Reconocen virtudes del algarrobo blanco - LA GACETA Tucumán

Reconocen virtudes del algarrobo blanco

La harina de sus semillas se incorporó al código alimentario

08 Feb 2018
1

la harina de sus semillas se incorporó al código alimentario
Aunque pequeño, un reconocimiento oficial a saberes y costumbres ancestrales: el Gobierno decidió incluir en el Código Alimentario Argentino (CAA) la harina de semillas del algarrobo blanco, también llamado vinal (que había llegado a ser declarado plaga en 1941), cuyo fruto se utiliza desde épocas remotas para hacer, entre otras cosas, el patay (foto), y que había sido fuertemente combatido en sus ámbitos naturales, Santiago del Estero, Chaco y Formosa.
Las harinas de otras variedades de algarrobo ya estaban admitidas. Ahora se abre una puerta para el aprovechamiento económico.
La incorporación al CAA se logró gracias a dos estudios: el primero, del Departamento de Industrias de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, donde desde hace años se investiga esa especie, para el aprovechamiento de su madera y de los nutrientes de sus semillas. El otro, de la Universidad Nacional del Litoral, determinó que en los frutos se encontraron niveles de proteínas superiores al 30%, más del 60% de fibra e interesantes niveles de calcio, fósforo, hierro y zinc.
Aunque pequeño, un reconocimiento oficial a saberes y costumbres ancestrales: el Gobierno decidió incluir en el Código Alimentario Argentino (CAA) la harina de semillas del algarrobo blanco, también llamado vinal (que había llegado a ser declarado plaga en 1941), cuyo fruto se utiliza desde épocas remotas para hacer, entre otras cosas, el patay (foto), y que había sido fuertemente combatido en sus ámbitos naturales, Santiago del Estero, Chaco y Formosa.
Las harinas de otras variedades de algarrobo ya estaban admitidas. Ahora se abre una puerta para el aprovechamiento económico.
La incorporación al CAA se logró gracias a dos estudios: el primero, del Departamento de Industrias de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, donde desde hace años se investiga esa especie, para el aprovechamiento de su madera y de los nutrientes de sus semillas. El otro, de la Universidad Nacional del Litoral, determinó que en los frutos se encontraron niveles de proteínas superiores al 30%, más del 60% de fibra e interesantes niveles de calcio, fósforo, hierro y zinc.

Comentarios