Daniel Posse: “Postergaremos la aplicación de la reforma procesal penal”

El jefe de la Corte dijo que hay resistencias “No estoy de acuerdo con lo que Macri está planteando (para combatir el nepotismo), pero no quiero entrar en esa polémica”, expresó el presidente del alto tribunal

04 Feb 2018
1

El presidente de la Corte, Daniel Posse, ARCHIVO

Atareado y tapado de requerimientos como si el año pasado nunca hubiese acabado. Así lucía Daniel Posse el viernes. “Ya no hay tiempos tranquilos”, sentenció el presidente de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán. Entre los papeles que invadían su escritorio había pedidos y presupuestos vinculados a la celebración del juicio del caso “Lebbos”. El desafío de organizar este juzgamiento de la máxima importancia lo aguardaba en el umbral del despacho más grande de los Tribunales, oficina a la que llegó en noviembre.

También lo esperaba la nota que expresa el deseo de la Nación de observar 33 procesos, entre ellos algunos que involucran a autoridades del Estado, incluida la Justicia. Y aunque todavía está acomodándose a su nuevo rol institucional, ya tiene información suficiente como para advertir que no será posible concretar en abril la transformación del estratégico fuero penal.

“Vamos a tener que postergar un poquito la aplicación del nuevo código (sancionado en 2016): igual la decisión es ir hacia el sistema oral y transparente”, explicó. Originalmente, la reforma debía ser implementada en septiembre. Luego hubo una primera prórroga de ocho meses, y la intención de empezar por Concepción y Monteros.

En febrero, Posse ya no da plazos sino que plantea obstáculos. Por un lado, dice que está la resistencia interna. “Algunos integrantes del propio fuero se resisten: hay gente que está acostumbrada al esquema escrito y, bueno, les va a costar mucho la modernidad”, comentó.

Por el otro está la realidad de que el código exige espacios físicos apropiados para celebrar audiencias. El titular de la Corte dijo que ello obligaba a trasladar oficinas y personal, y que esa circunstancia también había generado quejas. “Creo que habrá que postergar la aplicación (de la reforma que empezó a discutirse en 2012) hasta que tengamos bien definido cómo se hará esta transferencia”, observó.

-¿Cómo digirió el arribo de los llamados veedores de la Nación?

-Nosotros les contestamos: “vayan y vean si el juez puede mostrarles la causa”. En cuanto a los expedientes con pedido de observación que están en juzgados o tribunales, tenemos informes que indican que fueron muy bien tramitados. Confío totalmente en el trabajo. Algunos juicios incluso tienen sentencia firme: hay que explicar a la gente qué es lo que pasó y en eso estamos trabajando con la Oficina de Derechos Humanos. Queremos fortalecer esta mirada de acompañamiento y contención que antes no existía en el Poder Judicial.

-El ministro público Edmundo Jiménez exigió una explicación a la Nación por los veedores. ¿Se avecina un conflicto?

-El Ministerio Público tiene su competencia en las fiscalías y ellos sabrán qué es lo que deben hacer. Francamente no creo que haya ningún conflicto.

-¿El gobernador Juan Manzur ya empezó a cumplir la promesa de nombrar jueces ordinarios y de Paz?

-Me hicieron llegar el mensaje, no en forma directa, pero sí de un funcionario muy cercano (a él), de que se ocupará del tema de las vacantes en la segunda quincena de este mes. Confío en la validez del mensaje.

-Al llegar a la presidencia nombró a su hijo Facundo Posse como secretario privado. ¿Cómo tomó el decreto antinepotismo del presidente Mauricio Macri?

-No se trata de un funcionario: Facundo no será director de nada, sino secretario privado. Esto tiene que ver con la confianza básicamente y no encuentro a alguien de más confianza que Facundo. El decreto responde a una necesidad política y la provincia no se adhirió.

-¿La Justicia debería limitar el nepotismo?

-Creo en la calidad y en las condiciones personales. Me parece complejo el tema familiar en los poderes del Estado, pero también creo que es muy arbitrario prohibir a alguien cumplir la función si tiene cualidades. Lo de Facundo no tiene nada que ver con lo que Macri está planteando: no estoy de acuerdo, pero no quiero entrar en esa polémica.

Comentarios