¿Un mal necesario? Algunos contenedores interrumpen el tránsito

Para la Municipalidad es la única manera de mantener la limpieza, pero en ocasiones son un obstáculo más.

14 Feb 2018

Son de esas cosas indiscutiblemente buenas para la ciudad, aunque en algunas situaciones los vecinos se preguntan: ¿no podrían ponerlos en otro lado? Es que en ciertas calles, de por sí atestadas y caóticas, los contenedores de basura se convierten en un obstáculo e incluso un peligro más para el tránsito, como si no fuesen suficientes con los que ya tenemos.

Avenida transitada, horario pico, las calles están llenas de vehículos. Los ómnibus esquivan autos mal estacionados, en ocasiones en doble fila, lo que obliga a frenar a todos los que vienen atrás. Esta es una de las tantas maneras de formar un embotellamiento en la ciudad de Tucumán. Ahora se suman los contenedores en algunas calles y avenidas en las que no está permitido estacionar, pero de igual manera los conductores deberán esquivar ese objeto que interrumpe la circulación.

ROCA AL 100. En la avenida Roca hay contenedores que obligan a esquivarlos. 

El secretario de Servicios Públicos de la capital, Carlos Arnedo, comprende la situación, pero define los contenedores de basura como “un mal necesario” para organizar la gestión de los residuos en la capital. “Cuando nos hicimos cargo de Servicios Públicos había 400 contenedores de 1.000 litros en toda la capital. Hoy tenemos más de 1.000 de esa capacidad, a los que sumamos más de 400 de 3.200 (los de chapa que están en las avenidas) y otros 30 tipo batea, de gran capacidad, en los sectores donde se generan basurales clandestinos, principalmente en el sur de la ciudad”, enumeró el funcionario y agregó: “en algunos lugares estorban, pero el emplazamiento de cada uno está pensado para que molesten lo menos posible”.

NO MOLESTA TANTO. Donde se puede estacionar ocupan el lugar de un auto.

Arnedo defiende el uso de los contenedores para evitar que la basura domiciliaria esté dando vueltas en las calles hasta que pase el recolector. “Todos los días llegan a San Felipe y luego a Overa Pozo 900 toneladas de basura. De eso, el 75% es generado en San Miguel de Tucumán. Si esa basura no está en los contenedores, está en las calles, la destrozan los perros, queda sembrada en toda la ciudad. Nosotros estamos convencidos de la utilidad de los contenedores y si hay algunos que interrumpen el tránsito, estamos dispuestos a buscarles otro sitio, dentro de lo posible”, sostuvo.

A LA DERECHA. En Bernabé Aráoz al 500, un contenedor mal instalado.

En las calles donde no se puede estacionar, el contenedor resulta un escollo. En ese caso, los usuarios suelen preguntarse por qué no están en la vereda. Según Arnedo, eso fue evaluado, pero quiso evitarse perjudicar a los peatones. El funcionario insistió en que están dispuestos a reubicarlos si molestan, para lo cual pidió comunicarse al 155-345402. “También necesitamos que nos ayuden denunciando el vandalismo con los contenedores que es muchísimo. A ese mismo número se pueden comunicar”, invitó.

Comentarios