El Santo Sepulcro cierra por una pelea impositiva

Denuncian que Israel intenta “debilitar la presencia cristiana”. Las autoridades de Jerusalén sostienen que los templos están exentos de tributos, pero que las oficinas deben pagarlos

26 Feb 2018
1

EL LUGAR MÁS SAGRADO DEL CRISTIANISMO. La iglesia ha sido cerrada a los visitantes por tiempo indeterminado. reuters

JERUSALÉN.- Autoridades cristianas cerraron la iglesia del Santo Sepulcro por tiempo indeterminado en medio de una disputa de impuestos y de derechos de propiedad con Israel.

El templo, en la ciudad vieja de Jerusalén, es el lugar más sagrado del cristianismo, debido a que, según la tradición, allí fue enterrado Jesucristo.

Dirigentes de las iglesias Católica Apostólica Romana, Ortodoxa Griega y Católica Armenia denunciaron, en conjunto, una “campaña sistemática contra las iglesias y comunidades cristianas en Tierra Santa”, difundió la agencia DPA.

La protesta es, específicamente, en contra de un borrador de ley israelí que permitiría a ese Estado expropiar terrenos que la Iglesia vendió a inversores privados a partir de 2010.

Según el diario israelí Haaretz, a raíz de las protestas, la votación del proyecto de ley por parte de una comisión ministerial fue aplazada.

Las autoridades cristianas afirmaron que se trata de una “ley discriminatoria y racista” que se dirige contra las comunidades cristianas: “Nos recuerda a leyes parecidas que se impusieron contra los judíos en Europa en tiempos oscuros”.

A su vez, acusaron a la administración municipal de Jerusalén de haber impuesto “amonestaciones escandalosas” y ordenado la confiscación de propiedades de la Iglesia, inmuebles y cuentas bancarias por supuestos impuestos impagos.

Según los líderes cristianos, eso viola la posición histórica de la Iglesia en la ciudad santa de Jerusalén, así como acuerdos y obligaciones internacionales que garantizan los derechos y los privilegios de la Iglesia.

La autora del proyecto de ley, la diputada Rachel Asaria, del partido de centro Kulanu, alegó que sólo afecta a terrenos ya vendidos a inversores privados y que nunca se tocarán terrenos que sigan siendo propiedad de la Iglesia. Su objetivo, argumentó, es proteger las viviendas de cientos de personas que habitan en terrenos que la Iglesia vendió demasiado baratos a constructores privados.

Con este cierre por tiempo indefinido del templo, las iglesias también protestan contra el pago de impuestos locales en Jerusalén, que en su opinión infringen el statu quo y son un “intento de debilitar la presencia cristiana” en esa ciudad.

No obstante, el alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, aseguró que la ley es igual para cristianos, musulmanes y judíos, y que todas las iglesias, sinagogas y mezquitas, incluida la iglesia del Santo Sepulcro, siguen exentas de impuestos locales.

“En ese sentido no hay ningún cambio”, apunto. Sin embargo, edificios comerciales que son propiedad de la Iglesia, como hoteles u oficinas, deben pagar esos tributos.

Según Barkat, los edificios de ese tipo propiedad de la Iglesia tienen deudas que ascienden a unos 186 millones de dólares, razón por la cual las cuentas eclesiásticas fueron congeladas. (Télam)

Comentarios