Macri da la bienvenida a “años de crecimiento”

Sin alusiones directas a rivales y a la herencia kirchnerista, el Presidente dijo ante los representantes del pueblo que “lo peor ya había pasado”. Además, confirmó el gradualismo económico, y reiteró el llamado a la unidad y al diálogo.

02 Mar 2018
1

EN EL HEMICICLO. Mauricio Macri ingresa a la Asamblea en compañía de las autoridades del Congreso: Gabriela Michetti, Emilio Monzó y Federico Pinedo. télam

Optimista, efusivo y pacifista por tramos, el presidente Mauricio Macri inauguró “los años de crecimiento” en el acto de apertura del 136° período ordinario de sesiones del Congreso de la Nación. El titular del Poder Ejecutivo dijo a los diputados y senadores que los esfuerzos realizados durante la primera parte del mandato en curso empezaban a dar sus frutos, y que por delante se asomaban años distendidos. “Lo peor ya ha pasado”, anunció ante la Asamblea Legislativa.

El mensaje presidencial corroboró el gradualismo económico como única alternativa para salir a flote sin dañar a los más vulnerables. También reforzó el compromiso de bajar el déficit fiscal y el nivel de endeudamiento, y convocó a evitar los diagnósticos apocalípticos. Sin alusiones directas a sus rivales ni a la herencia kirchnerista, el Presidente enfatizó una y otra vez que en estos dos años había quedado demostrado que el diálogo era posible y necesario para superar los problemas. “Juntos, los argentinos somos imparables”, repitió con tono de director técnico.

Macri habló ante una Asamblea templada y contenida, donde apenas encontró señales de rechazo, y donde no pasó inadvertida la ausencia de la ex presidenta y senadora Cristina Fernández de Kirchner. Algunos carteles de repudio por los despidos en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y pañuelos verdes de la causa abortista añadieron una pizca de color al recinto. Afuera, el dispositivo de seguridad intenso impidió las concentraciones en las inmediaciones del Parlamento.

Video: Macri rindió homenaje a los tripulantes del ARA San Juan ante el Congreso

Una treintena de aplausos arroparon la exposición: celebraron sucesivamente la propuesta de intensificar las pautas éticas aplicables a los funcionarios públicos; la mejora en el ranking internacional de percepción de la corrupción; el boom de los créditos hipotecarios; el incremento de los trabajadores registrados; la necesidad de igualar los salarios de hombres y mujeres; la idea de extender la licencia por paternidad; los récords del turismo; la iniciativa para mejorar la conexión a internet; el anuncio de la preservación de parte de Campo de Mayo; la mención a los riesgos que corren las fuerzas de seguridad; la suba de secuestros de cargamentos de drogas y el descenso de los homicidios; la pretensión de aumentar las penas para conductores irresponsables; las invitaciones a abordar la alimentación sana y a liberar la publicación del desempeño de las escuelas; la reflexión relativa a la educación sexual; la habilitación a discutir el aborto; los indicadores económicos de enero; el rechazo al patoterismo y la extorsión, y la afirmación de que la transformación imaginada está sucediendo. El aplauso más largo, el del final, festejó la convicción de Macri. “Nuestro enemigo común es el desaliento, la resignación y la indiferencia. Animémonos a combatirlo con tenacidad, con entusiasmo y con coraje”, arengó y, con esas palabras, arrancó el cántico “sí se puede”.

Flanqueado por los ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, invitados especiales y mandatarios provinciales, el jefe de la Casa Rosada tocó los temas que lo obsesionan, como la seguridad, el combate a la mentira y la construcción de “un Estado al servicio de la gente”. En cuanto a dos cuestiones sensibles para el mundo sindical, la reforma laboral frenada y la discusión salarial docente, el Presidente formalizó la intención de promover una ley para registrar el empleo informal y cuestionó la politización de los maestros. “No podemos acordarnos de la educación sólo en el momento de las paritarias”, reprochó.

En presente y futuro: los 11 temas que preocupan a Mauricio Macri según su discurso

Macri no pronunció ni una vez la palabra “justicia”, pero sí prometió la presentación inminente de un anteproyecto de Código Penal elaborado por expertos, y pidió atención especial hacia la reforma procesal penal que oraliza y agiliza las causas, y da más protagonismo a los fiscales. También omitió a los jubilados y al sistema electoral, dos polos temáticos que había desarrollado en el pasado. En cuanto a Tucumán, destacó la creación del Parque Aconquija y encendió una señal de alerta al reprochar el consumo elevado de azúcar.

La noción del cambio volvió a quedar en el centro del discurso. Macri afirmó que había habido un quehacer invisible comparable a la colocación de los cimientos de un edificio. Y auguró, en concordancia con su bienvenida a los años de crecimiento, que a partir de ahora empezarán a verse los sueños realizados. “Son cambios que van a quedar para siempre”, pronosticó.

Comentarios