Cartas de lectores

01 Feb 2018

la vinaza y la contaminación

Respecto de la carta del lector Juan Francisco Segura (31/1): la vinaza es una combinación de componentes que provienen en su totalidad de los campos, al igual que los que arrastran las lluvias hacia los cauces de agua en cantidades infinitamente mayores. Se compone de los no azúcares que la caña absorbe de los campos y que se separan en los procesos industriales. El etanol obtenido genera 90% menos de gases de efecto invernadero respecto de las naftas que sustituye, en una cadena productiva de carbono neutro. El fertirriego es solamente una transición hacia la solución definitiva, que pasará por la combustión de la vinaza y la recuperación en forma sólida de sus cenizas. En el marco del RenovAr 2 ya se aprobó el primer proyecto para producir energía eléctrica con vinaza a favor de la firma Genneia, para el ingenio La Florida. Actualmente la mayoría de las destilerías están estudiando proyectos similares.

Santiago José Paz

[email protected]

El acceso a potrero de las tablas

Ya se publicó en esta sección una carta mía sobre el acceso a Potrero de las Tablas por la ruta 341. Hice presentaciones en Vialidad Provincial, pero todo es inútil. Cada tormenta el acceso a esa localidad queda interrumpido porque los arreglos que hacen no son los necesarios. Sólo hay que despejar totalmente la platea de hormigón que fue construida con la ruta, para el paso de los ríos Membrillo y Las tablas. Vialidad, por inhabilidad o falta de interés, sólo libera una parte, estrechando el paso de los ríos y el arreglo sólo sirve hasta la próxima tormenta. Pedir un puente sería demasiado para tanta dejadez. De nuevo, como ahora, los habitantes están aislados. Se necesita una máquina que trabaje unas horas, pero parece que es mucho pedir. Sólo les interesa el momento del rally. ¿El municipio de Lules? Indiferente. ¿Y la posibilidad de habilitar un nuevo circuito turístico uniendo Lules con Raco? Con esos accesos, imposible. ¿Y Tucumán Turismo? Un chiste.

José Adrián Silva

[email protected]

carta abierta al presidente macri

Señor Presidente de todos los argentinos: desde hace un poco más de 44 años soy ciudadano argentino por el destino y, definitivamente, argentino por elección (lo de argentino por elección no tiene que ver con la ciudadanía, sí con el sentimiento). Tengo aprendizajes de la universidad de la calle y de la vida, estudiante de las ciencias “duras” como lo fue usted, egresado secundario del Instituto Técnico de la UNT, profesor de enseñanza secundaria en Física, poeta, “gaucho y embrujado”. Quisiera contarle que he tenido la posibilidad, defendiendo mis pasiones gauchas, de recorrer muchos “kilómetros” de escenarios en tantos y tantos encuentros de tradiciones argentinas: reuniones, peñas, festivales, actos… en donde siempre prima una sola convicción, sustentada en un ideal por el ser nacional que es la soberanía cultural. Con la patria como raíz, con la humanidad como cimiento y con la disciplina como sustento, conceptos que forman parte de los preceptos y principios del Instituto de Artes Folklórico, he tenido el honor de conducir y coordinar encuentros en los cuales los derechos de niños, jóvenes, adultos y adultos mayores se defienden, construyen y sostienen, a pesar de todo, y de muchos. Y usted, señor Presidente, se preguntará a qué viene toda esta interlocución previa. Y está bueno que así sea, que tenga la inquietud de plantearse el interrogante. La intención es construir, sumar, aportar. De un tiempo a esta parte, es decir desde el 10 de diciembre de 2015, la “visión” de su modelo político comenzó a construir un futuro de país que intenta cambiar lo que consideran que es una pesada herencia. Lamento que le pese la cultura, lamento que le pesen los derechos, lamento que le pesen las libertades, a usted, a todo su equipo de gobierno y a muchos conciudadanos que democráticamente han creído en el “cambio”. Los permanentes recortes que venimos sufriendo, como maravilloso resultado de las medidas económicas, políticas, sociales y culturales aquellos que creemos en los derechos de los que menos tienen, y que defendemos la cultura como bastión irreductible de la libertad de los pueblos, terminan convirtiéndose en un punto de crisis y conflicto que atentan contra lo que elegimos defender: nuestra cultura, nuestras raíces, nuestras tradiciones. Desde mi lugar defiendo y defenderé, por convicción y compromiso, cultura, raíces y tradiciones. Defiendo y defenderé la libertad del pueblo argentino, la libertad cultural, el derecho de los niños a ser felices en un escenario bailando folclore y construyendo futuro y libertad. Defiendo y defenderé el derecho de los jóvenes adolescentes que eligen soñar con escenarios rodeados de público que los aplaude generosamente; el derecho de los adultos mayores. Para usted y su gobierno, tal vez simples y costosos jubilados. Defiendo y defenderé el derecho de cada uno de mis profesores de folclore y el derecho de cada uno de mis hermanos cantores, músicos, artistas y poetas que siguen creyendo como yo, en la libertad cultural, en la música, en la canción, en la poesía, en el arte. Lo invito y comprometo, señor Presidente, a reflexionar, corregir y modificar el rumbo que ha marcado en su agenda cultural. Nunca es tarde, palabra de gaucho.

Marcos Darío Iñigo

[email protected]

Los ejemplos de Mora y russo

El artículo del ambiente futbolístico referido a la enfermedad que padecieron Rodrigo Mora y Miguel Ángel Russo, jugador y técnico respectivamente (31/1) es una muestra más que contra la adversidad se puede si ponemos al amor en primer término. Este ejemplo de vida debemos practicarlo todas las personas que pasamos por situaciones extremas y asfixiantes de salud, de trabajo, de libertad, de dinero, entre otros casos. Muchos dirán: “si no tengo amor ¿qué puedo ofrecer?” Existe una oración de un gran santo como lo fue San Francisco de Asís, que decía, entre otras plegarias: “mejor comprender que ser comprendido, amar que ser amado, perdonar que ser perdonado...” Si ponemos en práctica esa oración, tan sólo unos minutos por día, imitaremos las ganas de vivir de estos dos grandes guerreros de la vida. Que el ejemplo de ambos nos sirva a todos para una vida mejor.

Jacinto Barrionuevo

[email protected]

Impuestos y tarifazos

El Gobierno nacional debe recapacitar ante las medidas que toma; los impuestos cada vez más altos empujan a la sociedad de clase media trabajadora para abajo a sufrir esos pagos; un tarifazo más en el servicio eléctrico se aproxima y el proyecto de abonarlo en cuotas es un fracaso. El curso económico nacional está perdido y sin rumbo; la inflación es el resultado de todas las propuestas elaboradas hasta aquí. Insisto en que la eliminación total de los subsidios fue un error; debería haber sido gradual; de esa manera podrían medir la capacidad económica de los usuarios y cuidarlos en lugar de quebrarlos como ahora. Las empresas prestadoras del servicio vulneraron a la sociedad cuando el Gobierno salió del medio; no se dignan a invertir para brindar calidad a quienes pagamos por lo que no tenemos. Los derechos al consumidor fueron burlados y se cayó por completo el discurso que sería una lección para frenar el derroche de energía. Es el Gobierno nacional quien debe interceder ante este abuso por parte de capitales extranjeros; de lo contrario la sociedad puede entender que existe una complicidad que no es en beneficio justamente para el pueblo.

Williams Fanlo

[email protected]

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios