Más allá de si juega bien o mal, Boca se acostumbró a ganar en todos lados

26 Feb 2018
1

BUENA DEFINICIÓN. Pavón definió con clase ante la salida de Ardente para poner el 2-0. Boca lo pudo liquidar rápido. telam

BUENOS AIRES.- Cuando un equipo está “dulce” o cuando la racha positiva está en su punto justo, no hay manera de detenerlo. Boca disfruta de un presente donde todo parece ser motivos de sonrisas. Gana, suma y se aleja de sus perseguidores en la tabla. Lo hace sin ponerse colorado ni esforzarse demasiado. Anoche, más allá de que tuvo algunas dudas en el retroceso o “lagunas” futbolísticas que le costaron goles en contra, se sacó de encima a San Martín de San Juan con comodidad: le ganó 4-2.

De hecho, el “Xeneize” sacó rápidamente dos goles de ventaja. Carlos Tevez y Cristian Pavón mandaron la pelota adentro del arco de Lucas Ardente antes de los 10 minutos. Y si Boca no liquidó antes este duelo fue pura y exclusivamente por su culpa. Se tomó licencia en medio del juego y le otorgó algunas ventajas a un equipo sanjuanino que nunca bajó los brazos. Si bien Álvaro Fernández puso el 2-1, el local no se hizo mucho drama. En el complemento apretó el acelerador y sacó uno gol más de ventaja gracias a Nahitan Nández -un rato antes le habían anulado un tanto lícito a Edwin Cardona-. Claudio Spinelli le puso suspenso a la historia, pero Ramón Ábila llevó tranquilidad, marcando casi al toque el 4-2.

Boca sigue firme y no es casualidad. Es líder con 43 puntos. Tiene más partidos ganados (14), menos empates (1) y derrotas (2); más goles a favor (34) y menos en contra (8). Además, Darío Benedetto, lesionado desde el año pasado, sigue siendo el goleador del torneo con 9 conquistas. Gana siempre sin importar cómo juegue y eso es síntoma que todo marcha sobre rieles. (Especial)

Comentarios