Cambian las normas en la Zona Roja holandesa

Reglas en favor de las trabajadoras sexuales.

03 Feb 2018
1

CAMBIO. Los guías deberán situar a los turistas de espaldas a los ventanales. Archivo / NYT

AMSTERDAM.- El paisaje cambiará en una de las mayores atracciones turísticas de la capital holandesa. Por una orden municipal, cuando los turistas se detengan para escuchar las explicaciones del guía, deberán pararse dando la espalda a los ventanales dedicados a la prostitución en la Zona Roja, una de las barriadas más reconocidas de Amsterdam.

El objetivo, según informaron funcionarios holandeses, es que los viajeros muestren respeto y no miren a las mujeres de forma continuada. También se les prohibe tomar fotografías ni gritarles. Las medidas fueron anunciadas esta semana con el objetivo de reducir la congestión de la zona y evitar que los paseantes intimiden a las trabajadoras sexuales.

Por De Wallen (los muros, en holandés), el nombre oficial del barrio, pasan más de 31.000 visitantes por semana, de la mano de guías, y el ayuntamiento quiere que vecinos y turistas puedan convivir. En realidad, las disposiciones, que entrarán en vigor en abril, son un refuerzo del pacto voluntario sellado por los propios guías en 2017. Ahí ya se mencionaba el respeto debido al recorrer un entorno cuya principal distracción son las mujeres que ofrecen sus servicios en las habitaciones ubicadas tras las ventanas.

“Ya entonces se hablaba de darles la espalda cuando el grupo se pare frente a ellas para escuchar al guía. Se puede mirar, claro, todo el mundo es libre de hacerlo. Pero intentamos que la gente sea respetuosa y no lo haga fijamente ni demasiado rato”, señaló Vera Al, vocera municipal. (ESPECIAL)

Comentarios