honroso triunfo de sus electores y tendrán el respeto de quienes no los votaron. Comprometernos a aplicar siempre esa simple fórmula, nos permitirá avanzar más allá de las oscuras riveras de la grieta y tener el destino histórico que nos legaron los Grandes de la patria.

Comentarios