Agarrate Catalina vuelve en formato informal

La murga uruguaya presenta “De cantarola” esta noche, en El Árbol de Galeano

12 Feb 2018

“Es la historia del carnaval en canciones” cuenta Yamandú Cardozo, director de la murga uruguaya Agarrate Catalina, al referirse a la presentación que el grupo hará esta noche a las 21.30 en el patio de El Árbol de Galeano (Virgen de La Merced 435), en una velada donde traerán de sus tierras “la cantarola”, en estilo de peña folclórica. Cardozo habló en una entrevista por teléfono con LA GACETA sobre su llegada a Tucumán en el marco de las fiestas del carnaval.

- ¿Cuál es la diferencia entre la murga uruguaya y la argentina?

- En nuestras murgas las personas suelen ser las observadoras, pero “Agarrate” se sale de esa estructura añadiendo mucho de lo teatral y lo coral. Mientras que las argentinas tienen un escenario más natural con desfiles en las calles; sin embargo, las experiencias vividas en diferentes partes del mundo, me llevan a entender que cualquier expresión artística que encierre un ideal tan profundo como la murga, por más popular e identitaria que sea, es extrapolable y se transmite al resto del mundo. Eso nos termina demostrando que muchos otros países son más parecidos de los que nos cuesta creer.

- ¿Qué caracteriza a “Agarrate Catalina”?

- Que nuestros shows cuentan con la participación popular y es el pueblo el que se expresa; eso me parece súper revolucionario más allá de cualquier bandera política, sobre todo en tiempos donde la rivalidad está potenciada y el aislamiento individual es cada vez mayor. Por eso me encantan los encuentros colectivos, porque hacen que el público interactúe con personas que no conoce.

-Esta vez vienen sin trajes ¿por qué?

- Porque estamos en una búsqueda distinta. Nos enfocamos más en una cuestión coral de la murga. Hacemos un recital más cercano, donde jugamos a romper la estructura de: escenario- artista-público. Además queremos retomar la idea original de las murgas que era juntarse con amigos sólo por el placer de bailar y cantar; diferente al teatro porque allí nos debemos adecuar a sus reglas y tenemos que presentarnos más formales, con el vestuario y el maquillaje.

- Será al estilo peña folclórica...

- Sí, porque el armado de la murga se despertó desde sus inicios observando las peñas que se hacen en el norte de Argentina, entonces me parece fundamental llevarla a una tierra que inspiró la creación de la “Catalina”. Sobre todo porque es una propuesta diferente donde el principal objetivo es la interacción con el espectador.

-Vinieron anteriormente ¿qué recuerdos tienen de Tucumán?

-El nombre Tucumán me emociona, porque me sabe a colores y misterios. Tanto a mí como a mis compañeros nos trae el recuerdo de todos los músicos y artistas que nacieron allí y que fueron tan importantes para la cultura latinoamericana. Tucumán es uno de esos lugares que uno ama sin haberlos conocido completamente, a través de sus canciones y de sus poetas se transmite ese amor. Por eso estábamos ansiosos de volver.

- ¿Qué espacio ocupan las murgas en el presente?

- Me gusta mucho su presente y también su pasado, por la riqueza y por habernos permitido plantar nuestra semilla, siempre estaré agradecido por el espacio que nos dan; y sobre todo valoro el legado que nos han dejado. Cada vez son más las personas que se suman, aunque la murga no deja de pertenecer al “gueto artístico”, pero se empieza a expandir.

- ¿Cuáles son los motivos por los que siguen apostando a difundir la cantarola?

- El disfrutar la posibilidad de puente y conexión; sobre todo ir a un pueblo y acercarte a sus historias que hacen más fuerte el lazo. También romper los dogmas de que la música es solamente para las bandas, nosotros sin serlo estuvimos al lado de grupos como Molotov en el “Vive Latino” que se realizó en México, y en Argentina, en el Cosquín Rock, que son ámbitos no pensados totalmente para las murgas; y por último llevar a todos lados las tradiciones vivas con mucho cariño y mucho respeto, mezclándolas con ritmos de las tierras de los lugares a donde vamos. No me representan aquellas culturas que están quietas en un libro o encerradas en un museo, por eso buscamos transmitirlas a través del baile con jeans y zapatillas; ver que nuestra murga se mezcla con otras tradiciones de pueblos hermanos me hace generar esa esperanza de que sigan existiendo esos lazos artísticos.

- ¿Qué esperan para hoy?

- Principalmente buscamos el público cómplice. Por eso quisimos hacerlo en un espacio chico, porque repasaremos nuestra historia y hemos preparado un bloque de una hora donde nos daremos el gusto de cantar nuestros clásicos. Luego hay otro bloque donde invitamos a la gente a que suba a cantar lo que tenga ganas, ya sea de la “Catalina” o cualquier otro tema que se les ocurra. La idea es terminar el día cantando todos juntos; el espectáculo durará unas dos horas, así que los esperamos con muchas ganas de disfrutar, brindar y conocer gente de un mundo diferente.

Comentarios