Libros: de la cancha a la oficina

El trabajo en equipo no está sólo en lo deportivo. A través de los libros, estrategias y arengas son también aplicadas en el mundo empresarial.

04 Mar 2018

Es cuestión de creérsela un poco

Diego Simeone, desde finales de 2011, es el director técnico de Atlético de Madrid, al que volvió siendo uno de sus últimos ídolos.

Su primera relación con el club se dio en 1994, cuando fue fichado como jugador. En su primera temporada como capitán, el “Aleti” estuvo a punto de descender a la segunda categoría del fútbol español. Después de ese episodio, capitaneados por él, los “Colchoneros” consiguieron en 1995/1996 un doblete histórico: en la misma temporada conquistaron la Liga de España y la Copa del Rey. En su regreso como entrenador logró coronarse, en su tercera temporada, campeón de la Liga, quitándole el dominio de nueve años a Barcelona y a Real Madrid. Hoy Atlético de Madrid está segundo en La Liga, cinco punto por debajo de Barcelona, el puntero, y a siete del que lo sigue, Real Madrid).

En 2016, Simeone presentó su primer libro en la que considera una de sus casas, el Vicente Calderón -ex estadio de Atlético de Madrid-. En “Creer. El desafío de superarse siempre”, “El Cholo” se muestra en una autobiografía. En ella comparte su trayectoria profesional, como jugador y como DT, su forma de ver el fútbol y la vida. Enseña sus secretos como líder y como protagonista de la élite del fútbol.

Las palabras y vivencias de Simeone son útiles para todos, incluso para líderes de empresas. Justamente el nombre de su libro deviene de su verbo de mayor devoción: creer. “Cuando uno quiere cumplir un deseo, eso funciona como una obsesión. Y ya no importa mucho alejarse de algunas cosas si uno se está acercando al objetivo” es una de las incitaciones a las que apela el DT “Colchonero” a todo aquel que tenga un sueño.

Los negocios parecen un deporte

Timothy Gallwey, más conocido como Tim, es considerado el padre del coaching moderno, fundador del movimiento que es aplicado a negocios y personas. “El juego interior” es su serie más importante del libros, del que se destaca “El juego interior del tenis” considerado como su trabajo consagratorio. En él presentó, en los años 70, un método integral de entrenamiento para el desarrollo personal y profesional. En la publicación, Tim utiliza la mentalidad y el entrenamiento de un jugador de tenis para presentar una analogía que puede ser aplicada a la mentalidad de cualquier persona, e incluso a un negocio.

En cada partido, el tenista disputa dos juegos paralelos, uno interno y otro externo. El primero es el más complicado, porque los adversarios son más de uno: los nervios, las dudas, los miedos, la autoexigencia y la desconfianza. En este juego, el obstáculo autoimpuesto es el que impide explotar todo el potencial; el segundo juego es contra el rival del momento. Estos duelos paralelos sacan a la luz el hecho de que nuestro mayor enemigo muchas veces es uno mismo.

Gallwey enseña en su prosa a superar los obstáculos mentales para alcanzar el objetivo. Para esos años, sus ideas eran consideradas revolucionarias; el autor estaba presentando por primera vez la relación existente entre el deporte y la psicología, exponiendo cómo lo mental podría afectar el rendimiento físico de los atletas. Esto que pasaba en el ámbito deportivo en el presnete está pasando en el contexto empresarial. Así sea el mundo de los negocios, la salud, la educación o las relaciones internacionales, el desarrollo humano está muy relacionado al entendimiento de las habilidades interiores que se poseen.

El coraje de un domador de leonas

Sergio “Cachito” Vigil es el hombre que hizo rugir a Las Leonas. Pero un felino no crece y hace escuchar su rugido de la noche a la mañana. Vigil no sólo se lució como DT (en Argentina, Chile y River, por ejemplo), sino que también se destacó fuera de ella: “Cachito” es un hombre que conoce sobre el camino al éxito, y sus frases alentadoras no sólo quedaron en el mundo del hockey, sino que también se trasladaron a su libro. “Un viaje al interior” descansa sobre el propio ser: el descubrirse. Palabras como “vida”, “razón”, “fallar” y “vencer”, son claves en su relato. “Una de las ideas del libro es generar distinciones. En la vida parece que todos queremos ganar, pero el vencer tiene una distinción diferente para cada una de las personas que lo busca”, explica el autor.

El éxito no es repentino. El deportista no logra ser el mejor del mundo como por arte de magia; al contrario, conlleva un largo y, probablamente, arduo camino. Esto que “Cachito” revela, no se limita al ámbito deportivo: el libro es también muy buscado en esferas empresariales en donde el trabajo en grupo y la búsqueda de la mejor versión propia y la superación constante son imprescindibles para el crecimiento del grupo.

Vigil fue quien le dijo a una joven Luciana Aymar: “Luchita’, vos vas a ser la mejor jugadora, porque tenés todo para hacerlo si tenés paciencia, si seguís el camino del entrenamiento y si seguís superándote día a día”. Pensamientos de ese tipo son los que demarca en un “Viaje al interior”, a través de frases y vivencias que no sólo aplican para alguien como “Lucha” Aymar, sino para cualquier lector que quiera encontrar la manera de encaminar su vida en busca del mejor rumbo para sí mismo o su emprendimiento.

El impulso para la jugada decisiva

La presión es algo más frecuente de lo que parece. Cualquier acto que implique un mínimo de responsabilidad puede hacernos sentir incómodos si sentimos que todas las miradas se posan sobre nosotros esperando algo a cambio. Son situaciones que viven a diario los deportistas: ante una final, frente a un tiro decisivo e incluso dentro del vestuario en los minutos previos a la acción. Pero no sólo las grandes estrellas pasan por ese momento. Las pequeñas acciones cotidianas de la vida nos colocan en ese mismo lugar: antes de rendir un examen, dar una entrevista de trabajo, ejercer una profesión por primera vez, o simplemente dar un discurso.

Dave Alred es uno de los entrenadores de rugby más destacados y fue quien convirtió al británico Jonny Wilkinson en el pateador más temible del rugby. También ayudó a deportistas de elite a afrontar los más duros escenarios.

Alred no sólo se desempeña dentro de la cancha, sino que decidió trasladar esas enseñanzas que les brinda a los deportistas, a un libro, “El principio de la presión”, en el que cada lector pueda encontrar ayuda. Suele ser un escrito muy buscado por distintos empresarios, para aprender, desde los consejos de un hombre del deporte, a manejar el peso que rodea al mundo profesional. Además, el autor destaca aspectos a tener en cuenta, no importa el ámbito en el que uno se desempeñe, para lidiar con este principal problema: desde una mentalidad sin límite hasta la importancia del lenguaje, por ejemplo.

La presión puede jugar a favor o en contra en los resultados, si no somos capaces de sobrepasarla. Dave Alred busca evitarlo.

Comentarios