Reconocen virtudes del algarrobo blanco

La harina de sus semillas se incorporó al código alimentario

08 Febrero 2018
la harina de sus semillas se incorporó al código alimentario
Aunque pequeño, un reconocimiento oficial a saberes y costumbres ancestrales: el Gobierno decidió incluir en el Código Alimentario Argentino (CAA) la harina de semillas del algarrobo blanco, también llamado vinal (que había llegado a ser declarado plaga en 1941), cuyo fruto se utiliza desde épocas remotas para hacer, entre otras cosas, el patay (foto), y que había sido fuertemente combatido en sus ámbitos naturales, Santiago del Estero, Chaco y Formosa.
Las harinas de otras variedades de algarrobo ya estaban admitidas. Ahora se abre una puerta para el aprovechamiento económico.
La incorporación al CAA se logró gracias a dos estudios: el primero, del Departamento de Industrias de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, donde desde hace años se investiga esa especie, para el aprovechamiento de su madera y de los nutrientes de sus semillas. El otro, de la Universidad Nacional del Litoral, determinó que en los frutos se encontraron niveles de proteínas superiores al 30%, más del 60% de fibra e interesantes niveles de calcio, fósforo, hierro y zinc.
Aunque pequeño, un reconocimiento oficial a saberes y costumbres ancestrales: el Gobierno decidió incluir en el Código Alimentario Argentino (CAA) la harina de semillas del algarrobo blanco, también llamado vinal (que había llegado a ser declarado plaga en 1941), cuyo fruto se utiliza desde épocas remotas para hacer, entre otras cosas, el patay (foto), y que había sido fuertemente combatido en sus ámbitos naturales, Santiago del Estero, Chaco y Formosa.
Las harinas de otras variedades de algarrobo ya estaban admitidas. Ahora se abre una puerta para el aprovechamiento económico.
La incorporación al CAA se logró gracias a dos estudios: el primero, del Departamento de Industrias de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, donde desde hace años se investiga esa especie, para el aprovechamiento de su madera y de los nutrientes de sus semillas. El otro, de la Universidad Nacional del Litoral, determinó que en los frutos se encontraron niveles de proteínas superiores al 30%, más del 60% de fibra e interesantes niveles de calcio, fósforo, hierro y zinc.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios