Uno de cada 10 adultos sufre algún tipo de daño renal

Con el Servicio de Nefrología del Padilla como cabecera, mañana arranca la Semana de Riñón 2018.

04 Mar 2018 Por Claudia Nicolini
1

HAY QUE CUIDARLOS. La gran mayoría de las veces, los riñones fallan por exceso de trabajo. codigoqro.mx

Cifras preocupantes
17%
de la población mayor de 20 años del mundo padece deterioro de la función renal.
4.600.000 
personas sufren algún grado de ERC en la Argentina.

> Cifras preocupantes
17% de la población mayor de 20 años del mundo padece deterioro de la función renal.
4.600.000 personas sufren algún grado de ERC en la Argentina.


Justito debajo de los pulmones, en la espalda, tenemos dos órganos con forma de poroto gigante. “Son muy nobles -dice Juan Carlos Cabrera, jefe del servicio de Nefrología del Hospital Padilla-. Trabajan incansablemente, y cuando colapsan, la gran mayoría de las veces lo hacen por sobrecarga. Y corremos el riesgo de enfermedad renal crónica (ERC)”. Las causas más frecuentes son diabetes e hipertensión arterial.

“El 66% de los pacientes dializados sufre HTA, diabetes o ambos”, añade Cabrera para graficar (Ver: ERC y diabetes...”). Lo grave es que uno no se da cuenta. “Es que no duele; ¡si duele me quedo chocho, porque es problema de vías urinarias! La falla renal es silencios -destaca-. Por eso es importantísimo educar y prevenir. Es lo que se quiere estimular con el Día Mundial del Riñón, que este año es el 8 de marzo.

Es cierto que hay casos que no se pueden prevenir. Según explica Mediline Plus, la publicación de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU., tienen que ver en general con trastornos autoinmunitarios (como lupus eritematoso sistémico y esclerodermia) o con anomalías congénitas, como la poliquistosis renal. Pero son los menos.

Muchas funciones

El “trabajo incansable” del que habla Cabrera tiene varias aristas. La más conocida -aunque poco- es de limpieza: se encarga de eliminar de la sangre un montón de toxinas (filtran cerca de 120 litros de plasma de sangre por día). También mantiene el equilibrio de agua y sodio en el cuerpo (y los elimina cuando sobran), y mantiene estable la presión arterial. Pero más allá de la “recolección de residuos” cumple dos funciones cruciales: por un lado, secreta la hormona eritropoyética, responsable de la formación de cerca del 90 % de los glóbulos rojos. Por el otro, es responsable del metabolismo del calcio y del fósforo; en otras palabras, de la salud de nuestros huesos.

Todo eso le debemos y el pobre, si colapsa, ¡lo hace por agotamiento!!! Sucede que contamos con muchos glomérulos renales, que son las unidades de filtrado; como mínimo, un millón. Pero siguen siendo un número finito. “Y como en todas las formas de vida, el exceso de trabajo enferma”, describe Cabrera.

“Si la alteración del funcionamiento de los riñones dura más de tres meses, comienza a producirse la ERC, y la consiguiente, e irreversible, pérdida gradual de sus funciones”, destaca María Valeria El Haj, directora Médica de la red de emergencias médicas Vittal. Y es mucho más frecuente de lo que se cree: se calcula que en el mundo 1 de cada 10 adultos sufre alguna forma de daño renal, resalta Cabrera.

La sobrecarga se debe en general a cuestiones vasculares: “la diabetes y la HTA sobreexigen la función renal y reclaman una hiperfiltración -explica-; también el tabaquismo y el consumo frecuente de medicamentos que te venden sin receta, como los antiinflamatorios”. Por su parte, El Haj enumera: “fumadores, diabéticos, hipertensos, personas con enfermedades cardíacas o con antecedentes de ACV, con antecedentes familiares de cálculos renales o con infecciones urinarias recurrentes forman el grupo de riesgo.

No subestimar

“La enfermedad puede ser grave y suele subestimarse -añade-, pero con controles y cuidados adecuados se puede prevenir”. Y Cabrera especifica: el riñón falla por cuestiones vasculares (ver “Cómo es un glomérulo”). Entonces, haciendo prevención cardíaca, se hace prevención renal. Es indispensable beber suficiente agua, consumir poca sal, hacer actividad física, controlar el peso y la presión arterial (por debajo de 140/90 mm de Hg) y someterse al menos a un chequeo médico anual, en cuyos análisis clínicos se incluya el control de glucemia y creatinina en sangre, y de proteínas y sangre en el de orina”.

> Cómo es un glomérulo 
Este “colador” de plasma sanguíneo es, básicamente, una red de capilares rodeada por una envoltura externa en llamada cápsula de Bowman. Recibe la sangre de una arteriola y la manda a otra. La resistencia de estas arteriolas produce una presión que causa la filtración. Los capilares están revestidos por células cuya estructura única permite la filtración y, en última instancia, determina la formación de la orina.

> Actividades por la semana del riñón

Entre el lunes y el viernes, de 9 a 12, en el hospital Padilla se realizarán en forma gratuita controles. “Se tomarán medidas antropométricas, se consultarán hábitos y antecedentes; se controlará presión arterial u se hará un análisis de orina. De ser necesario, se hará un análisis de sangre”, informó Cabrera. El Centro de Salud se sumará a la campaña martes, miércoles y viernes, y se clausurará el viernes en el Avellaneda.  

> ERC y diabetes, con frecuencia juntas

“La provincia de Tucumán es una de las que registra la mayor incidencia de nefropatía diabética (ERC causada por diabetes) por millón de habitantes del país (109 pacientes por millón) en el análisis del 2011-2013”, señaló Cabrera. Según el Registro Argentino de Diálisis Crónica (2014), aproximadamente un tercio de los pacientes en diálisis tienen como etiología la nefropatía diabética (35,1)%.  

Comentarios