El Gobierno no descarta la “cláusula gatillo” salarial para resolver las paritarias

“Tenemos un diálogo muy fluido con los gremios”, manifestó el gobernador Manzur Las provincias están entre la pauta establecida por la Nación y las demandas sindicales. Inquietud por la evolución de los precios

06 Feb 2018
1

LA PREMISA OFICIAL. El gobierno intentará cerrar las paritarias antes del 5 de marzo, para iniciar las clases. la gaceta / (archivo)

La negociación salarial se ha convertido en el primer gran escollo para este año de la gestión del gobernador Juan Manzur. De hecho, su ministro de Economía, Eduardo Garvich, había anticipado a LA GACETA que, en estos días, mantendrá contactos con representantes de los sindicatos estatales. “Vamos a empezar a tener reuniones, para que los trabajadores vean los números que tiene la Provincia y a partir de ahí, veremos de empezar las negociaciones que nos permita llegar a marzo y arrancar las clases”, indicó ayer Manzur, tras una recorrida por obras en el municipio de Lules.

El Poder Ejecutivo intenta acelerar las paritarias con el fin de arrancar el ciclo lectivo en tiempo y en forma, a partir del 5 de marzo que viene. En la negociación, no obstante, los funcionarios del gabinete tratarán de llegar a un acuerdo que tenga en cuenta, por un lado, el sostenimiento del equilibrio de las cuentas públicas y, por el otro, atender las necesidades de mejora del poder adquisitivo del salario en el sector público.

En los últimos días hubo contacto entre gobernadores de distintas provincias con el fin de establecer cuál será el criterio en la negociación de la mejora salarial para agentes públicos. Desde el Gobierno Nacional se intenta que los acuerdos cierren con aumentos de alrededor del 15%. Sin embargo, los gremios ya anticiparon que no están de acuerdo con ese piso y, en todo caso, consideran que el reajuste en las remuneraciones debe estar cerca del 25% interanual.

En una charla con LA GACETA, Manzur reconoció los contactos con sus pares. “Vamos a ver qué podemos hacer para conciliar posturas; sé que algunos están cerrando de acuerdo con la pauta nacional”, remarcó. En principio, se estima que la discusión arrancará con un planteo del 14%. Esto marcaría una primera tensión con los gremialistas.

En la Casa de Gobierno no descartan la posibilidad de aplicar una “cláusula gatillo”, con el fin de mantener las negociaciones y seguir la evolución del Índice de Precios al Consumidor (IPC). De todas maneras, los funcionarios sostienen que son por el momento especulaciones que serán barajadas en la mesa de negociación. Sucede que el Gobierno nacional está modificando la meta inflacionaria y eso inquieta a las autoridades provinciales. Asimismo, el Frente de Gremios estatales ya ha planteado que el aumento debe estar acorde a la evolución de los precios, en particular, tomando en cuenta los reajustes en las tarifas de los servicios públicos privatizados. Días pasados, el ministro de Gobierno y Justicia, Regino Amado, había dicho que encabezará las reuniones con los distintos sectores estatales, comenzando con Educación, para conseguir acordar el aumento salarial correspondiente .

“Tenemos un diálogo muy fluido con los representante de todos los trabajadores de Tucumán. Todo lo que está escribo en el acta que firmamos, lo vamos a cumplir”, expresó ayer Manzur.

Se calcula que en la provincia hay cerca de 100.000 empleados públicos, tomando en cuenta la dotación que desempeña tareas en municipios y en comunas rurales. Según el presupuesto de este año, el gasto en personal asciende a los $ 38.240 millones, un 56% del total de erogaciones previstas por la administración del gobernador Manzur para todo 2018.

Comentarios