Che Joven reivindica desde la canción su identidad mapuche

Los hermanos Pablo y Marino Coliqueo presentan una propuesta que reúne sonidos ancestrales y modernos, con letras que hablan de una cultura viva y vigente.

03 Feb 2018
1

“Apostamos por una canción genuina que no entretenga, sino que hable del respeto y de la dignidad de los pueblos. Tenemos ideas firmes, sabemos quiénes somos, hacia dónde queremos ir y qué representamos”, sostiene Pablo Coliqueo a LA GACETA.

Ese concepto se despliega en las letras que compone para Che Joven (por ejemplo en “Los antiguos” -ver aparte-), la formación que comparte con su hermano Marino Coliqueo, donde reivindica la herencia mapuche en sangre y cultura que les viene de familia. Desde esa base construye un sonido que fusiona lo ancestral con lo moderno, el bajo eléctrico y los teclados con el kultrun (una forma de tambor) y la trutruca (instrumento de viento tradicional del sur), el castellano y la lengua mapuche y el folclore y el rock, entre muchos otros encuentros. Así, en su música expresan su propuesta de acercar y no dividir.

El dúo acaba de actuar junto a Rubén Patagonia en el Festival Nacional de Folclore de Cosquín, donde presentaron “Ulkan folil” (“Raíz que canta” en mapuche). Todavía con la emoción del recital, esta noche estarán en Casa Managua para ofrecer sus canciones de autor, con una identidad marcada.

- Cómo fue la experiencia en Córdoba?

- Fue increíble y muy superior de nuestras expectativas la presentación en Cosquín. Fue un sorpresón la cantidad de gente que pagó la entrada y el respeto que tuvieron durante el show. Es una plaza dificilísima y la gente quería que sigamos cantando, y nos aplaudía de pie. Programarnos fue un acto de valentía de la comisión organizadora por nuestro mensaje fuerte y concreto, lo que nos dejó la piel sensible por tanto afecto recibido.

- ¿Van a seguir trabajando con Patagonia?

- Seguramente haremos alguna presentación juntos en este año, pero serán pocas porque cada uno tiene muchos compromisos por separado. No queremos montarnos en un caballo que vaya demasiado rápido. Con Che Joven queremos que la canción viaje; vamos a hacer muchas giras por el país y por el continente, e incluso estaremos en Europa, luego de que 2017 haya sido dificilísimo, con apenas 16 recitales luego de haber hecho 78 en 2016. Sólo en enero actuamos casi tanto como en todo el año pasado, un tiempo en el que el Estado no nos dio ningún cobijo.

- Y más dentro en un contexto general complejo...

- Las condiciones del país son muy complejas, pero no vamos a cambiar nuestras convicciones ni nuestras perspectivas de cómo encarar el trabajo. Venimos remando de abajo desde hace 20 años.

- ¿Lo ocurrido alrededor de Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) y la muerte de Santiago Maldonado fue usado para estigmatizar a tu raza?

- Totalmente. El RAM es un grupo minoritario que no representa a las 450.000 almas que conformamos el pueblo mapuche en el suelo que hoy se llama Argentina. Nosotros nacimos y nos criamos en esa comunidad. Hemos recorrido las comunidades a caballo y hablamos con los ancianos para pedirles permiso para usar los instrumentos originarios, porque son sagrados. El 98% de los mapuches defiende la postura dialogante en pos de una mejora común. No queremos el separatismo, sino estar verdaderamente incluidos, lo que es bastante distinto.

- ¿Qué intereses hay detrás?

- Hay una riqueza muy grande en el subsuelo de las tierras que habita nuestro pueblo, junto con los cerros, los bosques y los ríos de esos lugares. Estigmatizarnos genera una predisposición del resto del país en nuestra contra. Hasta hay quien me preguntó si queríamos entrar en guerra con los argentinos. Somos pacíficos, pese a haber superado tremendas masacres.

- ¿Van a denunciar ese conflicto en sus letras?

- No escribimos nuestras canciones desde esa posición, sino que nacen de la inspiración; quizás use en alguna una lengua amable y en otra más filosa, pero siempre siendo equilibrados. La cosa está muy caldeada y como artistas no debemos agregarle combustible a la situación para que no derive en hechos que no podremos controlar. No vamos a sumar más violencia de la que ya está presente, pero tampoco vamos a mantener silencio. Somos personas sociales, contemplamos lo que pasa y asumimos un papel político desde el arte para clarificar y buscar nuevos nexos a partir de las charlas, que es lo que permite entender al otro.

- Su último disco es “Nuestro mensaje”, de 2015. ¿Están preparando uno nuevo?

- Nuestra propuesta va a variar hacia otra forma de comunicación. Ya no será más por CD físicos, porque trabajamos con un abanico artístico que incluye bailes, imágenes, pinturas y documentales, que van más allá de la mera canción, y tenemos mucha presencia en las redes sociales. En marzo vamos a lanzar una canción nueva con su videoclip y seguiremos una por mes hasta fin de año, todo gratis para que el público lo pueda disfrutar. Cuando tengamos las 10, las vamos a presentar en un formato de DVD con un show en vivo filmado. Esa es la forma que estamos eligiendo para interactuar con la gente.

Comentarios